<< Home > << Weekend Homilies
Weekend Homilies
A listing of recent homilies delivered at my parish.
Una lista de homilías recientes entregadas en mi parroquia.
To Subscribe, copy the url below to your favorite podcatcher...
copy the url to your podcast reader  
  • Pub Date: Sep 13, 2020 - 7:00 am
  • 09-13-2020 - 24o Domingo del Tiempo Ordinario
  • Listen:
  • Lectura:
    Eclesiástico 28:6-7
    Escribir:
    Recuerda tus últimos días y deja a un lado la enemistad;
    ¡recuerda la muerte y la decadencia, y deja de pecar!
    Recuerde los mandamientos y no se enoje con su vecino;
    Recuerde el pacto del Altísimo, y pase por alto las faltas.
    Reflexionar:
    ¡Recuerda tu muerte!
    No, no estoy a favor de Halloween. Tampoco estoy promoviendo el día de los muertos. ¿por qué tengo este cráneo? Varios santos mantuvieron un cráneo en su escritorio como recordatorio de su propia mortalidad. Y de su necesidad de pedir la misericordia y el perdón de Dios. Esto es lo que nuestras lecturas son de este fin de semana.
    Esto no es un cráneo real. Pero cuando aprendí que algunos santos guardaban un cráneo en su escritorio, y encontré éste en Internet, pensé que era una buena idea. ¡y todavía lo creo! Para tener esto al lado de mi computadora y delante de mi teléfono, me recuerda mi confianza en Dios. Me recuerdan que cada aliento es un regalo de Dios.
    También me recuerda el llamado que Dios nos ha dado para ser gente de perdón. Todas las lecturas de este fin de semana nos recuerdan la llamada a la santidad que incluye el reconocimiento de nuestra propia pecaminosidad. Sin embargo, ¿cuántas personas en nuestro mundo alrededor de nosotros, solo las que nos rodean, no parecen estar conscientes de su propia necesidad de clamar a Dios por misericordia?
    Nuestra corta lectura de Romanos hoy termina declarando que Jesús es el Señor de los muertos y vivos. Murió para que el pecado muriera. Resucitó de nuevo para que tengamos vida. Necesitamos recordar que el pecado debe morir en nosotros; y si eso significa que veo el resultado de la muerte, es decir, un cráneo, entonces lo mantengo en mi escritorio.
    El Miércoles de Ceniza, se nos dice que recordemos que somos polvo y que volveremos. Me contó esta historia una madre de su hijo que ni siquiera tenía tres años. En su camino de regreso de recibir cenizas, él siguió preguntando a su mamá por qué el sacerdote dijo lo que él dijo. Se quejaba de que no soy polvo, ¿por qué dijo eso? ¡no soy polvo!" La respuesta de mamá fue "sea callado, te lo explicaré más tarde".
    Ahora, la cita que repetí de nuestra lectura dice "recordar" cuatro veces. Sé que diferentes traducciones dicen esto de diferentes maneras, pero la repetición de la palabra hace que sea una lectura más poética, y llama nuestra atención sobre lo que debemos recordar.
    Así que Pedro en el evangelio nos presenta otra parte de la historia. "¿Cuántas veces debo perdonar?" Ahora, si no conoces el hebreo, te perderías las implicaciones de la pregunta de Pedro y la respuesta de Jesús. Pedro no estaba preguntando acerca de un número específico de veces, él estaba preguntando si tenía que permanecer en una relación con alguien que seguía ofendiendo a él. La respuesta de Jesús fue que tenía que buscar UNA PERFECCIÓN de relación, aunque había problemas.
    Jesús no estaba diciendo que podemos contar el número de veces que perdonamos a alguien y esperar por la setenta y seis veces para decirles "uno más y ya has terminado". No, estaba diciendo algo muy diferente. Pero entonces en la parábola que sigue nos recordaba el costo de no perdonar.
    Dios está dispuesto a perdonar. Pero si nos aferramos a los rencores, si no recordamos nuestra muerte y juicio, si no recordamos los mandamientos – especialmente amar a nuestro prójimo como a nuestro ser – entonces la muerte de Jesús es inútil para nosotros, como es su vida, esa es su vida eterna.
    Recuerda tus últimos días y deja a un lado la enemistad;
    ¡recuerda la muerte y la decadencia, y deja de pecar!
    Recuerde los mandamientos y no se enoje con su vecino;
    Recuerde el pacto del Altísimo, y pase por alto las faltas.
    Recuerde que usted es polvo y al polvo que usted debe volver.
sort
Subscribe & Follow


Google Reader or Homepage
Add to My Yahoo!
Keyword Search