<< Home > << Weekend Homilies
Weekend Homilies
A listing of recent homilies delivered at my parish.
Una lista de homilías recientes entregadas en mi parroquia.
To Subscribe, copy the url below to your favorite podcatcher...
copy the url to your podcast reader  
  • Pub Date: Jan 27, 2019
  • 01-27-2018 - 3o Domingo del Tiempo Ordinario
  • Listen:
  • Lectura:
    Nehemías 8:9
    Escribir:
    Entonces Nehemías, el gobernador, Esdras, el sacerdote y escriba, y los levitas que instruían a la gente, dijeron a todo el pueblo: “Éste es un día consagrado al Señor, nuestro Dios. No estén ustedes tristes ni lloren…”
    Reflexionar:
    Creo que para entender esta lectura de Nehemías, tenemos que profundizar en toda la revelación de Dios a través de la Biblia. Podría pasar mucho tiempo tratando de desarrollar cada uno de estos ejemplos, pero los dos o tres más importantes que voy a ampliar mis comentarios sobre.
    Los ejemplos de los que hablo son los ejemplos de Pacto en toda la Biblia. Hay muchos ejemplos, pero en mi opinión hay siete convenios primarios entre Dios y los seres humanos. El primero nos da el ejemplo por el cual debemos entender la teología del Pacto. Es el pacto entre Dios y Adán y Eva, que nos incluye a todos.
    Es por eso que Dios descansó en el séptimo día. El séptimo día es una indicación del vínculo del Pacto. Y es por eso que el día del Señor es un día de reposo. Pero, apunta hacia delante a todos los otros convenios.
    El siguiente Pacto ocurrió con Noé y su familia, y Dios lo selló con la promesa de nunca destruir la tierra por inundación de nuevo, y colocando el arco iris en el cielo.
    El tercer Pacto ocurrió con Abraham y Dios. Dios selló esto por un par de cosas diferentes. Uno de ellos era un sacrificio ritual específico de los animales. Los animales fueron asesinados, y el Pacto se estableció diciendo que quien rompió el Pacto, que la misma cosa les suceda como sucedió a los animales.
    El cuarto Pacto fue con Moisés y los israelitas cuando salieron de Egipto. Se estableció formalmente con la entrega de los 10 mandamientos.
    El quinto Pacto era el pacto con David, y la promesa de que él tendría un heredero a su trono que duraría para siempre.
    Ahora, hagamos una pausa por un momento y comprendamos lo que los israelitas esperaban que sucedieran con este reino Davídico. Pensaron que sería una potencia mundial para el resto del tiempo de la existencia de la tierra. Esa es la forma en la que se vislumbró la promesa que Dios hizo a David. Cuando fueron invadidos por los asirios, y llevado en cautividad, fue una crisis importante para la nación.
    Y eso nos lleva a la historia de Esdras y Nehemías. Ellos estaban a cargo de la restauración de la ciudad de Jerusalén después de este cautiverio asirio y babilonio. Pero ya no veían a la nación como algo que era de un reino terrenal. Parece haber habido una idea de la restauración de la nación como una nación de sacerdotes para el mundo. Que lo que debían ser era ser seguidores de la ley que Dios había establecido a través de Moisés, y siguiendo la ley de esta manera, ser ejemplos para el mundo.
    Esta idea en el sexto pacto fue prominente todo el camino hasta el tiempo de Jesús. Creían que debía ser una nación libre, y ésa es la razón por la que no le gusta la ocupación romana. Sin embargo, seguían luchando a verse a sí mismos como una nación basada en una comprensión espiritual de su identidad. Pero también había muchas personas que se mantienen en la idea de que el davídico reino sería restaurada.
    Esta dicotomía en su pensamiento, a saber, que eran una nación espiritual, y ellos eran una nación de poder, dejaron grandes divisiones en la nación de Israel en el tiempo de Jesús.
