<< Home > << Weekend Homilies
Weekend Homilies
A listing of recent homilies delivered at my parish.
Una lista de homilías recientes entregadas en mi parroquia.
To Subscribe, copy the url below to your favorite podcatcher...
copy the url to your podcast reader  
  • Pub Date: Dec 30, 2018
  • 12-30-2018 - Fiesta de La Sagrada Familia
  • Listen:
  • Lectura:
    1 Juan 3:2[,3…], 21
    Escribir:
    Y ya sabemos que, cuando él se manifieste, vamos a ser semejantes a él, porque lo veremos tal cual es. [Todo el que tiene esta esperanza en él se purifica, porque él es puro.]
    Si nuestra conciencia no nos remuerde, entonces, hermanos míos, nuestra confianza en Dios es total.
    Reflexionar:
    ¿Pueden mirar a un chico y saber cómo se verá como es un hombre? Oh, hay algunos intentos generados por computadora en nuestro día, pero en el día de Juan? Eso no es posible. De la misma manera, él está tratando de decirnos que lo que somos ahora es como un niño en comparación con lo que estaremos cuando estemos en el cielo. Así como no se puede ver al hombre en el niño, no podemos saber lo que será como en el cielo.
    Pero, el primer versículo que se omite en nuestra lectura de Juan hoy nos lleva aún más en la virtud de la esperanza: “Todo el que tiene esta esperanza en él se purifica, porque él es puro.” Qué esperanza? Que seremos como Dios. Permítanme contarles una historia sobre mí.
    Mi padre hizo muchas remodelaciones en nuestra casa. Cuando era muy joven, estaba remodelando una sección de la casa y poniendo placas de yeso. Según mi padre, Me agaché con mi pequeño martillo de plástico y empecé a golpear la placa de yeso y diciendo "te ayudaré papi, te ayudaré Papi". De niño, ¿qué sabía de las uñas? Todo lo que sabía era que mi padre estaba colocando la placa de yeso contra la pared, golpeándola con su martillo, y se quedó en la pared. Así que me iba a ayudar a mi papá, asegurándose de que las planchas se le obedecen.
    Esta historia señala que, a medida que tratamos de seguir lo que Dios quiere de nosotros, es posible que no siempre lo tengamos bien. ¡ No siempre parecemos a Dios para el mundo! Podríamos cometer errores. El resto de la sección de la carta de Juan que la iglesia salta para nosotros en esta sección de Juan habla acerca de la necesidad de evitar el pecado. La necesidad de conformarnos a los caminos de Dios. Ser santificarse, como él es santo. Para ser puros, como él es puro.
    Dios odia nuestros pecados, pero sabe que son errores causados por nuestra condición humana caída. Por eso Jesús vino a salvarnos. La sección omitida de la carta de Juan contrasta a los hijos de Dios y a los hijos del diablo; amor y odio. Entonces, la parte que recogemos hoy es que nuestros corazones pueden tener confianza en Dios, porque el Espíritu Santo permanece con nosotros. Cuando nos hacemos puros y Santos, el Espíritu Santo desea permanecer con nosotros. Sí, desea... Para estar con nosotros.
    El siguiente versículo que se omitió dice: "todo el que comete pecado, comete anarquía, porque el pecado es la anarquía". Pero estamos llamados a la pureza, a la santidad, a la rectitud, a la justicia instituida por Jesús para nuestra salvación.
    Aplicar:
    ¿Por qué se nos ha dado esta lectura en la fiesta de la Sagrada Familia? Cuando Jesús permaneció en el templo, nos enseñó que estamos llamados a perseguir la santidad de Dios. Incluso cuando era niño, estaba apuntando hacia lo que iba a ser como un hombre. Puede que sea el único chico en el que podamos ver al hombre.
    Pero ahora somos hijos de Dios, llenos del Espíritu Santo que nos hace capaces de responder en el mundo de una manera que revelará la gloria de Dios. Nuestra respuesta a la presencia del Espíritu Santo en nosotros nos hace capaces de ir más allá de ser sólo un hijo de Dios, al convertirnos en los hombres y mujeres que Dios necesita en nuestro mundo hoy para brillar su luz en un mundo de tinieblas.
    Nos transformaremos completamente sólo cuando veamos a Dios cara a cara. Pero debido a que el Espíritu Santo ha sido derramado en nuestras vidas, podemos vivir una vida de santidad y pureza, de gracia y majestad de la que nuestro Padre celestial estará orgulloso.
    Mi padre me contó la historia de mi martillo de plástico con orgullo en sus ojos. ¿Te mira nuestro Padre celestial con orgullo en sus ojos? ¡ Claro que sí! Incluso cuando cometemos errores tontos, siempre que aprendamos de ellos y crezcan en santidad.
    ruegue/alabanza:
    Dios Todopoderoso y padre de todos nosotros, elegiste perdonar nuestros pecados para que viviéramos en tu santidad. A finales de este año nos volamos a vosotros, conociendo nuestros propios fracasos, que no hemos vivido a la santidad que nos pides. Para este nuevo año, envía el poder de tu espíritu a nosotros para que podamos vivir como tus santos hijos, príncipes y princesas del Reino.
    Nos enviaste el ejemplo de Jesús, cuya vida perfecta fue siempre un sacrificio para ti. Ayúdanos a hacer lo mismo de nuestras propias vidas, por ninguna otra razón que tu gloria. Alejen nuestros corazones de lo que no les da gloria, para que podamos ser vistos como haciendo su voluntad, incluso si es... sólo un martillo de niño. Hagan nuestros deseos plenamente alineados con su voluntad, que toda gloria sea "al padre, y al hijo, y al Espíritu Santo, como en un principio ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.”
sort
Subscribe & Follow


Google Reader or Homepage
Add to My Yahoo!
Keyword Search