<< Home > << Weekend Homilies
Weekend Homilies
A listing of recent homilies delivered at my parish.
Una lista de homilías recientes entregadas en mi parroquia.
To Subscribe, copy the url below to your favorite podcatcher...
copy the url to your podcast reader  
  • Pub Date: Mar 22, 2020 - 8:00 am
  • 4o Domingo de Cuaresma (en aislamiento)
  • Listen:
  • Lectura:
    Nuestra lectura del Nuevo Testamento este domingo es de la carta de Pablo a los Efesios 5:8-14
    Escribir:
    En otro tiempo ustedes fueron tinieblas, pero ahora, unidos al Señor, son luz. Vivan, por lo tanto, como hijos de la luz. Los frutos de la luz son la bondad, la santidad y la verdad. Busquen lo que es agradable al Señor y no tomen parte en las obras estériles de los que son tinieblas.
    Al contrario, repruébenlas abiertamente; porque, si bien las cosas que ellos hacen en secreto da vergüenza aun mencionarlas, al ser reprobadas abiertamente, todo queda en claro, porque todo lo que es iluminado por la luz se convierte en luz. Por eso se dice:
    “Despierta, tú que duermes;
    levántate de entre los muertos
    y Cristo será tu luz.”
    Reflexionar:
    En estos tiempos terribles, tenemos razones para preguntar: ¿Dónde está la luz de Cristo, dónde está toda clase de bondad, santidad y verdad? ¿por qué hay personas, presumiblemente buenas, que se enfrentan a esta terrible enfermedad, así como personas que son presumiblemente malas. Uno de los salmista dice que la lluvia del Señor cae sobre lo bueno y lo malo.
    Mientras estoy trabajando en esto, se ha producido un informe de once sacerdotes en Italia que han muerto a causa del coronavirus. Supongo que estos eran buenos hombres. ¿Cuántos otros han optado por sacrificarse, o al menos arriesgarse, por el bien de los demás? Mire a todas las personas que están en la atención médica.
    Pero hay una cuestión aún más problemática que creo que hay que plantear. La forma en que lo enmarcaría es como una pregunta. ¿podemos atribuir una razón para todo esto? A riesgo de ser presuntuoso, voy a sugerir una razón para que la enfermedad haya corrido por todo el mundo.
    No, no creo que sea un signo de la ira de Dios, ni de su retribución. Lo que yo creo es que es evidencia que Dios ha quitado sus manos protectoras de la humanidad. Por favor, permítanme hacer una copia de seguridad y explicar.
    En el año 2002, cuando los escándalos de los sacerdotes fallidos hicieron el escenario de nuestras noticias, tuvimos una reunión de los sacerdotes de la arquidiócesis. Lo que más me impresionó de todo esto fue recordar lo que le sucedió a Israel cuando no lograron seguir la santidad de Dios.
    El resultado fue que fueron llevados en cautiverio, y el templo en Jerusalén fue destruido. Los profetas les habían advertido sobre el riesgo de no seguir a Dios, pero no parecían prestar atención. Persiguieron lo que querían, y casi los destruyó.
    Pero Dios restauró la nación después de que la gente se arrepintiera de los pecados que habían cometido. Y entonces, Dios dio vuelta a las naciones que él había usado para corregir a su pueblo Israel. Esas naciones, identificadas como Asiria y Babilonia, fueron destruidas. SU poder estaba roto. Y perdieron su lugar como potencias mundiales en sus días.
    Les dije a mis hermanos sacerdotes en esa reunión que necesitábamos empezar a orar por nuestro país, especialmente por los medios de comunicación, porque estaban teniendo tanta alegría al ver fracasar a la iglesia, en su estimación. En realidad, Dios estaba corrigiendo a su pueblo y preparando a la iglesia para que fuera lo suficientemente fuerte como para enfrentar lo que iba a venir. Creo que con este coronavirus estamos viendo el principio, sólo el principio, de la corrección de Dios con el mundo.
