<< Home > << Weekend Homilies
Weekend Homilies
A listing of recent homilies delivered at my parish.
Una lista de homilías recientes entregadas en mi parroquia.
To Subscribe, copy the url below to your favorite podcatcher...
copy the url to your podcast reader  
  • Pub Date: Nov 15, 2020 - 8:00 am
  • 11-15-2020 - 33r Domingo en Tiempo Ordinario
  • Listen:
  • Lectura:
    Mateo 25:24-25
    Escribir:
    Finalmente, se acercó el que había recibido un talento y le dijo: ‘Señor, yo sabía que eres un hombre duro, que quieres cosechar lo que no has plantado y recoger lo que no has sembrado. Por eso tuve miedo y fui a esconder tu talento bajo tierra. Aquí tienes lo tuyo’.
    Reflexionar:
    Permítanme comenzar comentando el libro de Proverbios. La lectura de hoy es del último capítulo del libro. Hay treinta y un capítulos en el libro de Proverbios. Hace muchos años, empecé a leer un capítulo al día. Con el número de días del mes siendo treinta y uno muy a menudo, significaba que era capaz de leer todo el libro de Proverbios en un mes leyendo un capítulo al día. Era una buena manera de aprender ese libro. Esto es sólo una sugerencia para su propia lectura espiritual.
    Ahora, quiero hacer otro "qué pasa si" de la historia del evangelio de hoy. ¿Qué pasa si el tipo que le habían dado solo un talento intentó invertirlo, pero lo perdió? Si él mostrara un esfuerzo genuino por su parte, ¿su amo se habría disgustado por perder? No lo creo.
    En cambio, creo que habría intentado enseñar a este individuo que perdió el dinero al tenerlo trabajando bajo el tipo que más dinero hizo. Al hacer esto, con suerte, el tipo aprendería a hacer dinero él mismo. De esa manera no sería un fracaso, sino solo alguien que tenía que aprender.
    La lección aquí es muy simple, realmente. No creo que Dios esté molesto si fallamos a veces. Pero lo que él quiere de nosotros es un esfuerzo honesto y consistente hacia la santidad. El hombre que enterró su dinero enterró lo que su maestro le había dado. Así que la pregunta nos vuelve a nosotros – cada uno de nosotros – ¿hemos enterrado lo que Dios nos ha dado?
    Esto puede parecer un desafío duro, pero creo que es apropiado. ¿Qué has hecho por el reino de Dios? NUNCA es suficiente con decir que estoy bautizado, voy a la iglesia, oro todos los días, doy dinero a la iglesia... Bla bla bla. En otro lugar, Jesús advierte que hacer estas cosas necesarias significa que somos "siervos no lucrativos".
    El fundador del Instituto de sacerdotes al que pertenezco tenía una forma muy simple de describir cómo estamos llamados a vivir. No lo aplicaba solo a los sacerdotes, sino a todos los que estaban involucrados en la Familia del Maximalismo Apostólico. Y hay dos palabras: Maximalismo Apostólico.
    No siempre podemos tener éxito en tratar de empujarnos lo más duro posible por el bien del evangelio. Pero estamos llamados a hacer... exactamente... eso. Y, me parece, en este día estamos llamados cada vez más urgentemente a hacer que nuestro compromiso con el evangelio sea conocido por el mundo.
    No puede ser solo sobre lo santos que parecemos ser. Debe ser sobre nuestro cuidado para llevar a otros a Cristo. Si estamos viviendo una vida Santa, nos cuidaremos de aquellos que no están viviendo una vida Santa. Y este es el verdadero desafío de la vida cristiana moderna.
    Aplicar:
    San Pablo dice en la lectura de hoy: "No somos de la noche ni de las tinieblas. Por lo tanto, no dormimos como el resto, sino que nos mantengamos alerta y sobrios". Algunas personas quieren hacer que esta lectura parezca como si fuera una declaración de que el fin de los tiempos está cerca.
    Mientras que esto es el próximo al último fin de semana del año de la iglesia – y por eso esta lectura está aquí – la iglesia nos pide que pensemos en el fin de los tiempos, el fin de las cosas, el fin de la vida. Después de todo, a PRINCIPIOS de este mes tuvimos el día de Fiesta de Todas Las Almas..
    Estamos llamados no solo a pensar en el fin de los tiempos, sino en el fin de toda vida, así como en el principio de toda vida; estamos llamados a pensar en todo lo que hay entre medio. Este es el llamado a la santidad al que Jesús nos llama consistentemente.
    San Pablo no nos dice que no debemos dormir – nunca. El cuerpo humano no puede sobrevivir sin dormir. Así que no solo habla de un sueño físico. Él está hablando de la necesidad de que nosotros seamos listos para la obra del reino. El tercer siervo del evangelio ignoró el llamado a trabajar por el reino. ¡él pagó un precio por eso! Por favor no esté dispuesto a pagar ese mismo precio.
    No pienses que el bautismo es suficiente. Ese tipo de actitud está enterrando lo que Dios te ha dado.
    Ahora es el momento. Ahora es el momento de que nosotros, como pueblo de Dios, nos levantemos a una cultura que quiere vivir en la oscuridad. Ahora es el momento de que declaremos enfáticamente la llamada a la santidad. Ahora es el momento de que vivamos al máximo los requisitos del evangelio. Ya no basta con decir "he cumplido mi deber – fui a misa – di a la iglesia – hice tal y tal".
    Es hora de que cada uno de nosotros haga una pregunta muy importante: "¿Qué es lo que necesitas que haga hoy, Señor?" La urgencia de escribir a los Tesalonicenses fue tan importante en su día como lo es y lo nuestro. Escribió de la oscuridad que estaba abrumando a la sociedad de su tiempo. Y el cristianismo superó esa oscuridad durante siglos.
    Pero ahora la oscuridad parece haber crecido de nuevo, aunque nunca puede vencer la luz de la verdad, la obra de la iglesia. Es hora de que no ocultemos los talentos que Dios nos ha dado, sino que los utilices para el bien del reino, incluso si pensamos que fracasaremos. Dios necesita que ayudemos a salvar al mundo, a salvar a la humanidad. Esto es un llamado a la santidad, no solo un llamado al trabajo social. Esto es un llamado a hacer que la gente se convierta en Dios, no solo para que sea mejor. Es un llamado a devolver a la gente al camino de la santidad.
    ruegue/alabanza:
    Así que, oramos. Señor Jesús, nos has llamado a usar los dones que nos has dado para el mayor bien de tu reino. Ayúdanos a magnificar los regalos que has dado. Ayúdanos a duplicar, incluso triplicar, los talentos que has dado para que otros sean atraídos a la santidad de tu iglesia.
    Ha habido muchos en los últimos años cuyo trabajo ha derribado la iglesia. Ayúdanos a reconstruir una sociedad que se basa en la luz de la verdad. Ayúdanos a reconstruir la iglesia por tu gloria. Ayúdanos a todos a vivir en el maximalismo apostólico para que la llamada universal a la santidad se convierta en una realidad en nuestro mundo. Háganos todos siervos santos y fructíferos, que un día os oigáis decir a cada uno de nosotros " Te felicito, siervo bueno y fiel. Puesto que has sido fiel en cosas de poco valor, te confiaré cosas de mucho valor. Entra a tomar parte en la alegría de tu señor’.". Amén.
sort
Subscribe & Follow


Google Reader or Homepage
Add to My Yahoo!
Keyword Search