    La gente en la época de Esdras y Nehemías comprendió el llamado a la santidad que Dios les estaba dando. Pero todavía no era suficiente. Lo que más necesitaba era la intervención de Dios mismo. En el séptimo y último pacto, que llamamos el nuevo pacto de Jesús, recibimos ese "más".
    Aplicar:
    Así que estamos viendo en esta primera lectura de hoy una transformación en las mentes y los corazones del pueblo de Dios que les llevaron a comprender que Dios les llamaba a un nivel más profundo de la santidad.
    Eso fue amplificado por la vida de Jesús, y por la descendencia del Espíritu Santo en la iglesia primitiva. Esta amplificación es nuestra herencia. Hemos entrado en la plenitud del pacto con Dios, aquí en este séptimo Pacto. Comenzó con Dios revelándose a Adán y a Eva, y luego a través de Noé y Abraham, Moisés y David y Esdras y Nehemías e Isaías, Jeremías y Ezequiel... ¿necesito enumerar más?
    Toda la revelación de Dios apunta a lo que Jesús hizo, y lo hace, en nuestras vidas. Los israelitas con Esdras lloraban porque se dieron cuenta de lo mucho que habían estado fallando en el Pacto que Dios les había dado antes. Y es por eso que Esdras y Nehemías dijeron al pueblo “Éste es un día consagrado al Señor, nuestro Dios. No estén ustedes tristes ni lloren…”
    Necesitamos escuchar la misma voz de Dios que habla a nuestros corazones hoy. No sólo un grito de lamento a causa de nuestro fracaso para vivir lo que Dios nos pide, sino un grito de gozo porque nos ha perdonado nuestros fracasos y nos ha llamado a vivir en la nueva alianza de la gracia, ganado por nosotros por Jesús en la Cruz. Necesitamos escuchar las voces del Antiguo Testamento llamándonos a la santidad. Necesitamos escuchar las voces del nuevo testamento mostrándonos lo que parece vivir esa santidad.
    Por último, quiero reconocer lo que estamos viendo en nuestro país en nuestros días. La tragedia de la Asamblea de Nueva York vitoreando en la aprobación de un proyecto de ley que autoriza una guerra abierta sobre el feto en cualquier momento antes del nacimiento. Las terribles mentiras que se dicen en los medios de comunicación para humillar a los jóvenes católicos que eran lo suficientemente valientes como para enfrentarse a la vida, y enfrentar la persecución no sólo frente a ellos, sino a través de los medios de comunicación. Estas dos últimas noticias eventos, en mi opinión, demuestran lo peligroso de estado estamos en porque estamos ignorando el legítimo pacto con Dios, su amor y su misericordia.
    Creo que en los días y años venideros, como católicos vamos a tener que estar ante el mundo y enfrentar las posibilidades de no sólo ser derribados, sino ser empujados hacia abajo. Pero la promesa de Jesús es que él nos verá a través de la gloria del cielo, aunque signifique los terrores del martirio.
    Ruegue/Alabanza:
    Señor Jesús envía tu espíritu a tu pueblo en este día. Renueva tu Pacto en el corazón de TODOS aquí. Ayúdanos a llorar con tristeza por nuestros pecados, y a llorar de gozo por tu misericordia.
    Nos has llamado a ser su pueblo santo. Has enviado a tu Espíritu para que nos permita vivir en la santidad. Ayúdanos a buscar en este nuevo pacto de gracia. Nos ayuda a saber con certeza que desea que tengamos éxito en vuestra santidad.
    Señor, te damos la vuelta a ti como lo hizo la gente en el día de Ezra y Nehemías. Cada uno de nosotros ha fracasado por nuestra cuenta para estar a la vista de su pacto, pero usted nos ha dado la gracia de vivirla, si sólo le preguntaremos.
    Estamos preguntando, Señor. Ayúdanos a vivir plenamente en tu Pacto aquí y ahora, para que podamos regocijarnos con vosotros para siempre en el Pacto final de la fiesta nupcial del cordero. Amén.
sort
Subscribe & Follow


Google Reader or Homepage
Add to My Yahoo!
Keyword Search