<< Home > << Weekend Homilies
Weekend Homilies
A listing of recent homilies delivered at my parish.
Una lista de homilías recientes entregadas en mi parroquia.
To Subscribe, copy the url below to your favorite podcatcher...
copy the url to your podcast reader  
  • Pub Date: Dec 23, 2018
  • 12-23-2018 - 4o Domingo de Adviento
  • Listen:
  • Lectura:
    Salmo 79, 2ac y 3b. 15-16. 18-19
    Escribir:
    Escúchanos, pastor de Israel;
    tú que estás rodeado de querubines,
    manifiéstate;
    despierta tu poder y ven a salvarnos.

    Señor, Dios de los ejércitos, vuelve tus ojos,
    mira tu viña y visítala;
    protege la cepa plantada por tu mano,
    el renuevo que tú mismo cultivaste.

    Que tu diestra defienda al que elegiste,
    al hombre que has fortalecido.
    Ya no nos alejaremos de ti;
    consérvanos la vida y alabaremos tu poder.
    Reflexionar:
    Del salmo responsorial de hoy: (Repetir la segunda estrofa). Este salmo fue escrito durante una época de gran aflicción en Israel, cuando fueron atacados y llevado finalmente al exilio. Fue un grito de lamento sobre la sentencia que Dios ya había colocado contra Israel por su infidelidad.
    Pero, como muchos de los salmos de lamento, no centrarse tanto en el dolor que se siente la gente, pero en una apelación a Dios de la majestad. Repetidamente hacen referencia a cómo el resultado de su exilio era que Dios no estaba siendo mirado tan grande como él es.
    No estaban diciendo: "Oh, cuán terrible es para nosotros." Pero fueron en lugar clamando que la gloria de Dios se revela a través de la restauración de la adoración a él en Jerusalén.
    Aplicar:
    Esto es con el fondo, cuando nos fijamos en que para nosotros, estamos en una posición muy similar hoy. Lo sé, es cierto, no hemos sido exiliados. No hemos sido invadidos por extranjeros, cuyo deseo es destruir. En lugar de ello, tenemos un insidioso ataque por una cultura que ya no es cristiano. No estoy diciendo esto para reducir los terribles fracasos morales que ha existido en la iglesia en las últimas décadas, son de hecho una abominación.
    Sin embargo, ¿por qué la sociedad es tan rápida de atacar a la iglesia debido a estos fracasos? Es porque quieren atacar a la majestad de Dios. Otra vez, del salmo: “Señor, Dios de los ejércitos, vuelve tus ojos, mira tu viña y visítala…” Esto necesita ser el grito de la iglesia hoy. No por nuestro honor, sino que la majestad de Dios será revelada en un mundo que no quiere oír lo majestuoso que es realmente, acerca de cuán santo es, de lo necesario que es para nosotros que hemos sido hechos a imagen y semejanza de Dios para volver a Él.
    El versículo 17 del Salmo no se menciona en el salmo responsorial que tenemos hoy. Esto es lo que dice: "aquellos que lo queman o lo cortan, pueden perecer a su reprensión." Nosotros, colectivamente, como la iglesia, han fallado a la majestad de Dios. La Iglesia es santa y sin mácula, pero sus miembros, pues que es otra historia.
    Y ha dañado, no sólo la reputación de la iglesia, sino la imagen de Dios a los ojos de los incrédulos, y de los débiles creyentes, como los que sólo parecen venir a la iglesia un par de veces al año. Fueron los creyentes fuertes los que vinieron con Salmos como los que tenemos hoy.
    La última estrofa del Salmo dice: “Que tu diestra defienda al que elegiste, al hombre que has fortalecido…” Sabemos que el hijo del hombre es Jesús. Y recuerden lo que dice a continuación: “Ya no nos alejaremos de ti…” Pues bien, Dios ha detenido el Hijo del Hombre, Jesús. Él es el fuerte de Israel. Él es el León de Judá. El Salvador del mundo… si sólo el mundo lo aceptaría.
    Esto necesita ser la fuerza impulsora de nuestras vidas. Este grito, procedente del antiguo Israel, necesita volver a sonar de la iglesia: ven y salva a tu pueblo, oh Señor. No por su bien, sino por el bien de su majestad.
    Ruegue/Alabanza:
    Señor Jesús, el día que recordamos su nacimiento está a pocas horas de distancia. Este tiempo de Adviento está casi desaparecido. La iglesia está pidiendo a gritos la curación. Muchos de sus hijos han marchado, porque de lo que han visto en la iglesia. Traer sanación a su iglesia, no sólo por nuestro bien, sino por el bien de Su Majestad, por el bien de su santidad.
    Restaurar la iglesia en este día, no a la gloria parecía haber tenido, pero para ser su esposa, la santa e inmaculada. Una novia que busca la venida de su novio. Una novia que se alegra de que su día se aproxima.
    Demostrar su majestad, su santidad, su justicia, no para nuestro bien, sino por el suyo, de forma que otros usuarios podrán ver, comprender, y deseo lo que ofrecen: una vida de verdadera alegría y felicidad, incluso en medio del sufrimiento en este mundo, y un lugar permanente de alegría y felicidad para siempre en el cielo. Amén.
sort
Subscribe & Follow


Google Reader or Homepage
Add to My Yahoo!
Keyword Search