<< Home > << Weekend Homilies
Weekend Homilies
A listing of recent homilies delivered at my parish.
Una lista de homilías recientes entregadas en mi parroquia.
To Subscribe, copy the url below to your favorite podcatcher...
copy the url to your podcast reader  
  • Pub Date: Dec 15, 2019
  • 12-15-19 3r Domingo de Adviento
  • Listen:
  • Lectura:
    Salmo 146:3-4
    Escribir:
    No pongan ustedes la confianza en los nobles, en un ser humano, incapaz de salvar; exhala su aliento, retorna a su barro, ese mismo día se acaban sus planes.
    Reflexionar:
    ¿Quiénes son las personas más peligrosas en los reinos de este mundo... según el mundo? Son los que siguen la llamada a la santidad que Dios ha emitido. ¿Quiénes son las personas más peligrosas en los reinos de este mundo... según Dios? Aquellos que sienten que tienen la capacidad, el conocimiento, el derecho no sólo a controlar sus propias vidas, sino a controlar la vida de los demás por ellos.
    La primera pareja de versículos del Salmo ciento cuarenta y cinco, nuestro Salmo responsorial para este fin de semana, son: "No confíes en los príncipes, en los hijos de Adán impotentes para salvar. Que, respirando su último, regresa a la tierra; ese día toda su planificación no llega a nada. Jesús, sin embargo, es el Nuevo Adán, y sólo él es capaz de resolver los peligros de este mundo. Pero los resuelve de una manera que es tan sorprendente en nuestros días, como lo fue en el suyo.
    Hay un reto QUE TODAS las lecturas nos traigan este fin de semana. Isaías está escribiendo sobre la vida en un desierto que se convierte en un jardín rico. Esto nunca ha sucedido en Israel. He estado en ese desierto del que Isaías estaba hablando. Es MUY duro. Isaías está diciendo que el pueblo de Dios es ahora como el desierto! Debe haber una conversión de corazones para que fluya y renueve el florecimiento de la gracia y la misericordia de Dios, no sólo el desierto de los corazones de las personas, sino toda la sociedad, e incluso, milagrosamente, el mundo mismo.
    Santiago habla del granjero esperando las cosechas. Estamos esperando que los frutos del Espíritu Santo sean derramados en nosotros, animando nuestra fe, haciéndonos fecundos por el reino de Dios. La línea final de la lectura de Santiago este fin de semana habla de las dificultades y la paciencia, él está haciendo referencia a la vida de los profetas, y diciendo que tenemos que esperar exactamente la misma vida. Hay quienes no lo hacen, y nunca entenderán la llamada a la santidad que Dios pone en cuenta. Su dureza del corazón lo prohíbe.
    Y, cuando miramos el Evangelio, nos damos cuenta de que es posible terminar con un corazón endurecido incluso para alguien que ha estado en llamas por Dios. Ese tipo de endurecimiento del corazón viene a través de la desesperación. Y eso es algo que Juan el Bautista pudo haber comenzado a sentir mientras estaba en prisión. Así que sabía a quién recurrir... Su primo, Jesús. Sabía que Jesús tenía la respuesta para mantenerlo alejado de un corazón endurecido y de la desesperación.
    Pero no creo que fuera sólo esa sensación de desesperación lo que tocaba a Juan el Bautista. Les dijo a sus discípulos que vieran a Jesús. Creo que los envió a ver a Jesús para convencerlos de que debían comenzar a seguirlo, porque el tiempo de Juan estaba llegando a su fin. En realidad, probablemente ELLOS corría más riesgo de desesperación que Juan que estaba a punto de ser decapitado.
    Aplicar:
    Estamos ahora en la tercera semana de Adviento. Se llama Gaudete Domingo. Esa es una palabra latina que significa alabanza a Dios. Las selecciones del Salmo que tenemos este fin de semana nos llaman a ese elogio. La expectativa de transformación de la que habla Isaías también nos llama a la alabanza.
    La lectura de Santiago es un poco diferente, y nos llama a la paciencia mientras esperamos el tiempo para dar alabanza a Dios. Finalmente, el Evangelio nos da una imagen inmediata de que Jesús abra esta milagrosa floración en el desierto del que Isaías habla.
    Hoy, se convierte en nuestra responsabilidad vivir en esa ESPERANZA que destruye la desesperación. Es nuestra responsabilidad vivir con una FE expectante que atrae a las personas a buscar esta nueva vida donde los ciegos verán; el cojo caminará; leprosos, y todos los enfermos serán curados; los sordos oirán; y finalmente los muertos serán criados. Es nuestra responsabilidad AMAR tanto a Dios que este amor bloque de nosotros en el corazón y en la vida de los demás.
    Esperanza... Fe... Amor... Estas son las cosas que Dios da para que este nuevo florecimiento pueda suceder en la tierra y para que las profecías de antaño se cumplan de tal manera que el pueblo de Dios se regocije verdaderamente.
    Pero los que no son el pueblo de Dios se lamentarán de angustia porque no han mirado a Dios que está con nosotros, Emanuel - Jesús, el Cristo, el Otro una y futuro Rey.
    ruegue/alabanza:
    Jesús, mientras continuamos a lo largo de este tiempo de Adviento, nos abre a un florecimiento del desierto de nuestros corazones. Danos el regocijo que este domingo requiere. E incluso ir más lejos Señor. Es hora de que el mundo que nos rodea despierte del sueño del desierto y vea tu gloria.
    Preparen los corazones para que escuchen y reciban lo que necesitan para ser sanados. Y al comenzar nuestros preparativos finales para la temporada de Navidad, llénanos de una expectativa de su venida entre nosotros tanto como el niño pequeño como como el rey triunfante. Amén.
sort
Subscribe & Follow


Google Reader or Homepage
Add to My Yahoo!
Keyword Search