<< Home > << Weekend Homilies
Weekend Homilies
A listing of recent homilies delivered at my parish.
Una lista de homilías recientes entregadas en mi parroquia.
To Subscribe, copy the url below to your favorite podcatcher...
copy the url to your podcast reader  
  • Pub Date: Jul 12, 2020
  • 07-12-2020 - 15o Domingo del Tiempo Ordinario
  • Listen:
  • Lectura:
    Romanos 8:19, 21-23
    Escribir:
    porque toda la creación espera, con seguridad e impaciencia, la revelación de esa gloria de los hijos de Dios… Pero dándole al mismo tiempo esta esperanza: que también ella misma, va a ser liberada de la esclavitud de la corrupción, para compartir la gloriosa libertad de los hijos de Dios.
    Sabemos, en efecto, que la creación entera gime hasta el presente y sufre dolores de parto; y no sólo ella, sino también nosotros, los que poseemos las primicias del Espíritu, gemimos interiormente, anhelando que se realice plenamente nuestra condición de hijos de Dios, la redención de nuestro cuerpo.
    Reflexionar:
    Hay un anhelo del que Pablo está hablando aquí que queda más allá de nuestra capacidad de entender completamente. Está atado en el misterio de la bendición que más a menudo pensamos como una maldición. Estoy hablando de la muerte.
    La creación misma, dice San Pablo, está ansiosa por ver el cumplimiento del tiempo. La creación misma está ansiosa por el momento que viene cuando todo lo que está mal será hecho para el derecho. La creación misma está ansiosa, e incluso gimiendo de alguna manera misteriosa esperando que el cielo esté completamente presente aquí en la tierra.
    Esto solo sucederá, como dice San Pablo, con la redención de nuestros cuerpos. Con el rejuvenecimiento y la reunión de nuestras almas con el cuerpo glorificado que Dios ha planeado para nosotros. Pero eso requiere enfrentar la muerte. Y no debería ser algo que asuste a los cristianos.
    Lo desconocido no es algo que nos gusta enfrentar, y lo más desconocido que cualquiera de nosotros enfrentará es lo que está al otro lado de la muerte. Pero hay un nuevo libro de Scott Hahn titulado “Hope to Die” o “Esperanza de Morir.” (Desafortunadamente, no he podido encontrarlo en español.) Pero me gustaría abordar algunas de las cosas que dice, dado lo que tenemos de la carta de San Pablo a los romanos de hoy.
    Aplicar:
    Es en nuestra naturaleza como seres humanos disfrutar de las historias. Por eso la televisión es tan popular, porque cuenta las historias. Incluso las noticias están llenas de historias. Aprendemos de nuestros padres las historias de los niños desde los primeros días de nuestra vida. Y esta es una de las cosas que el Dr. Hahn habla en este libro. Dice que el cielo se tratará de escuchar las historias de todos.
    Pero, ¿a cuántos niños les gusta escuchar una historia solo una vez? ¿no es divertido leer o escuchar historias una y otra vez? ¿Cuántos de ustedes padres han tenido que hacer para leer la misma historia a sus hijos una y otra vez, y una y otra vez, y aún otra vez? Los niños nunca se cansan de ella. ¿a cuántos de ustedes les gusta escuchar una canción solo una vez?
    Esto es lo que el Dr. Hahn sugiere que el cielo será. Es una conjetura, pero más bien me gusta la idea. ¿y cuántos miles de millones de historias habrá de todos los santos en el cielo? Podremos pedir a cualquiera de los santos que nos cuente la historia. Y qué tiempo tan maravilloso será. Para poder escuchar la historia de San Pablo en el camino a Damasco cuando se enfrenta a Jesús por primera vez y le oye preguntar a "Saúl, ¿por qué me estás persiguiendo?"
    ¿Cuántas historias de tus abuelos querrás escuchar de nuevo? Y podrán escuchar y aprender cómo su vida ha tocado otras vidas para todas las generaciones que aún no han de vivir.
    Para volver a lo que San Pablo dijo, la propia creación gime. La creación lanza un grito para oír las historias de la fe. Con el firstfruits del Espíritu sobre el cual Paul habla somos la ventaja para gemir y esperar y mucho tiempo lo que Dios va a hacer cuando todo del cielo finalmente es revelado.
    ¡será realmente un momento glorioso! Será un tiempo que... Bueno, deberíamos anhelar, incluso cuando enfrentamos lo que a veces se llama el terror de la muerte. Pero para nosotros, para aquellos que abrazan la redención de Jesús, no es algo que temamos – ni es algo que debemos perseguir – pero es algo que debemos tener un anhelo si realmente estamos sintiendo un amor por Jesús.
    Tendremos un anhelo de plena unión con él en la vida que viene si simplemente buscamos amarlo mientras estamos aquí.
    Había una canción escrita hace varios años por un artista cristiano que comenzó con los sonidos de una sala de emergencia y alguien muriendo de insuficiencia cardíaca. Entonces se vuelve muy tranquilo y el hombre está hablando de su primera experiencia en el cielo. Ve y saluda a su familia y amigos, pero luego se da cuenta de algo que describe solo como "presencia". Se da la vuelta y por primera vez ve a Jesús.
    Él se cae de rodillas, Jesús lo agarra de la mano y lo levanta. Pero entonces escucha a Jesús hablar con él. Jesús dice: "Muchos de mis seguidores que aún están en la tierra están orando para que te devuelvan a ellos. Y por su fidelidad a mí, me inclino a dar la petición."
    Pero el hombre habla y dice: "Oh Señor, si ellos solo supieran la magnificencia que veo ahora, que te sostenían cara a cara, ¡sé lo que querían para mí! Sé que quieren que me quede aquí con vosotros, que son la gloria de todo lo que es, vosotros, que son la fuente del amor, vosotros, que son verdaderamente el deseo de toda alma humana. Señor, sé lo que quieren para mí. Si lo entendieran, querían que estuviera aquí contigo para alabarte y amarte."
    Es verdad, no podemos saber – este lado de la muerte, este lado de la resurrección, cómo será contemplar a Dios cara a cara. Pero debido a que tenemos el Espíritu Santo, estas primicias del Espíritu que son descritas en los dones de él por Pablo y por Isaías, podemos tener un anhelo por lo que todavía no sabemos.
    San Pablo tiene razón. Parte de nosotros nos grita en el anhelo y la espera del cumplimiento de todas las promesas de Dios, donde él limpiará cada lágrima de nuestros ojos, donde no habrá más clamor en el dolor, Pero solo habrá la gloria de la vida de Dios brillando por todos nosotros para que todos nosotros la veamos. Y podremos escuchar las historias de los demás. Amén.
sort
Subscribe & Follow


Google Reader or Homepage
Add to My Yahoo!
Keyword Search