<< Home > << Weekend Homilies
Weekend Homilies
A listing of recent homilies delivered at my parish.
Una lista de homilías recientes entregadas en mi parroquia.
To Subscribe, copy the url below to your favorite podcatcher...
copy the url to your podcast reader  
  • Pub Date: Jul 14, 2019
  • 07-14-2019 - 15o Domingo de Tiempo Ordinario
  • Listen:
  • Lectura:
    Deuteronomio 30: 8-14
    Escribir:
    Tú volverás a escuchar la voz de Yahvé tu Dios y pondrás en práctica todos sus mandamientos que yo te prescribo hoy. 9 Yahvé tu Dios te hará prosperar en todas tus empresas, en el fruto de tu vientre, en el fruto de tu ganado y en el fruto de tu tierra. Porque de nuevo se complacerá Yahvé en tu felicidad, como se complacía en la felicidad de tus padres, porque tú escucharás la voz de Yahvé tu Dios guardando sus mandamientos y sus preceptos, lo que está escrito en el libro de esta Ley, cuando te conviertas a Yahvé tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma.
    Porque este mandamiento que yo te prescribo hoy no es superior a tus fuerzas, ni está fuera de tu alcance. No está en el cielo, como para decir: «¿Quién subirá por nosotros al cielo y nos lo traerá, para que lo oigamos y lo pongamos en práctica?» Ni está al otro lado del mar, como para decir: «¿Quién irá por nosotros al otro lado del mar y nos lo traerá para que lo oigamos y lo pongamos en práctica?» Sino que la palabra está bien cerca de ti, en tu boca y en tu corazón, para que la pongas en práctica*.
    Reflexionar:
    ¿Qué significa obedecer la voluntad de Dios? A obedecer sus mandamientos? La respuesta no puede ser tan duro como usted piensa.
    El Pápa San Juan Pablo Segundo, citando a san Agustín, dijo que "La ley fue dada que la gracia pudiera ser buscada; y nos ha concedido la gracia de que la ley pudiera ser cumplida". En algún lugar, la Escritura dice que es imposible para el hombre para agradar a Dios.
    Sin embargo, PODEMOS complacer a Dios cuando nuestras acciones están unidas a Cristo. Porque entonces lo que hacemos no somos sólo nosotros, sino Cristo viviendo en nosotros. Dios mismo nos enseña, por medio de su propia revelación, una manera plena y completa de vivir en armonía unos con otros, con toda la creación y, lo más importante, con él.
    Otra de mis fuentes lo dijo muy bien: "La ley está diseñada como una guía para la vida humana. No es parte de un misterio divino inaccesible. Creer lo contrario es nada menos que un intento de evadir la responsabilidad. En segundo lugar, la ley es una guía práctica de la vida diaria. No es un sistema obtuso que está más allá de la mayoría de las personas. La ley es EL modo de vida abierto a todos".
    Una manera de pensar en "evadir la responsabilidad" es decir "esto es demasiado difícil, ¿quién puede cumplir todo esto?" Y debido a este tipo de actitud, muchas personas abandonan la vida espiritual! Pero, todo el registro del trato de Dios con nosotros es uno de permitirnos seguir a donde él conduce. No sólo nos ofrece una gran forma de vida, sino que nos da el apoyo – a través del Espíritu Santo – para vivir esa vida.
    Permítanme repetir esa cita de San Agustín: "La ley fue dada que la gracia pudiera ser buscada; y nos ha concedido la gracia de que la ley pudiera ser cumplida".
    Demasiadas personas no aceptan la responsabilidad de vivir en santidad. Recuerdo la historia del evangelio de Marcos del joven rico. Jesús "lo miró con amor", pero el hombre se alejó. Lo que Moisés está tratando de decirle a los israelitas es, de alguna manera, exactamente lo que Jesús dice que somos capaces de cumplir. Podemos tener una vida abundante y plena, impulsada por el Espíritu Santo, que nos permita completar los mandamientos que Dios ha puesto ante nosotros.
    Recuerdo a alguien diciendo una vez: "Hay más cosas que hacer en la Biblia de las que no hay; así que si pasas tu tiempo haciendo lo que haces, no tendrías tiempo para hacer las que no hay, e incluso si pudieras, no lo harías, así que no puedes, así que no lo haces". No sé bien que traduce, pero es divertido en inglés.
    Aplicar:
    Pienso que esto es lo que nuestra lectura de Deuteronomio está tratando de explicar. Dios es el que nos da la fuerza para hacer lo que parece imposible. En este punto de su viaje por el desierto, los israelitas sabían lo mal que estaban al seguir los mandamientos de Dios. Pero, para que no se desalentaran demasiado, Dios les ofrece el consuelo de saber que la posibilidad de completar estos mandamientos está a su alcance.
    De hecho, en algunos manuscritos, la última línea de nuestra primera lectura de hoy dice de manera diferente: "No, es algo muy cerca de ti, en tu boca y en tu corazón, Y EN TUS MANOS, hacerlo." Un Padre de la Iglesia temprano dijo lo siguiente: "La boca representa la meditación sobre las palabras divinas; el corazón, la disposición del espíritu; las manos para hacer lo que se ordena.
    Jesús nos pide que comprendamos la plenitud de su verdad. Nos está llamando fuera de nosotros mismos de tal manera que nos preocuparíamos por alguien que había sido golpeado. En nuestro mundo de hoy hay muchas personas que han sido golpeadas espiritualmente, casi hasta la desesperación. Dios lo ha puesto en nuestra mente, es decir, en nuestra boca, para conocer sus palabras divinas, sus mandamientos. Lo ha puesto en nuestros corazones para entender de qué se trata una vida de santidad. Ha puesto en nuestras manos la capacidad de hacer estas obras de santidad.
    Esto también me recuerda la triple bendición que hago justo antes de leer el Evangelio. Está en la frente, los labios y el corazón, mientras digo en silencio: "Dios guarde su palabra en mi mente, en mis labios y en mi corazón." Este es el mismo tipo de idea que mencioné hace un momento. La capacidad de seguir los mandamientos de Dios, de hacer su voluntad, "es algo muy cerca de ti, en tu boca y en tu corazón, y en tus manos, para hacerlo."
    Podemos elegir ser como el escriba que quería justificarse, y así casi se pierde la gracia que Dios había planeado para él. Podemos ser como el joven rico que eligió alejarse en lugar de recibir la gracia, la llamada a la santidad. O podemos pensar en lo que Dios nos ha dado para hacer, abrir nuestros corazones con valor que camina con nosotros, y usar nuestras manos, nuestras habilidades, todas nuestras habilidades para llevar la santidad a un mundo que no parece entenderla ni quererla.
    Una pregunta más sencilla: ¿quieres la santidad de Dios en el centro de tu vida, en el centro de tu corazón?
    ruegue/alabanza:
    Normalmente, como ustedes habrán notado, he sido concluir mi homilía con la oración. Pero, esta vez, voy a tomar unos momentos de silencio y los invitamos a contestar esa pregunta personalmente (¿quieres la santidad de Dios en el centro de tu vida, en el centro de tu corazón?), entre usted y Dios en la oración.… Amén.
sort
Subscribe & Follow


Google Reader or Homepage
Add to My Yahoo!
Keyword Search