<< Home > << Weekend Homilies
Weekend Homilies
A listing of recent homilies delivered at my parish.
Una lista de homilías recientes entregadas en mi parroquia.
To Subscribe, copy the url below to your favorite podcatcher...
copy the url to your podcast reader  
  • Pub Date: Apr 11, 2021 - 8:00 am
  • 04-11-2021 - Domingo de la Divina Misericordia
  • Listen:
  • Lectura:
    1 Juan 5:4-5
    Escribir:
    … porque todo el que ha nacido de Dios vence al mundo. Y nuestra fe es la que nos ha dado la victoria sobre el mundo. Porque, ¿quién es el que vence al mundo? Sólo el que cree que Jesús es el Hijo de Dios.
    Reflexionar:
    Hay algunos puntos que me gustaría hacer este fin de semana. La primera es que este es el fin de semana de la Misericordia Divina. La segunda es que creer es una parte importante tanto de nuestra segunda lectura como de nuestro evangelio. El tercero es un pequeño punto: La traducción al español de nuestra lectura utiliza una palabra débil: vence. Pero el inglés usa una palabra mucho más fuerte: conquista. ¡Creo que es una palabra mejor! ¡ahora, sabes que no puedo parar con eso!
    De hecho, creo que están muy estrechamente relacionados. Y me atrevo a hacer una declaración fuerte: Creo que la combinación del Rosario y la Capilla de la Divina Misericordia será el único golpe que destruirá las fortalezas espirituales que son tan destructivas en nuestra sociedad actual.
    Primero, quiero ver la devoción de la Divina Misericordia. Al acercarnos a esta devoción con reverencia y anticipación del cumplimiento de las promesas en las oraciones, creo que estamos haciendo una batalla seria con las fuerzas del mal que están dispuestas contra el pueblo santo de Dios. Piensa en la simple oración que oramos cincuenta veces en la Capilla: "por su dolorosa pasión, ten misericordia de nosotros y del mundo entero".
    Tengo un tiempo difícil imaginando cualquier oración más fuerte, aparte de la oración que Jesús nos dio en el Padre Nuestro. Es nuestra creencia en el poder de la pasión, muerte y resurrección de nuestro Señor y Salvador Jesucristo que nos permite enfrentar todas y cada una de las batallas que tratan de arrancarnos de Dios. Y es debido a la pasión que sufrió que él tiene misericordia de nosotros para que sepamos incluso cuando fracasamos en nuestras propias batallas, tenemos su misericordia y podemos esperar ser restaurados a su gracia.
    La otra parte del uno-dos ponche es el Rosario. Pasar por la vida de Cristo, su sufrimiento y muerte, su resurrección y gloria mientras atravesamos todos los misterios nos recuerda lo que Dios ha escogido hacer al venir entre nosotros. Este es el evento más importante de toda la historia, y sin embargo hay quienes quieren minimizar la importancia de lo que Jesús eligió hacer, de lo que Dios escogió hacer.
    Meditar en los misterios del Rosario y orar la Capilla de la Divina Misericordia nos ayuda de maneras MAGNÍFICAS a vivir en la fe que conquista el mundo, como dijo San Juan en la segunda lectura.
    Ahora permítanme pasar a mi segundo punto repitiendo esta línea de Juan. “¿Quién es el que vence al mundo? Sólo el que cree que Jesús es el Hijo de Dios.” Escuchamos en el evangelio de Tomás hoy – no dudando a Tomás sino creyendo a Tomás. ¡Creo que ese es el punto de la historia del evangelio! Tomás es el primero en decir a Jesús "¡Mi Señor y mi Dios!"
    Sí, algunos demonios trataron de hacer una declaración acerca de que Jesús era el hijo de Dios. Pero Jesús los silenció. Los estaba despidiendo en más de un nivel. Primero, no iba a aceptar ningún homenaje de los demonios. En segundo lugar, no iba a dejar que distorsionar su misión. Tercero, estaba entrando en una batalla con ellos incluso entonces y allí. Esta batalla lo llevó a través de su pasión. "Por el bien de su dolorosa pasión tienen misericordia de nosotros y del mundo entero."
    Estoy convencido de que la Iglesia Católica se ha convertido en un guerrero dormido. Se supone que estamos en las primeras líneas de las batallas espirituales. En lugar de eso, pasamos mucho tiempo puliendo nuestra armadura o luchando entre nosotros. Ya es hora de que el militante de la iglesia se levantara y tomara las armas que Dios nos ha entregado – y todas esas armas son armas de oración – y tomar los poderes de la oscuridad, las fuerzas demoníacas, la ceguera que ha infectado a personas que no creen. Es hora de que nos tomamos en serio nuestro llamado a orar por la conversión de almas, incluso la salvación del mundo.
    ¿anhelamos ver milagros? ¿anhelamos ver mover poderosamente la mano de Dios? ¿anhelamos ver la victoria de nuestro Dios? Entonces es hora de que entremos en la guerra espiritual que sucede cuando nos tomamos en serio la oración.
    Yo será el primero en admitir que no he sido tan fuerte como podría ser un guerrero de oración. Eso tiene que cambiar. Con nuestra oración unos por otros todos podemos crecer en los santos aquí en la tierra que Dios necesita.
    Que este fin de semana de la Divina Misericordia sea un momento para que cada uno de nosotros, todos nosotros, nos recomiéramos a la oración por el bien de la iglesia y de todos los santos de Dios. Volver a comprometerse con la oración que derribará los bastiones de las fuerzas demoníacas. Volver a comprometerse con la oración que acercará el reino de Dios y será más visible para todos en el mundo. Volver a comprometerse con la oración para que se cumplan las promesas de Dios. Amén.
sort
Subscribe & Follow


Google Reader or Homepage
Add to My Yahoo!
Keyword Search