    Ahora bien, dicho esto, recuerde que dije que no pensaba que fuera una señal de su ira o retribución, sino simplemente una cuestión de su retiro de sus manos protectoras. Era como si Dios estuviera diciendo “si usted elige vivir de esa manera, usted está por su cuenta”.
    No creo que sea un error ver dónde comenzó este virus. ¡Miren la manera en que la China comunista ha sido tan enemiga de la vida con su único hijo por política familiar que causó 336 millones de abortos en los últimos 40 años! Y, en contraste con los 61 millones en los Estados Unidos desde que fue nombrado legal aquí. Y, se estima que 1.5 mil millones en todo el mundo.
    El hecho de que esta enfermedad se haya propagado por todo el mundo no me sorprende. Pero, permítanme enfatizar de nuevo, como dijo el salmista: La lluvia cae sobre lo bueno y lo malo. Hay personas que han vivido una vida Santa que están sufriendo de esta enfermedad. Permítanme repetir, en mi estimación, que esto es un signo de la elección de Dios para quitar sus manos protectoras. En efecto, Dios le está diciendo a la humanidad “si escoges vivir de esa manera, contra mi llamado a la santidad, tendrás que pagar las consecuencias”.
    Esas consecuencias toman la forma de egoísmo, avaricia, falta de amor – amor genuino, orgullo, arrogancia… La lista podría continuar. Pero las consecuencias más serias no son una enfermedad aquí y ahora, o un fracaso de las virtudes y estándares morales, sino una condenación eterna. Permítanme subrayar de nuevo: Sólo porque alguien contrae el coronavirus no significa que estén condenados al infierno. Lo más que podemos decir de cualquiera es que son víctimas aquí. Bueno y malo, justo e injusto, son todos víctimas de esta enfermedad mortal.
    Entonces, ¿qué estamos llamados a hacer? Al igual que los profetas del Antiguo Testamento, que fueron terriblemente perseguidos por hablar la verdad, creo que es hora de que la iglesia despierte y se convierta en los evangelizadores que Dios siempre nos ha propuesto ser. No es políticamente correcto en nuestros días hablar de las cosas que ya he dicho. Eso no los hace falsas. Si esto llamada de despertar a la iglesia no es escuchado por nosotros – y entonces por el mundo – me temo que veremos mucho peor.
    No sé qué, o cuándo. Pero Dios no es nada si no es consistente. Si no nos despertamos y llamamos a la gente a la santidad, me temo que este es sólo el comienzo de la destrucción de nuestras sociedades.
    Dios no abandonará su iglesia. Pero en tiempos de agitación, a menudo son los miembros de la iglesia quienes primero sienten la peor parte de este tipo de guerra social. Por favor, no se deje engañar por la complacencia. Hay una guerra social en curso. No sé si lo notaron, pero cuando el Senador Schumer estaba acosando a los jueces frente a la Corte Suprema, había una señal detrás de él (y no creo que fuera un accidente que se vio) que decía “proteger el acceso al aborto es un valor católico”.
    Ese tipo de mentira audaz y flagrante es evidencia de la guerra en la que estamos. Por favor, no se equivoquen: Dios no tolerará esto para siempre. Hay una santidad que Dios espera de su pueblo. Repito que la parte final de la lectura de Pablo de la carta a los Efesios, dice: “despierta, duerme, y levántate de los muertos, y Cristo te dará luz”.
    Aquí, durante este tiempo grandemente penitencial de Cuaresmas, cuando nos cortamos unos de otros y de los Sacramentos, es hora de que reconsideremos dónde nos encontramos en esta guerra por la santidad y por el alma de nuestra nación y del mundo. San José, patrono de la iglesia universal, ruega por nosotros. Santa Corona, y sí hay una Santa Corona, ruega por nosotros. Amén.
sort
Subscribe & Follow


Google Reader or Homepage
Add to My Yahoo!
Keyword Search