<< Home > << Weekend Homilies
Weekend Homilies
A listing of recent homilies delivered at my parish.
Una lista de homilías recientes entregadas en mi parroquia.
To Subscribe, copy the url below to your favorite podcatcher...
copy the url to your podcast reader  
  • Pub Date: Oct 10, 2021
  • 10-10-2021 - 28o Domingo del Tiempo Ordinario
  • Listen:
  • Lectura:
    Hebreos 4:12
    Escribir:
    La palabra de Dios es viva, eficaz y más penetrante que una espada de dos filos. Llega hasta lo más íntimo del alma, hasta la médula de los huesos y descubre los pensamientos e intenciones del corazón.
    Reflexionar:
    Normalmente no me gusta trabajar con accesorios, porque creo que a menudo distrae en lugar de ser útil. Pero hoy estoy haciendo una excepción.
    (Dibujar sable, agarrar la hoja)
    ¿Qué ve? Un sable, Por supuesto. No se preocupe, la hoja no está afilada.
    (girar el sable)
    ¿Qué ve ahora? Podría ser visto como una cruz. Y eso es lo que quiero que vean. La cruz de Cristo es la espada de dos filos. La Palabra de Dios es la espada de dos filos. El Evangelio de Juan comienza con esta declaración: “En el principio estaba la Palabra; la Palabra estaba en la presencia de Dios, y la Palabra era Dios”. Esta “Palabra” es la personificación o la encarnación de Dios mismo para nuestro mundo en Jesús.
    La palabra de Dios es consoladora y da vida, pero también inspira miedo en aquellos que tratan de ignorarla. San Justino Mártir dijo: “La palabra de su verdad es más cálida y brillante que el sol, y penetra las profundidades de los corazones y las mentes”.
    Las profundidades del corazón de una persona, sus pensamientos, actitudes e intenciones más profundos, están abiertas al ojo de Dios. Santo Tomás de Aquino escribió: “Lo que una persona hace o piensa se expresa en sus acciones, pero uno nunca puede estar seguro de lo que motiva sus acciones. Eso, sin embargo, nunca se oculta a Dios”.
    Aplicar:
    Aquí es donde creo que podemos ver la unidad de la cruz y del sable. Es la cruz de Cristo la que atraviesa toda nuestra pretensión, toda nuestra postura, todo nuestro orgullo. Es la cruz de Cristo, manejada por el Rey de Reyes que fue victorioso sobre la muerte, la que separa todas aquellas cosas que limitan nuestra habilidad de trabajar para Cristo.
    Cuando nos permitimos tomar la cruz de Cristo, (agarrar la empuñadura) también estamos tomando la espada del Espíritu, la espada de la Palabra de Dios. Es sólo la Palabra de Dios que corta como sana. (agarrar la hoja) Está de pie debajo de la cruz que tenemos la fuerza de ser lo que Dios necesita que seamos en este mundo hoy.
    También es reconociendo que tenemos todo lo que necesitamos en la Palabra de Dios para conquistar en el nombre de Jesús (agarrar la empuñadura) Que somos capaces de salir en fe y confianza sabiendo que Jesús ya ha conquistado el mal de este mundo por Su muerte y resurrección.
    Este accesorio, este sable, no fue destinada a confundirte o distraerte de la realidad de las palabras que escuchamos hoy. En cambio, es un llamado a reunirse alrededor de la cruz (agarrar la hoja) reconociendo que la Palabra de Dios, Jesús mismo, es el arma forjada en el seno de una virgen, forjada por la voluntad de Dios, quien ya ha derrotado al mal.
    Es una tragedia que tenemos que estar delante del mundo levantando la cruz y (agarrar la empuñadura) preparándonos para la guerra espiritual que se está reuniendo a nuestro alrededor en nuestra sociedad hoy.
    Y en caso de que se pregunten, este es mi sable de West Point, la Academia Militar. (Salude y funda el sable)
    ruegue/alabanza:
    Así que oramos.
    Señor Jesús, rey invencible, vino trayendo sanidad a nuestros corazones. También vinieron a cortar de nosotros todo lo que no puede servirle. Ayúdanos en estos días no sólo a mantener nuestros ojos fijos en ti, sino a tomar la Palabra que nos has dado de tal manera que podamos luchar por tu gloria.
    Tantos alrededor de nosotros en nuestro mundo no desean conocerle o servirle. Danos la Palabra, las palabras, que te ayudarán a cortar entre el alma y el espíritu, las articulaciones y la médula, y ser capaz de discernir las reflexiones y los pensamientos del corazón. Ayúdanos a vivir nuestras vidas en este mundo para ser instrumentos no de guerra, sino de sanidad. Ayúdanos a tomar la Palabra de Dios audazmente y llevar tu mensaje de salvación a aquellos que ni siquiera son conscientes de su propia pobreza y necesidad.
    Finalmente, manténganos seguros mientras enfrentamos la guerra espiritual de nuestros propios días. Manténganos fieles y en fuego con su Espíritu para que no nos caigamos a nosotros mismos, sino que seamos testigos sólidos de su gloria y llevemos a otros a su reino. Amén.
sort
Subscribe & Follow


Google Reader or Homepage
Add to My Yahoo!
Keyword Search