<< Home > << Weekend Homilies
Weekend Homilies
A listing of recent homilies delivered at my parish.
Una lista de homilías recientes entregadas en mi parroquia.
To Subscribe, copy the url below to your favorite podcatcher...
copy the url to your podcast reader  
  • Pub Date: Jun 23, 2019
  • 06-23-2019 - El Cuerpo y La Sangre de Cristo
  • Listen:
  • Quiero comenzar con dos oraciones, una u otra se ora en cada misa, aunque no la escuchen.
    +++++
    Señor Jesucristo, Hijo de Dios vivo, que por voluntad del Padre, cooperando el Espíritu Santo, diste con tu muerte la vida al mundo, líbrame, por la recepción de tu Cuerpo y de tu Sangre, de todas mis culpas y de todo mal. Concédeme cumplir siempre tus mandamientos y jamás permitas que me separe de ti.
    Y la oración número dos:
    Señor Jesucristo, la comunión de tu Cuerpo y de tu Sangre no sea para mí un motivo de juicio y condenación, sino que, por tu piedad, me aproveche para defensa de alma y cuerpo y como remedio saludable.
    +++++
    Una de las oraciones anteriores es orada por el sacerdote después del Cordero de Dios y antes de recibir la Comunión. Como oíste, son similares, pero distintos.
    Personalmente, cuando me siento bien acerca de la condición de mi propia alma, me gusta orar cuanto más tiempo. Ahora bien, no estoy diciendo que me considero listo para la canonización, pero hay momentos en que sé que no estoy caminando tan bien como debería en la gracia de Dios. Es entonces cuando me gusta rezar el segundo, porque me recuerda más específicamente la necesidad que tengo para la misericordia de Dios, y que si no tengo cuidado, puedo ver Su "juicio y condenación...", no Su misericordia. – Y a veces, sólo quiero utilizar la oración más corta... ¿Entienden?...
    La primera y más larga oración me recuerda que el Cuerpo y la Sangre de Jesús trae libertad a quienes la reciben dignamente. Por lo tanto, también habla de una liberación del juicio y la condena; pero habla de ello en términos de la libertad del amor. La segunda oración que veo cómo llamar o caer sobre la misericordia de Dios por encima de todo lo demás, reconociendo que necesito esa misericordia tan desesperadamente. El cierre de la primera oración también es importante para mí: "nunca me dejes separarme de ti".
    Se supone que estas oraciones deben ser oradas por el sacerdote en voz muy baja, así que respeto las rúbricas de la Misa, aunque trato de hablar un poco más que muchos de mis hermanos sacerdotes, porque creo que estas oraciones son tan simples y hermosas. Creo que pueden – y deben ser – parte de la oración antes de la Comunión para todos.
    En esta fiesta del Cuerpo y la Sangre de Cristo (Corpus Christi), quiero que todos pensemos en lo que este don supremo de Dios hace por nosotros. Hablé hace un par de semanas sobre cómo nos ofrecemos en el altar junto con Cristo, y que el Cuerpo y la Sangre, el alimento que nos llega del altar, nos prepara para ir al mundo para hacer de nuestras vidas un sacrificio vivo a Dios. Ahora, en este día de fiesta, estamos llamados al altar para OFRECERNOS a nosotros mismos... y recibir de Dios POR NOSOTROS mismos y por los demás.
    Debemos llevar la Eucaristía que recibimos en nuestros mundos individuales, en nuestra vida individual, para que aquellos que no entienden la bendición y la misericordia de Dios vean en nosotros esa misma bendición y misericordia. Para que no vean el juicio y la condenación de Dios, sino la misericordia y la protección de nuestras almas y cuerpos; no los pecados y el mal de la humanidad caída, sino la libertad y el gozo de vivir en los mandamientos de Dios que nos impiden separarnos de Él.
    Estas profundas oraciones de la Iglesia nos llaman a reconocer cuánto necesitamos la salvación y la misericordia de Dios. Como dije, están destinados a ser la oración próxima del sacerdote, pero creo que son grandes preparativos para todos antes de recibir su propia Comunión.
    Durante esta misa, me propongo rezar la oración en una más fuerte de lo normal en el momento apropiado, de manera que todos ustedes serán invitados a entrar en esta oración hoy, y quizá, como lo recuerde - usted va a hacer o algo similar, una parte regular de su propia preparación para la comunión.
    Hay una gran potencia y el regalo en el Cuerpo y la Sangre de Cristo. Los demonios tiemblan cuando Jesús viene a nosotros en esta forma humilde. No tenemos que temblar, pero nos tenemos que acercar en temor y maravilla que Jesús decide estar con nosotros en Su humildad y majestad indiscutible.
    El Cuerpo y la Sangre de Cristo nos guarden para la vida eterna.
sort
Subscribe & Follow


Google Reader or Homepage
Add to My Yahoo!
Keyword Search