<< Home > << Weekend Homilies
Weekend Homilies
A listing of recent homilies delivered at my parish.
Una lista de homilías recientes entregadas en mi parroquia.
To Subscribe, copy the url below to your favorite podcatcher...
copy the url to your podcast reader  
  • Pub Date: Jun 28, 2020
  • 06-28-2020 - 13r Domingo del Tiempo Ordinario
  • Listen:
  • Lectura:
    Romanos 6:1-4
    Escribir:
    ¿Qué diremos, pues? ¿Que debemos permanecer en el pecado para que la gracia se multiplique? ¡De ningún modo! Los que hemos muerto al pecado ¿cómo seguir viviendo en él? ¿O es que ignoran que cuantos fuimos bautizados en Cristo Jesús, fuimos bautizados en su muerte? Fuimos, pues, con él sepultados por el bautismo en la muerte, a fin de que, al igual que Cristo resucitó de entre los muertos por medio de la gloria del Padre, así también nosotros vivamos una vida nueva.
    Reflexionar:
    Esta es otra sección de la escritura de Pablo que ha sido... Confundido… Por algunas partes de la iglesia histórica. Lo que acabo de leer fue el primer par de versículos del capítulo 6 que realmente preceden a nuestra lectura. Pero nos prepara la lectura completa mucho mejor. Como dije, hay gente que ha distorsionado esto en el pasado. Y no hemos escapado de esa distorsión completamente hoy.
    El punto principal de distorsión era que si pecamos más, eso significaría que más de la misericordia de Dios tendría que ser dada a nosotros, y eso sería algo bueno. ¿ve el error? Sí, la misericordia de Dios está disponible para nosotros siempre que pecamos, también estamos llamados a vivir en santidad. No estamos llamados a vivir en las profundidades del pecado como una manera de invocar la misericordia de Dios.
    No, como dice el último versículo que cité, “Fuimos, pues, con él sepultados por el bautismo en la muerte”. ¿Qué ha muerto? ¡se supone que el pecado ha muerto! El bautismo es, de una vez, una muerte y un renacimiento. O usar más el bautismo evangélico es una muerte y un ser “nacido de nuevo”.
    Aplicar:
    Nuestra lectura de San Pablo este fin de semana termina con este verso: “considérense muertos al pecado y vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro.”
    Por eso nunca podemos decir que debemos "pecar y pecar con audacia", como he leído algunas personas en la historia de la iglesia. No, tenemos que morir a nosotros mismos, a esa parte de nosotros mismos que todavía se mantiene en el pecado.
    Se reduce a una sola pregunta, realmente. ¿para quién vives? Si vives por ti mismo, te quedarás en pecado.
    Ahora, todos van a seguir fallando en superar las diferentes tentaciones. Lo que te hace subir, no me puede viajar, y lo mismo es cierto para todos nosotros, con cosas diferentes. Y, créame, hay tentaciones que me disparan. Nunca diría que he llegado a algún tipo de perfección.
    Sin embargo, si vives para Jesús, puedes vencer las tentaciones. ¿lo hará perfectamente? En algunas áreas, sí. En algunas áreas, por desgracia, probablemente no. Pero para eso es el perdón de Jesús. No es por hacer mal para que Dios nos pueda perdonar.
    Al final de este mismo capítulo, San Pablo dice: “Pues el salario del pecado es la muerte; pero el don de Dios, la vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.”
    Demasiadas personas parecen estar tomando el pecado ligeramente. ¿Cómo puedo ser juicioso? Permítanme hacerle otra pregunta muy señalada: ¿cuánto tiempo ha pasado desde que ha estado confesando? Si usted toma el asunto de la confesión a la ligera, probablemente también esté tomando el asunto del pecado a la ligera.
    Pero, protestan: ¡no tengo pecados grandes! Pero qué pasa con los hábitos que tienes donde constantemente vas a las mismas tentaciones y permitir que te gobiernen, en lugar de que los gobiernen. ¿Quieres ganar poder sobre ellos? La respuesta a esto radica, en parte, en el sacramento de la confesión.
    El suyo es el propósito de Pablo a lo largo de este capítulo. En medio del capítulo, escribe: “liberados del pecado, se han hecho esclavos de la justicia. —Hablo en términos humanos, en atención a su flaqueza natural—. Pues si ofrecieron sus miembros como esclavos a la impureza y a la iniquidad por la iniquidad, ofrézcanlos igualmente ahora a la justicia para la santidad.”
    Estamos destinados, como dice la lectura hoy, a ser resucitados de los muertos en Cristo por la gloria del Padre, para que podamos vivir en la nueva vida. Esta novedad de vida es la libertad. No una libertad para hacer lo que deseamos, sino una libertad – una verdadera libertad – para hacer lo que es correcto. Esa es la única libertad que importa.
    Sé que dentro de una semana celebraremos la libertad en este país. La libertad ganó el 4 de julio, pero la libertad que tan a menudo se habla en nuestra sociedad hoy no es la libertad de hacer lo que es correcto. No, es la falsa reivindicación de libertad para hacer lo que usted quiere. Y eso conduce a los tipos de egoísmo y pecado que están destruyendo nuestra sociedad.
    ¿por qué está destruyendo nuestra sociedad? ¡Porque no es… cierto… libertad! ¿Qué dije que es la verdadera libertad? Es la libertad de hacer lo que es correcto. Pero en una sociedad que ha olvidado lo que significa actuar con razón, nos resulta muy difícil estar en la verdad.
    Escuche estas palabras del primer presidente, George Washington. Vienen de su discurso de despedida a la nación: “y dejemos con cautela la suposición de que la moralidad puede mantenerse sin religión, lo que sea que se conceda a la influencia de la educación refinada en las mentes de estructura, razón y experiencia peculiares, ambos nos prohíben esperar que la moralidad nacional pueda prevalecer excluyendo el principio religioso”.
    Esta es la libertad de la que San Pablo estaba hablando hoy. Una vez más, cito: “En efecto, por el bautismo fuimos sepultados con él en su muerte, para que, así como Cristo resucitó de entre los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros llevemos una vida nueva.”
    Debemos poner a la muerte el poder del pecado como mejor podamos, individual y socialmente. Debemos dominar estos poderes del pecado y la muerte, individual y socialmente. Pero, solo puede hacerse si nos rendimos al poder del Espíritu Santo.
    +++
    Esta es mi última homilía que te daré como tu pastor. … No me voy, como he escrito en el boletín. Tampoco me voy a retirar. Pero esta semana verá un cambio para mí. Acepto el cambio de buena gana por el bien de las parroquias, todas las parroquias. Pero una cosa que no he dado es mi celo por la verdad del evangelio.
    Puede que no tenga el título de pastor después de este martes, pero todavía será un sacerdote. Todavía estoy con vosotros, y todavía os llamaré a la santidad en la que sé que podéis vivir. El Espíritu Santo ha sido derramado sobre todos vosotros, así que sé que podéis vivir por Cristo. Sé que puedes vivir una vida de fe, esperanza y amor. Y me alegra poder seguir caminando con vosotros por ese camino de santidad, hasta el día en que nos elevemos a la vida nueva y eterna de la que habló Pablo y que Jesús prometió.
sort
Subscribe & Follow


Google Reader or Homepage
Add to My Yahoo!
Keyword Search