<< Home > << Weekend Homilies
Weekend Homilies
A listing of recent homilies delivered at my parish.
Una lista de homilías recientes entregadas en mi parroquia.
To Subscribe, copy the url below to your favorite podcatcher...
copy the url to your podcast reader  
  • Pub Date: Feb 24, 2019
  • 02-24-2019 - 7o Domingo en Tiempo Ordinario
  • Listen:
  • Lectura:
    Lucas 6:38
    Escribir:
    “Porque con la misma medida con que midan, serán medidos”.
    Reflexionar:
    Tengo una pregunta para ustedes: que es más lleno, un tambor de agua o un dedal de agua? Yo no pregunte que tenía una mayor capacidad, pero que estaba más lleno.
    Hoy, Jesús nos está dando una larga lista de declaraciones morales sobre cómo vivir. Pero, para mí, la línea más importante, de alguna manera, es la última línea. Si elegimos vivir una vida moral, según el camino de Jesús en el Evangelio, vamos a encontrarnos con una capacidad cada vez mayor de hacer el bien y el bueno para los que nos rodean.
    Es una pregunta de negociar en el dedal para el barril. Cuando seguimos el mandamiento de Jesús para amar a nuestros enemigos, para hacer el bien a los que nos odian, y todas las otras cosas que él enumera, su primera promesa es que vamos a ser hijos de Dios.
    Si somos hijos de Dios, hijos del rey, estamos distribuyendo la riqueza del rey cuando nos preocupamos por los demás. No distribuimos algo que poseemos. Pero si nuestro deseo es tomar lo que tenemos al mundo que nos rodea, porque somos hijos del rey, tiene sentido tomar lo más grande de un recipiente que podamos en el mundo, ya que estamos regalando lo que le pertenece al rey.
    El último versículo del Evangelio de hoy es, por supuesto, un poco más largo: “Den y se les dará: recibirán una medida buena, bien sacudida, apretada y rebosante en los pliegues de su túnica. Porque con la misma medida con que midan, serán medidos”.
    Aplicar:
    Dado que todos tenemos que dar es lo que Dios nos ha dado, es una cuestión de nosotros aprender a no aferrarse a lo que no es realmente nuestro. Es una cuestión de dar de nosotros mismos y de Dios, que nos permite ser verdaderamente sus hijos.
    Es aquí donde la pregunta inicial viene de hoy. Si vamos a dar a los dones de Dios, y lo hacemos con un gran barril, en lugar de un pequeño dedal, la promesa de Dios es que él nos dará aún más. Pero más en el cielo será en proporción a lo que hemos hecho aquí en la tierra. No simplemente como una recompensa por hacerlo bien, pero será una cuestión de cuánto del amor de Dios, seremos capaces de contener cuando estamos en el cielo, porque hemos compartido aquí en la tierra. Y esto se basará en cuán bien vivimos la ley del amor que Jesús nos presenta en los Evangelios.
    Dios no puede ser superado en generosidad. Por mucho que le damos a Dios en esta vida, aun cuando sea suyo para empezar, él nos dará mucho más en la vida eterna. No porque seamos merecedores, o por lo que hemos hecho, sino porque hemos llegado a comprender la magnitud de su deseo de revelar su amor al mundo, y hemos estado dispuestos a ser la lupa de su amor al mundo.
    Si usted ha abierto sus brazos para mostrar su amor al mundo, usted será capaz de abrazar mucho más de Dios en el cielo. Si usted sólo ha abierto su mano para mostrar su amor al mundo, todo lo que usted será capaz de tomar es un puñado de Dios en el cielo.
    Pero para volver a la analogía original, un barril lleno de agua o un dedal lleno de agua todavía está lleno, y no se siente ninguna falta en el cielo porque nuestra capacidad será maximizada.
    Utilizo la palabra maximizada a propósito. El fundador del Instituto de sacerdotes al que pertenezco era aficionado a la frase: el maximalismo apostólico. Los medios apostólicos que se envían, y el maximalismo significa ir a lo más lejos posible en lo que haces. Así que no debemos trabajar con el dedal de la gracia, sino con un barril de gracia, no... Un océano de gracia. Hemos sido enviados porque somos hijos del rey como sus embajadores de la gracia.
    ruegue/alabanza:
    Señor Jesús, nos has instruido en cómo somos los mejores para ser tus discípulos, tus apóstoles. Habéis enviado a vuestro espíritu con todos sus dones que debemos compartir con el mundo que nos rodea.
    En primer lugar, le agradecemos por esos dones. Son signos de tu amor para cada uno de nosotros. Pero ahora Señor, ayúdanos a compartir ese don de amor con los que nos rodean. Sabes lo mejor que podemos hacer eso. Usted sabe quién es el más necesitados. Colóquelo delante de nosotros aquellos que podamos ayudar que escucharán su voz que viene a través de nuestra ofrenda de sus dones a ellos.
    Segundo, Señor, amplía nuestra capacidad para que no tengamos sólo una mano abierta, sino brazos abiertos, que mientras trabajemos para ti aquí y ahora, podremos abrir nuestros brazos para abrazar la mayor cantidad de ti cuando te lleguemos al cielo. No sólo queremos estrechar la mano, porque eso es todo lo que tenemos, pero queremos abrazarte, y ser abrazado por ti.
    Danos barriles de tu gracia, no, océanos de tu gracia para compartir con el mundo que nos rodea. Amén.
sort
Subscribe & Follow


Google Reader or Homepage
Add to My Yahoo!
Keyword Search