<< Home > << Weekend Homilies
Weekend Homilies
A listing of recent homilies delivered at my parish.
Una lista de homilías recientes entregadas en mi parroquia.
To Subscribe, copy the url below to your favorite podcatcher...
copy the url to your podcast reader  
  • Pub Date: Apr 18, 2021
  • 04-18-2021 - 3r Doningo de Pascua
  • Listen:
  • Lectura:
    1 Juan 2:2 – Mateo 26:28
    Escribir:
    Él se ofreció como víctima de expiación por nuestros pecados, y no sólo por los nuestros, sino por los del mundo entero.
    Porque ésta es mi sangre de la Alianza, que es derramada por muchos para perdón de los pecados.
    Reflexionar:
    Note la diferencia entre estos dos versículos. "Para los del mundo entero". "En nombre de los muchos". Estos dos versículos necesitan mantenerse en tensión. Esta es la razón por la que cuando recibimos la nueva traducción del Misal Romano, las palabras de consagración fueron corregidas. En la edición anterior, (en inglés) la consagración del vino en la sangre de Jesús fue "la que será derramada para ti y para todos".
    Existe el peligro de cometer un grave error teológico con la antigua traducción. Parece ser apoyado por nuestro verso de San Juan. Dije: "Parece..." Déjeme explicar. Hay una herejía llamada universalismo que cree que Dios “nunca condenaría a nadie al infierno, que eventualmente todos terminarán en el cielo, a pesar de sus pecados y su elección contra Dios.” Esta es la creencia en la salvación universal, o universalismo. Esta idea ha sido condenada como una herejía.
    ¿Por qué es importante? Porque hoy hay gente que quiere creer en el universalismo. Ellos encuentran de alguna manera “degradante de Dios que él sería tan insensible como enviar a alguien al infierno.” Si él es un Dios amante, ¿Por qué enviaría a alguien al infierno? La respuesta es muy simple. Dios no insistirá en que la gente lo ame. Pero él nunca puede dejar de amarlos o tratar de mostrar ese amor a ellos.
    Debido a esto, la gente que está en el infierno no querrá estar con Dios. Ellos, por así decirlo, huirán de él cuando se encuentren con él después del final de sus vidas aquí. ¿Por qué alguien haría eso? Se apartarían del amor de Dios porque no podrán soportar la mirada de amor que Dios tiene por ellos. Esta es la entrada al infierno. Permítanme repetirlo.
    Ahora, volvamos a esos dos versículos. Es cierto que Jesús es la expiación de todo pecado. Incluso ofrece eso a aquellos que rechazan su misericordia. Esto es lo que Juan está afirmando. Pero Jesús, en la última Cena, también entendió que habría gente que rechazaría esta ofrenda. Es por eso que dijo que su sangre es ofrecida para muchos, no para todos.
    No se ha separado de nadie. Su deseo es por la salvación de todos. Pero también reconoce que hay quienes no aceptarán lo que ofrece, que eligen en cambio ser separados de él. Él dice esto en Mateo capítulo 7: "Entra por la puerta estrecha; porque la puerta es ancha y el camino ancho que conduce a la destrucción, y los que entran por ella son muchos. ¿Cómo estrecha la puerta y constreñido el camino que conduce a la vida. Y los que lo encuentran son pocos".
    Escuché a un sacerdote –no de nuestra arquidiócesis– que cometió el tonto error después de la nueva traducción de las oraciones eucarísticas de decir "que se derramará por vosotros y por muchos y por todos". Esa adición aparentemente pequeña abre los problemas de la herejía del universalismo.
    Aplicar:
    Tenemos que reconocer que hay peligros para permanecer en el pecado. Gracias a Dios, ¡nos ha dado el Sacramento de la Reconciliación! ¡en su misericordia nos ofrece perdón sin fin! No podemos usar su misericordia por nosotros. Como dijo San Juan Vianney: "Nuestros pecados no son más que un grano de arena junto a la gran montaña de la Misericordia de Dios". Desafortunadamente, hay muchas personas que no entienden esto. Debido a su falta de entendimiento, preferirían creer en un Dios que obligaría su amor a nosotros en lugar de arrepentirse de los pecados que han cometido.
    Hay demasiadas personas en nuestro mundo hoy que piensan que no están haciendo nada malo mientras continúan burlarse de Dios permaneciendo en sus pecados y animando a otros a hacer lo mismo.
    Estamos llamados a una santidad de vida. Estamos llamados a vivir en el poder del Espíritu Santo. En parte, esto es de lo que se trata la temporada de Pascua. Concluye con la gran fiesta de Pentecostés. La gran efusión del Espíritu Santo, que es nuestro otro Abogado, nos permite perseguir la santidad de los santos mientras estamos aquí en la tierra.
    Sin embargo, Juan nos dice hoy que Jesús es un defensor de nosotros con el Padre. Esto explica su capacidad de ser una "expiación por nuestros pecados". ¿Qué es la expiación? Algunos sinónimos son penitencia, compensación y castigo. Su defensa ante el Padre ha sido establecida para que podamos tener una conciencia clara cuando pidamos perdón. Pero debemos pedir, ser penitentes, y buscar ser transformados en la santidad que Jesús ofrece.
    Necesitamos esto para entrar en la estrecha puerta del cielo. Creo que sería algo análogo a llevar una enorme mochila y tratar de encajar a través de una puerta pequeña. Tenemos que quitarnos la mochila. Esa mochila es la suma de nuestros pecados. Necesitamos esforzarnos porque el amor de Dios sea verdaderamente perfeccionado en nosotros. Tenemos que poner las cargas de esta vida, llenas de pecado y rebelión, al pie de la cruz. Solo entonces la ofrenda de la cruz por Jesús nos quita las manchas y los problemas del pecado.
    ruegue/alabanza:

    Oremos.
    Señor Jesús, te damos gracias por tus grandes misericordias. El fin de semana pasado celebramos tu Divina Misericordia. Reconociendo ese don de su gracia, nos vamos a ustedes ahora. Escucha nuestras oraciones. Derrama tu misericordia en un mundo que no entienda tu misericordia. Cambia el corazón de aquellos que se niegan a reconocer tu majestad y gloria. Continúe bendiciendo a todos en el mundo de tal manera que reciban conocimiento de su misericordia y respondan a ella pidiendo el perdón de los pecados.
    Nos acercamos a ustedes, sabiendo que ustedes son los que pueden traernos a través de los problemas de este mundo y a la gloria del cielo. Ayúdanos a todos a dejar nuestro propio orgullo, nuestros propios conceptos erróneos, y abrazar la verdad – la única verdad que puede liberarnos. Tu salvación es ofrecida a todos nosotros. Ayúdanos a aceptar este regalo y vivir contigo en tu gloria para siempre. Amén.
sort
Subscribe & Follow


Google Reader or Homepage
Add to My Yahoo!
Keyword Search