<< Home > << Weekend Homilies
Weekend Homilies
A listing of recent homilies delivered at my parish.
Una lista de homilías recientes entregadas en mi parroquia.
To Subscribe, copy the url below to your favorite podcatcher...
copy the url to your podcast reader  
  • Pub Date: Aug 01, 2021
  • 08-01-2021 - 18o Domingo del Tiempo Ordinario
  • Listen:
  • Lectura:
    Juan 6:35
    Escribir:
    Jesús les contestó: “Yo soy el pan de la vida. El que viene a mí no tendrá hambre y el que cree en mí nunca tendrá sed”.
    Reflexionar:
    Tomamos un descanso durante un par de semanas durante este ciclo de lecturas para pasar del evangelio de Marcos al de Juan. Leemos partes del Evangelio de Juan cada año, pero no hay tiempo dedicado para mirar específicamente el Evangelio de Juan. Quiero hacerlo este fin de semana.
    Al principio… Sí, esas son palabras importantes. Ellos comienzan el evangelio de Juan y el libro de Génesis. Hay una razón para ello. Juan está estableciendo la primera semana de la vida pública de Jesús en los dos primeros capítulos de su evangelio. El séptimo día es el día del primer milagro público que Jesús realiza. ¿Cuántos de ustedes piensan que saben lo que es? Es la fiesta de bodas de Caná. ¿Cuántos de ustedes adivinaron lo correcto?
    Este es un punto enorme. Jesús no sólo está dando una base sacramental para el matrimonio, sino que está revelando el Nuevo Pacto. Cambiar el agua en vino en la fiesta de la boda, luego cambiar el vino en su sangre en la Última Cena muestra una revelación progresiva del Nuevo Pacto.
    Y en nuestro evangelio de hoy, Jesús está trayendo otro aspecto de toda la relación de pacto revelada en el Antiguo Testamento. No es el maná del cielo, no es el pacto con Adán y Eva, ni con ninguno de los otros convenios que Dios hizo con su pueblo en el Antiguo Testamento.
    No. Esto es algo nuevo. La novedad se muestra en la fiesta de bodas de Caná, en la multiplicación de los panes, en su declaración de que él es el pan de vida, en su entrega de sí mismo en la Última Cena, en su muerte en la cruz, en su resurrección de entre los muertos, en su ascensión a la gloria.
    Note que esto es parte del credo que decimos. No en las palabras exactas, sino en la implicación de quién es Dios, quién es Cristo. Esta es nuestra fe. Nunca tener hambre, nunca tener sed; estas son palabras extrañas para las personas que necesitan comer y beber todos los días. Pero son palabras llenas de la promesa de Dios.
    Aplicar:
    Hay muchas personas que se niegan a admitir la realidad de lo que la iglesia declara en lo que es la Eucaristía. Esto, junto con el bautismo, son las marcas del Nuevo Pacto.
    Hay algunos estudios recientes del pensamiento católico que afirman que hasta un tercio de los católicos practicantes no aceptan la idea de que la Eucaristía sea el cuerpo y la sangre, el alma y la divinidad de Jesucristo. Esto significa que están negando el milagro de la Eucaristía, el milagro de lo que Jesús estableció como medio para nuestro sustento: “Quien venga a mí nunca tendrá hambre…”
    No digo que sólo tengamos que vivir sobre los elementos eucarísticos. Aunque, ha habido santos que lo han hecho por años. Lo que estoy diciendo es que si no creemos que Jesús elija sostenernos por Su presencia en la Eucaristía, estamos negando la base misma de nuestra fe. El Concilio Vaticano II llamó a la Eucaristía fuente y cumbre de nuestra fe.
    Hay no católicos que se niegan a aceptar las palabras simples y sencillas de Jesús que se describen en algunos de los otros versículos de este sexto capítulo de Juan. Para tantas personas, todo este concepto de la presencia eucarística de Jesús es un obstáculo para su fe.
    Ya sea porque no están de acuerdo con la posibilidad de que Jesús esté presente en la Eucaristía, o si es porque rechazan la enseñanza de la iglesia (que es también la enseñanza de Jesús), se ponen en riesgo extremo.
    Esto es parte del escándalo del catolicismo. Más adelante en este mismo capítulo de Juan, Jesús dirá: “Amén, amén, os digo, a menos que comáis la carne del Hijo del Hombre y bebáis Su sangre, no habéis tenido vida dentro de vosotros. Quien come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día. Porque mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida”.
    Quiero volver a mi punto de partida. La idea del nuevo pacto que Juan está escribiendo al comenzar el ministerio de Jesús en el séptimo día con la fiesta de bodas en Caná. ¡Esto no es coincidencia! Juan está haciendo un comentario serio. Jesús ha hecho el mundo entero nuevo. Este es también el escándalo del catolicismo que el mundo no aceptará.
    Comienza con una feliz celebración del mejor vino. Continúa con Jesús revelándose a sí mismo como el pan de la vida. Se completa cuando Jesús dice, desde la cruz, “está terminado”. Y es llevado al cumplimiento cuando Jesús surge de los muertos tres días después.
    Me temo que no hemos tomado tan de cerca la historia pulida que San Juan nos da en el Evangelio. Somos una nueva creación en Cristo, como dice San Pablo. Estamos en un nuevo tiempo, un nuevo pacto, un tiempo final, un pacto final. ¿Cómo puede alguien cuestionar la importancia de la Eucaristía? ¿Cómo puede alguien no preguntarse o incluso estar en temor por lo que Dios ha escogido hacer.
    Como dice San Pablo, “el ojo no ha visto, el oído no ha oído, ni es tanto lo que Dios ha planeado para aquellos que lo aman”. Amén.
sort
Subscribe & Follow


Google Reader or Homepage
Add to My Yahoo!
Keyword Search