<< Home > << Weekend Homilies
Weekend Homilies
A listing of recent homilies delivered at my parish.
Una lista de homilías recientes entregadas en mi parroquia.
To Subscribe, copy the url below to your favorite podcatcher...
copy the url to your podcast reader  
  • Pub Date: Dec 12, 2019
  • 12-12-2019 - Fiesta de la Virgen de Guadalupe
  • Listen:
  • Quería mantener la homilía muy simple para este día de fiesta, pero como yo estaba orando con las lecturas que tenemos, me di cuenta de que realmente necesitan centrarse en esta primera lectura. No hay manera de hacer esta primera lectura simple.
    Juan se da una visión del cielo en el que ve la más sagrada de lo que existía en el mundo de la fe judía. Él ve algo que ha permanecido oculto durante siglos. Él ve algo que, para los judíos y para el culto en el templo en Jerusalén, es la pieza más importante que faltaba en su fe. Él ve el Arca del Pacto.
    En el siguiente versículo, él dice que él ve… una dama. Bien, aquí es donde la cosa se complica! La dama es María. Ella es el Arca del Pacto, el Nuevo Pacto. Por eso nuestra lectura de hoy fluye de ver lo que estaba perdido para ver qué se ha guardado y llevado al cielo por la Asunción de María.
    Ahora, esta es también una historia de la plenitud de nuestra historia de salvación, que es la razón por la que ella está embarazada, mientras que Juan está viendo algo después del tiempo de Jesús de la muerte y la resurrección. Por Dios, todo el tiempo está comprimido en un único… evento. Es por eso que Nuestra Señora de Guadalupe podría aparecer a Juan Diego como una mujer embarazada.
    Además, el simbolismo del libro del Apocalipsis se refleja en la imagen que vio Juan Diego: la luna, las estrellas, de hecho – toda la creación de alguna manera misteriosa se representa como una deferencia al humilde advenimiento de esta Princesa, que ya es la Reina.
    Estoy deliberadamente cambiar referencias entre la imagen que el Apóstol Juan vio en el libro del Apocalipsis y la imagen que Juan Diego vio en el Tepeyac. Esta es la razón por la que me dijo que yo no podía mantener esta muy simple en la homilía de este día de fiesta.
    La visión que recibió Juan Diego ocurrió casi al mismo tiempo que cuando ocurrió la revolución protestante en Europa. ¡Pero es interesante que haya más gente convertida en las Américas por la imagen de Nuestra Señora de Guadalupe que los que dejaron la fe en Europa a causa de la revolución protestante!
    Permítanme simplemente terminar citando las últimas palabras de nuestra lectura de Juan el apóstol: “Ha sonado la hora de la victoria de nuestro Dios, de su dominio y de su reinado, y del poder de su Mesías.”
    Yo añadiría que no es solamente la autoridad de Dios ungió a Jesús, pero el poder y la autoridad concedida a su madre, quien honramos como Nuestra Señora de Guadalupe, que también es la Reina del cielo y de la tierra.
    Pero, no he terminado del todo. Quiero hacer referencia a las últimas palabras del Evangelio: “mi espíritu se llena de júbilo en Dios, mi Salvador”. Pero pensé que María fue concebida sin pecado. Eso es lo que celebramos en la fiesta de la Inmaculada Concepción que fue a principios de esta semana.
    ¿Por qué ella necesita un Salvador? O una pregunta mejor, cómo es salvado? Aquí hay una gran y simple analogía: María y somos salvos por la sangre de Jesús. Para María, la sangre de Jesús actuó como una vacuna. Pero para nosotros, que actúa como un antibiótico. Protegía a María del pecado, completamente. Él nos sana del pecado.
    María nos muestra el resultado de esta gracia salvadora de Jesús. Esta gracia nos hace reflejar la gloria de Dios. Estamos llamados a comenzar a hacerlo… ahora. Si vamos a ser reflexiones de Jesús y a la Virgen de Guadalupe, necesitamos vivir en el poder curativo de la sangre de Jesús.
    Entonces, podemos decir con María “mi espíritu se llena de júbilo en Dios, mi Salvador”. Amén.
    +++++
    Ahora, una cosa más. Prometo, esta es la última! Hoy tenemos dos personas con nosotros que van a ser confirmadas. Creo que es un gran día para que esto ocurra. Para recibir la llenura del Espíritu Santo como conmemoración de la Virgen de Guadalupe, ya que María se llama a veces la Esposa del Espíritu Santo, es la adecuada. Juan Diego, llenos del Espíritu Santo y el amor a la Virgen llevó su mensaje y cambió la vida de millones de personas.
    Estarán recibiendo la misma plenitud del Espíritu hoy. Sólo tengo un par de preguntas para ustedes: ¿Están ustedes dispuestos a hacer las maravillas que Dios ha planeado para ti? ¿Están dispuestos a hacerle disponible para cambiar el mundo para Cristo y su Madre? Rezo a Dios que ustedes. Rezo para que todos nosotros. Nuestro mundo de hoy sin duda puede utilizar más santos como Juan Diego.
    Ahora, como es necesario para que el Sacramento de la Confirmación, necesito preguntarle a renovar sus promesas bautismales:
    ¿Renuncian ustedes a Satanás? Sí, renuncio.
    ¿Renuncian a todas sus obras? Sí, renuncio.
    ¿Renuncian a todas sus seducciones? Sí, renuncio.
    ¿Creen en Dios Padre todopoderoso, creador del cielo y de la tierra? Sí, creo.
    ¿Creen en Jesucristo, su único Hijo, Señor nuestro, que nació de María Virgen, padeció, fue sepultado, resucitó, de entre los muertos y está sentado a la derecha del Padre? Sí, creo.
    ¿Creen en el Espíritu Santo, en la santa Iglesia católica, en la comunión de los santos, en el perdón de los pecados, en la resurrección de los muertos y en la vida eterna? Sí, creo.
    Ésta es nuestra fe. Ésta es la fe de Iglesia, que nos gloriamos de profesar, en Jesucristo, nuestro Señor.
    ____, ser sellados con el don del Espíritu Santo. Amén. La paz sea con usted. Y con tu espíritu.
    +++++
    Levantada en cuerpo y alma a la gloria, María brilla como "un gran signo" de nuestro futuro eterno como la Iglesia. Su aparición en Tepeyac ganó nuestro continente por Cristo. Pero seguimos siendo peregrinos al llevar nuestras oraciones, con ella, a Dios nuestro Padre.
    Para la Iglesia, que esperaremos con ansias la resurrección prometida por Cristo, oremos al Señor.
    Para los líderes mundiales, que mantendrán la paz y evitarán una guerra de destrucción total, oremos al Señor.
    Para la devoción a María, para que los cristianos encuentren la unidad alrededor de la humilde sierva exaltada a la gloria, oremos al Señor.
    Para nuestras familias, que la Virgen de Guadalupe puede consagrados en cada hogar, oremos al Señor.
    Para nuestro recién confirmado, ya que hacen sus preparaciones finales para su boda, que pueden estar llenos del Espíritu Santo y ser testigos fuertes de la fe, oremos al Señor.
    Que las oraciones que tengamos en nuestro corazón estén unidas a las de la Virgen de Guadalupe y a todos los santos que están ante el trono del Cordero, oremos al Señor.
    Señor del cielo y de la tierra, nuestras oraciones vienen ante ustedes, con la ayuda de la Virgen de Guadalupe, el primer creyente en compartir la gloria de su Hijo triunfante, que vive y reina por los siglos de los siglos.
sort
Subscribe & Follow


Google Reader or Homepage
Add to My Yahoo!
Keyword Search