<< Home > << Weekend Homilies
Weekend Homilies
A listing of recent homilies delivered at my parish.
Una lista de homilías recientes entregadas en mi parroquia.
To Subscribe, copy the url below to your favorite podcatcher...
copy the url to your podcast reader  
  • Pub Date: Jan 13, 2019
  • 01-13-2018 - El bautismo del Señor
  • Listen:
  • Lectura:
    Juan 3:22
    Escribir:
    "Tú eres mi Hijo, el predilecto; en ti me complazco".
    Reflexionar:
    Creo que estas palabras son las más fáciles de escuchar, y las más difíciles de escuchar de todas las escrituras.
    Son los más fáciles de escuchar, porque se habla de Jesús. Todos entendemos que el padre estaba manifestando su gloria en Jesús en el momento de su bautismo. Sabemos que la Paloma que viene del cielo es una manifestación del Espíritu Santo. Así que no nos sorprende escuchar estas palabras acerca de Jesús. Él es el hijo amado del padre. Bien. Ese es el fácil de escuchar. ¿Cuál es la difícil?
    Es que el padre está dispuesto a decir lo mismo de cada uno de nosotros. Claro, lo sabemos en cierto sentido debido a la forma en que se nos ha enseñado nuestra fe. Pero, ¿cuánto resonará realmente en nuestros corazones?
    Sé en mi propia vida, debido a los errores que hago, que hay momentos en los que cuestiono si realmente tengo el amor del padre. Lo sé, incluso como digo eso, suena un poco extraño. Pero ese es el resultado del pecado. Nos hace cuestionar si tenemos o no el amor del padre.
    ¡Es una verdad absoluta que Dios nunca dejará de amarnos, incluso si caminamos al infierno! Y esto es parte del problema del pecado.
    Es incorrecto suponer sobre el amor, la misericordia y la justicia de Dios, sin embargo, por mucho que siempre está ahí. Su amor es constante e inquebrantable. Pero también es justo. Y para que podamos acercarnos a él, necesaria para mostrarnos su amor incondicional. Que no es sólo en Jesús en la cruz, pero también es evidente en el don del Bautismo.
    Con el bautismo, ya no somos seres humanos, sino que nos convertimos en seres sagrados. Seres dotados de un cambio de substancia en nuestras almas. Como dirá San Pablo, nos convertimos en coherederos con Cristo.
    Con el bautismo, Dios hace más que simplemente restaurarnos a una inocencia original, similar a lo que Adán y Eva tenían, y lo que María, la madre de Dios, nunca perdió. Él coloca dentro de nosotros una marca perfectamente sagrada, inamovible y sin desprendible, que la enseñanza de la iglesia llama "una huella indelebles en el alma".
    Ahora, este es un misterio maravilloso, y es uno que es, honestamente, difícil de mantener en mi mente-de nuevo, porque sé mis propios fracasos. Dios nos ve a través de esta huella indeleble en el alma. Él nos ve, sin profanarnos, y Santo. Somos nosotros los que no mantenemos esto claramente en nuestras mentes y en nuestros corazones. Debido a que fracasamos, necesitamos la reconciliación – o llamarlo confesión, si eligen.
    El bautismo es un baño de regeneración, regenera dentro de nosotros esta inocencia original que Dios desea que nos vea. Es nuestro fracaso ver esta inocencia como parte de lo que somos que nos lleva al pecado, y la necesidad de arrepentimiento. Esta es la razón por la que el bautismo se hizo al principio en un río, para significar la gracia que fluye y sobrealimenta a Dios. Es por eso que derramamos el agua hoy, en el bautismo, para recordarnos la gracia que fluye de Dios.
    Cuando llegamos a la confesión, y el sacerdote levanta la mano para dar la absolución, no es malo pensar en la mano del sacerdote como... una cabeza de ducha de esta misma gracia que fluye de Dios, esta gracia santificante de Dios, que nos restaura, una y otra vez, como hijos e hijas de Dios. Es donde escuchamos de nuevo que Dios nos dice, tal como le hizo a Jesús: "tú eres mi hijo amado, eres mi hija amada".
    Aplicar:
    Así que necesitamos entender qué clase de don de Dios nos ha dado, a través de Jesús y su bautismo, a través de nuestro bautismo, a través de la confesión, y también a través de la Eucaristía.
    ¿Te acuerdas que dije que nuestra sustancia es cambiado de simplemente seres humanos al seres sagrado porque del Bautismo? Este cambio de fondo no sólo se da en el bautismo. La sustancia del pan y del vino se cambia en el cuerpo y la sangre de Jesús en cada Eucaristía.
    ¿Cuán sagrado tratamos la Eucaristía? ¿Cuán sagrado debemos tratarnos a NOSOTROS mismos a causa de nuestro bautismo? ¿Cuán sagrado debemos tratar a nuestros hermanos y hermanas en Cristo? ¡ Somos coherederos de Cristo!
    Escuchen estas palabras de Dios una vez más: "tú eres mi hijo amado, tú eres mi hija amada; con usted estoy muy contento.” ¿Esas palabras revuelven tus corazones, incluso a través de tus fracasos?
    ruegue/alabanza:
    Padre celestial, la debilidad de nuestros pecados ha dañado NUESTRA comprensión de lo que has hecho por nosotros en el bautismo. Sin embargo, no ha cambiado lo que estamos a tu vista. Ayúdanos a vernos a nosotros mismos como nos ves. Ayúdanos a ver a los demás de la misma manera. Ayúdanos a confiar en tu amor y misericordia, y a vivir en tu justicia.
    Danos la confianza que necesitamos hoy para recurrir a ti en nuestro tiempo de necesidad, para que no seamos temerosos, pero puede estar confiado en tus misericordias siempre presentes que desean restaurarnos a tu santidad. Ayúdanos a largo tiempo por esa santidad en nuestro corazón.
    Danos la confianza que necesitamos hoy para recurrir a ti en nuestro tiempo de necesidad, para que no seamos temerosos, pero puede estar confiado en tus misericordias siempre presentes que desean restaurarnos a tu santidad. Ayúdanos a conocer la santidad que has colocado en nuestras almas, para sentirlo en nuestros corazones.
    Durante mucho tiempo, en cada una de nuestras vidas, hemos estado luchando contra nosotros mismos, contra lo que usted puso en nosotros de su santidad. Estamos cansados, Señor, de pelear contra nosotros mismos y contra ti.
    Porque somos coherederos de Cristo, ayúdanos a vernos a nosotros mismos como princesas y príncipes de tu reino. Ayúdanos a ser testigos dignos de un rey tan grande. Y por última vez en esta temporada: Feliz Navidad. Amén.
sort
Subscribe & Follow


Google Reader or Homepage
Add to My Yahoo!
Keyword Search