<< Home > << Weekend Homilies
Weekend Homilies
A listing of recent homilies delivered at my parish.
Una lista de homilías recientes entregadas en mi parroquia.
To Subscribe, copy the url below to your favorite podcatcher...
copy the url to your podcast reader  
  • Pub Date: Jun 21, 2020
  • 06-21-2020 - 12o Domingo del Tiempo Ordinario
  • Listen:
  • Lectura:
    Romanos 5-12-15
    Escribir:
    Por un solo hombre entró el pecado en el mundo y por el pecado entró la muerte, así la muerte paso a todos los hombres, porque todos pecaron.
    Antes de la ley de Moisés ya existía el pecado en el mundo y, si bien es cierto que el pecado no se castiga cuando no hay ley, sin embargo, la muerte reinó desde Adán hasta Moisés aun sobre aquéllos que no pecaron como pecó Adán, cuando desobedeció un mandato directo de Dios. Por lo demás, Adán era figura de Cristo, el que había de venir.
    Ahora bien, el don de Dios supera con mucho al delito. Pues si por el pecado de uno solo hombre todos fueron castigados con la muerte, por el don de un solo hombre, Jesucristo, se ha desbordado sobre todos la abundancia de la vida y la gracia de Dios.
    Reflexionar:
    Esta selección de San Pablo a los Romanos es demasiado corta para entender completamente cuál es el propósito de Pablo al escribir esta parte de su carta a los Romanos.
    Habla de Adán contrastado con Cristo.
    Habla de pecado y muerte contrastada con gracia, justificación y salvación.
    Como dice en el versículo dieciocho, que está justo después de nuestra lectura de hoy, “… así como a través de una condena por transgresión vino sobre todos, así a través de un acto justo absuelto y la vida vino a todos."
    Aunque el concepto de pecado original está implícito en San Pablo, tomó mucho tiempo para que la iglesia viniera con la frase exacta del pecado original. Sin embargo, Pablo habla de ello en esta sección, sin usar esa frase. Hay entre nuestros hermanos y hermanas en Cristo a quienes no les gusta usar la frase "pecado original" porque no está en la Biblia.
    Pero creo que es importante para nosotros descubrir lo que el pecado original realmente nos ha hecho. Algunos han dicho que era algo que se nos impone. Más bien, creo que es casi lo contrario. Es algo que no heredamos, a saber, la Santidad original en la que Adán y Eva fueron creados.
    Esta Santidad original fue perdida por ellos, y no pudieron transmitirla a nosotros, que son sus hijos, aunque muchas veces removidos. El Papa San Pablo el sexto en diecinueve sesenta y ocho escribió una expansión y explicación del credo que él llamó el "Credo del Pueblo de Dios". En él dijo:
    “la naturaleza humana caída se ve privada de la economía de la gracia de la que antes disfrutaba. Está herido en sus poderes naturales y sometido al dominio de la muerte que se transmite a todos los hombres. Es en este sentido que todo hombre nace en pecado."
    Aviso: Es algo que se perdió. Perdemos la gracia santificadora con la que Adán y Eva fueron creados. Lo perdimos porque Adán y Eva no pudieron pasarlo. Así que el pecado original no es un pecado, en el sentido más simple, como lo hacemos por nuestros propios fracasos, sino que es una pérdida de la Santidad original. Esta frase, Santidad original, era algo sobre lo que escribió el Papa Juan Pablo el Grande en su día.
    Aplicar:
    Pero, debido a las cosas que Jesús hizo, podemos ver la enorme diferencia entre:
    la obra de Adán y la obra de Jesús,
    la vida del pecado y la vida de la gracia,
    el resultado de la muerte y el resultado de la vida eterna.
    Como dice San Pablo, "cuánto más se desbordó la gracia de Dios y el don de gracia de la única persona Jesucristo por los muchos".
    Así que con este conocimiento, el conocimiento de que el pecado original ha sido conquistado por la gracia y la misericordia de Jesús, podemos volver a las palabras de Jesús en el evangelio hoy que fueron resonadas tantas veces por el Papa San Juan Pablo el Grande: "No tengan miedo".
    Tanto Jesús como el Papa San Juan Pablo nos dijeron muchas veces que no temamos. La historia del evangelio de hoy nos dice de quién debemos tener miedo, o más específicamente, de qué debemos tener miedo – es decir, tener nuestro alma y cuerpo tirados al infierno.
    Esto es un riesgo solo para aquellos que eligen rechazar la gracia y la misericordia de Jesús. Y de nuevo, vuelvo a lo que dijo San Pablo: "El don no es como la transgresión". El don de Dios es el don de la redención que nos llega a través de Jesús. Lo sé... Has escuchado esto muchas veces, pero creo que entender la inocencia original en la que Dios nos quería vivir puede ser algo que no has escuchado antes.
    Adán y Eva lo tuvieron, antes de que cayeran en pecado. ¿Quién es el otro ser humano que tuvo, o tiene, la misma inocencia original? No es Jesús, porque él es el Dios-Hombre. Así como había un Adán y una Eva, así hay un Adán y una Eva nuevos. Ciertamente puedes adivinar de quién estoy hablando ahora.
    Celebramos este gran milagro de la inocencia original el 8 de diciembre con la Fiesta de la Inmaculada Concepción. Creemos que María fue protegida de una manera única y poderosa, pero aún es completamente humana.
    Una nota final con eso, Pablo dijo en la lectura de hoy que todos han pecado. Pero decimos que María estaba protegida del pecado. Fue un regalo único y especial debido a su cercanía a su hijo. Sin embargo, en el evangelio de Lucas María dice: "Mi alma magnifica al Señor, y mi espíritu se regocija en Dios, mi Salvador".
    Si María nunca pecó, ¿por qué necesita un Salvador? Jesús la salvó del pecado. La mejor manera en que he oído esto dicho, y probablemente me has oído decir esto antes, es que la sangre de Jesús salva a todos. María fue salva por la sangre de su hijo como nosotros. Pero para María, la sangre de Jesús funcionó como una vacuna. Para nosotros funciona como un antibiótico. La sangre de Jesús nos sana. La sangre de Jesús protegió a María. Y este es el don del que hablaba San Pablo: "El don no es como la transgresión".
    ruegue/alabanza:
    Señor Jesús, has invertido la maldición de la pérdida de nuestra inocencia original. Nunca podemos ofrecerle las gracias suficientes por lo que ha hecho. Sin embargo, aceptan nuestros magros intentos de agradecerte y elogiarte.
    Nos ponemos a ustedes en este momento, sabiendo que hay tanto malestar porque mucha gente no entiende la condición de sus almas. Ayúdanos a declarar ante un mundo necesitado que has revertido la maldición del pecado y la muerte y nos has restaurado como hijos de tu Padre.
    En este fin de semana del Día del Padre, ayúdenos a todos los hombres a permanecer en la gracia que habéis dado, a ser testigos de esta salvación que tienen por alrededor, y a ayudar a retratar las debilidades causadas por el pecado original. Haz que los hombres de nuestra parroquia sean ejemplos de verdaderos hombres de Dios para toda la familia de nuestra parroquia. Amén.
sort
Subscribe & Follow


Google Reader or Homepage
Add to My Yahoo!
Keyword Search