<< Home > << Weekend Homilies
Weekend Homilies
A listing of recent homilies delivered at my parish.
Una lista de homilías recientes entregadas en mi parroquia.
To Subscribe, copy the url below to your favorite podcatcher...
copy the url to your podcast reader  
  • Pub Date: Dec 08, 2019
  • 12-08-2019 - 2o Domingo de Adviento
  • Listen:
  • Lectura:
    Mateo 28:20
    Juan 14:23
    Escribir:
    Dos dichos diferentes de Jesús este fin de semana que no son de nuestras lecturas.
    De Mateo: "... he aquí, estoy con ustedes siempre, hasta el final de la era.
    Y de Juan: "Quien me ame guardará mi palabra, y mi Padre lo amará, y nosotros iremos a él y haremos nuestra morada con él."
    Reflexionar:
    Quiero centrarme en estos dos versículos porque quiero volver a un tema del que he hablado en años pasados: ¿cuál es el propósito del Adviento? La respuesta a eso es que la iglesia está tratando de hacernos ver las venidas de Cristo. La primera parte del Adviento nos tiene esperando con ansias el tiempo del regreso de Cristo al final de los tiempos. Ese es el punto clave en las lecturas y oraciones en las dos primeras semanas de Adviento.
    A medida que entramos en la tercera y cuarta semana, comenzamos a reflexionar más sobre la venida de Jesús cuando era un bebé en Navidad. Ambos son parte de esta temporada.
    Recordamos que él vino, recordamos su promesa de regresar.
    Lo que me ha llevado a volver a este tema es algo que leí san Bernardo esta semana. Dijo que hay TRES venidas de Jesús. El primero ya sucedió cuando Jesús vino, vivió, murió y resucitó de Entre los muertos para el perdón de nuestros pecados. San Bernardo dice que la segunda venida de Jesús ocurre cada vez que recibimos la Comunión. Jesús viene a nosotros de una manera única que es tanto física como espiritual. Para San Bernardo, la tercera venida de Jesús es su venida final al final de los tiempos.
    Ahora, una parte de mí quiere no estar de acuerdo con San Bernardo, pero entiendo lo que está diciendo. Jesús viene a nosotros de una manera única cada vez que recibimos la Comunión. Pero en lugar de ser una venida separada y distinta de Cristo, creo que es una continuación de su primera venida. Mira los versículos que cité al comienzo de la homilía de hoy: "Estoy con ustedes siempre hasta el fin de los tiempos" apoya que la Comunión sea una continuación de Su Primera Venida. Sin embargo, en apoyo de San Bernardo, Jesús dice "vamos a venir a él y hacer nuestra morada con él", haciendo que suene algo diferente.
    ¿Hay alguna diferencia? No estoy seguro de que lo haga, ya que gran parte de la tradición habla sólo de las dos venidas de Jesús. Pero la venida de Jesús en la Eucaristía es la expresión más poderosa de Su Presencia para nosotros a la que podemos aferrarnos.
    Jesús estableció la Eucaristía la noche antes de morir diciendo claramente "este es mi cuerpo... esta es mi sangre." ¡Comemos a Jesús! No puedo exagerar esto, especialmente a la luz de los informes que algunos, si no la mayoría, los católicos no entienden o creen esto. ¡Comemos… a… Jesús!
    Se entregó a nosotros en la última cena, la noche antes de morir. Para mí, eso dice que la Eucaristía es una continuación de la Primera Venida de Jesús, cuando vino en la carne y dijo que nos daría su carne para comer y su sangre para beber, que está fuera del sexto capítulo de Juan.
    O si es una segunda y distinta venida de Cristo, deberíamos tener dentro de nosotros un anhelo de esta venida de Cristo dentro de nosotros. Debemos tener un anhelo de conocer Su Presencia en nuestras almas.
    En otro punto, Su promesa era que estaría con nosotros hasta el final de la era. Eso no significa que cuando llegue "el fin de la era" ya no estará con nosotros. Significa que nunca nos abandonará. Si pedimos Su presencia, siempre estará allí con nosotros.
    Aplicar:
    Ahora, en este tiempo de Adviento, debemos asumir el grito de la iglesia que aparece como uno de los últimos versos de la Biblia. Se trata del libro del Apocalipsis: "Ven, Señor Jesús!", "Ven, llena los corazones de tus fieles. Enciende en ellos el fuego de tu amor. Envía tu Espíritu, y vamos a ser re-creado, y se procederá a renovar la faz de la tierra!".
    Esta oración que viene de Pentecostés resonó en la iglesia primitiva. Resuena también hoy, pidiendo no sólo la conversión de los corazones, sino una renovación de la conciencia de la presencia de Jesús para nosotros. Él viene a nosotros en la humildad, como lo hizo cuando llegó en Navidad. Él viene en humildad ahora en la forma, el sabor y la apariencia del pan y del vino que él MILAGROSAMENTE los cambios en su Cuerpo y Sangre.
    Esta es la promesa que hizo al final de el evangelio de san Mateo: "Yo estaré con vosotros siempre hasta el fin de los tiempos." Estas son las últimas palabras del Evangelio! ¿Cuánto apreciamos esta presencia de Jesús?
    Sé que hay algunos de ustedes que, debido a sus circunstancias en la vida, no pueden recibir el Cuerpo y la Sangre de Jesús en este momento. Pero vuestra fidelidad para entrar en Su presencia en esta iglesia revela vuestro anhelo por esa presencia en vuestra vida.
    Cuando entras en esta iglesia, o cualquier iglesia católica, ¿tiene la sensación de su presencia? Él entra, él espera, él anhela nuestra presencia, ya que estamos recibiendo de él o su adoración. Él viene… Él espera… Él anhela…
    Si nos amamos, Él vendrá a nosotros, junto con el Padre y el Espíritu Santo. Aquí, en este Adviento, estamos llamados a una estación de penitencia, pero una penitencia, que está llena de alegría y anticipación del regreso de la triunfante Rey. Es por ello que aún se canta el Aleluya antes del Evangelio ahora. Durante la Cuaresma no se canta el aleluya, porque ESA estación de penitencia está destinado a recordarnos lo que el pecado, nuestro pecado, costo de Dios: la muerte de Jesús en la cruz.
    Ahora, nos regocijamos, así como nos arrepentimos de nuestros pecados, porque Dios está con nosotros. Ya sea que lo veamos como lo hizo San Bernardo, que en la Eucaristía vemos una segunda venida separada de Jesús, o si es una continuación de su Primera Venida, y una declaración de que está con nosotros y siempre lo ha sido, no importa.
    Lo que importa es nuestro regocijo de que está con nosotros, guiándonos, por Causa de Su amor, al momento en que lo veremos cara a cara en Su venida final con todos los ángeles del cielo. Una última cosa: ¿recuerdas lo que Emmanuel significa? Dios con nosotros.
    Tengan un Bendito y santo Adviento, lleno del deseo de la Presencia tanto del Rey Triunfante, como del Cristo Hijo de la Navidad. Amén.
sort
Subscribe & Follow


Google Reader or Homepage
Add to My Yahoo!
Keyword Search