<< Home > << Weekend Homilies
Weekend Homilies
A listing of recent homilies delivered at my parish.
Una lista de homilías recientes entregadas en mi parroquia.
To Subscribe, copy the url below to your favorite podcatcher...
copy the url to your podcast reader  
  • Pub Date: Apr 19, 2020 - 6:00 am
  • 04-19-2020 - Domingo de la Misericordia Divina
  • Listen:
  • Lectura:
    Juan 20:19
    Escribir:
    Al anochecer del día de la resurrección…
    Reflexionar:
    Así que, aquí todavía estamos en el Domingo de Pascua, en lo que se refiere a la lectura del evangelio. Estamos de vuelta en el cuarto superior donde Jesús sólo unos días antes instituyó la Eucaristía. Ahora viene a instituir otro de los Sacramentos. “A los que les perdonen los pecados, les quedarán perdonados; y a los que no se los perdonen, les quedarán sin perdonar”.
    Esto es importante para nosotros recordar no sólo porque revela el Sacramento de la Confesión, o Reconciliación, sino porque revela por qué el Papa Juan Pablo estableció este día como Domingo de la Divina Misericordia.
    Como un poco de comentario secundario, quiero hacer una confesión. Antes de ser ordenado, escuchar confesiones era lo que más me preocupaba. No recuerdo ahora por qué estaba tan preocupada, pero recuerdo que estaba muy receloso sobre la responsabilidad que implica esta obra del sacerdote. Pero, he encontrado algunas de las alegrías más grandes de mi sacerdocio en este sacramento.
    Por razones de sello del confesionario, no puedo entrar en más detalle. Pero es realmente una alegría experimentar con otras personas el levantamiento del peso del pecado de sus corazones. Hay algo muy místico sobre las palabras “Yo te absuelvo de tus pecados…” Lo he sentido en varias ocasiones cuando un hermano sacerdote me ha hablado esas palabras. Sé que ha tocado a un número de otras personas cuando he hablado esas palabras.
    No son palabras que no tengan efecto. No, están entre las palabras de sacerdotes que hablan y tienen un efecto eterno. Son palabras que están respaldadas por la comisión de Jesús mismo: “A los que les perdonen los pecados, les quedarán perdonados; y a los que no se los perdonen, les quedarán sin perdonar”.
    Aplicar:
    Aquí, en el Domingo de la Divina Misericordia, se nos pide que recordemos de nuevo la obra salvífica de Jesús que completó con su resurrección, o más bien con su Ascensión. Cada uno de nosotros está llamado a ser ministros de su misericordia. Sí, los sacerdotes están llamados a ello de manera sacramental a través del poder de la Reconciliación. Pero todo aquel que lleva el nombre de Cristo está llamado a ser también ministro de misericordia.
    No puedo pensar en ninguna manera mejor de lograr este ministerio de misericordia que lo que Jesús nos dio a través de Santa Faustina con la Coronilla de la Divina Misericordia. Piense en las palabras dirigidas al Padre en la Coronilla: "Padre Eterno, te ofrezco el Cuerpo y Sangre, el Alma y la Divinidad de Tu Amadísimo Hijo y Señor Nuestro Jesucristo, en propiciación de nuestros pecados y los del mundo entero."
    Esta es, de alguna manera, una oración muy eucarística. “te ofrezco el Cuerpo y Sangre, el Alma y la Divinidad de Tu Amadísimo Hijo …” Esto es, desde una perspectiva, exactamente lo que el sacerdote hace en cada Misa. Esto es lo que usted está haciendo cada vez que usted ora la Coronilla.
    Entonces empezáis a invocar en la cruz las misericordias ganadas por Jesús: “Por Su Dolorosa Pasión, ten misericordia de nosotros y del mundo entero.” Y esto, entonces, nos devuelve al evangelio de hoy, donde Tomás ha invitado a tocar las heridas de Cristo.
    Esto es algo que me gustaría que todos ustedes empezaran a hacer. Reflexione durante este tiempo de Pascua sobre las heridas de Cristo. No las heridas dolorosas sangrientas como Jesús las recibió en la cruz, sino las cicatrices y heridas que permanecen en el Cristo resucitado. Estas son pruebas de su misericordia. Estas son pruebas de su divinidad. Estas son prueba de la naturaleza infinita de su amor. Estas son pruebas de que no se avergüenza de nuestra necesidad de misericordia, o de su voluntariamente dar todo lo que pudo para darnos esa misericordia. Finalmente, estas son pruebas de que nuestro Salvador vive.
    ¿Qué más podemos ofrecerle? La coronilla de la Divina Misericordia revela las acciones perfectas de Dios por el bien de su pueblo. Su misericordia se llevó a ofrecerse en expiación por todo el mundo y todo su pecado. Desafortunadamente no todo el mundo recibirá eso, debido a su propia decisión de no aceptar la oferta de su misericordia. Así que nuestras oraciones deben subir pidiendo que las barreras que le impiden a los demás caigan, para que reciban su mensaje de misericordia y se acerquen a un Dios santo.
    Por último, me gustaría describirles cómo oro personalmente la coronilla. La primera década, oro – de manera interesada – por mí mismo. La segunda década, oro por mi familia inmediata. La tercera década, oro por mis hermanos sacerdotes. La cuarta década, oro por ustedes – mis feligreses. En la quinta década, oro por el mundo, o más específicamente, por la iglesia en el mundo.
    Si lo desea, le sugiero que tenga diferentes intenciones para cada una de las cinco décadas de la coronilla. Puede elegir lo que desee. Es toda buena oración.
    ruegue/alabanza:
    Padre Eterno, te ofrezco el Cuerpo y Sangre, el Alma y la Divinidad de Tu Amadísimo Hijo y Señor Nuestro Jesucristo, en propiciación de nuestros pecados y los del mundo entero.
    Por Su Dolorosa Pasión, ten misericordia de nosotros y del mundo entero.
    Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, Ten misericordia de nosotros y del mundo entero. Amén.
sort
Subscribe & Follow


Google Reader or Homepage
Add to My Yahoo!
Keyword Search