<< Home > << Weekend Homilies
Weekend Homilies
A listing of recent homilies delivered at my parish.
Una lista de homilías recientes entregadas en mi parroquia.
To Subscribe, copy the url below to your favorite podcatcher...
copy the url to your podcast reader  
  • Pub Date: Nov 11, 2018
  • 11-11-2018 - 32o Domingo en Tiempo Ordinario
  • Listen:
  • Lectura: Hebreos 9:24-28
    Escribir: Anote el (los) versículo (s) clave.
    (27-28) Y así como está determinado que los hombres mueran una sola vez y que después de la muerte venga el juicio, así también Cristo se ofreció una sola vez para quitar los pecados de todos. Al final se manifestará por segunda vez, pero ya no para quitar el pecado, sino para salvación de aquellos que lo aguardan y en él tienen puesta su esperanza.
    Reflexionar: reflexionar sobre la regla (principal o idea), y registrar lo que Dios habla a tu mente y corazón.
    Estos últimos versículos de la carta a los hebreos que leemos hoy me hicieron pensar en "las cuatro últimas cosas". ¿Cuántos de ustedes pueden nombrar las "cuatro últimas cosas" que la Iglesia enseña? Las cuatro últimas cosas son: la muerte, el juicio, el cielo y el infierno. Dos de estos se mencionan explícitamente en la lectura que tenemos. El cielo se conoce como salvación. El único que no se declara explícitamente es el infierno. Pero eso también es implícitamente allí porque sabemos que hay personas que no están esperando ansiosamente el regreso de Jesús.
    Así vamos a mirar a éstos brevemente. Así que echemos un vistazo a estos brevemente. La muerte es la peor cosa que la humanidad enfrenta. Es la cosa más desconocida que enfrentamos, pero eso no lo convierte en lo peor para los cristianos. Si tenemos un anhelo por Cristo, no necesitamos temer a la muerte, porque lo que esperamos es la plenitud de la revelación de aquel que nos ama.
    La única muerte que debemos temer es la muerte del pecado. Para los cristianos, eso sucede en el bautismo. Habiendo experimentado el bautismo, ya hemos muerto, y hemos nacido de nuevo como hijos de Dios. Así que, si bien es comprensible, no necesitamos temer a la muerte. Es comprensible porque es "el velo que vela a todos los pueblos", como dijo Isaías. Y lo desconocido es siempre... un poco temeroso.
    But let us turn to the second part: judgment. This is something I have said a number of times throughout my priesthood. “Guilt has no place in a Christian’s life unless there is unconfessed sin.” That means what we need to fear is sin. We need not fear death, because Jesus has already taken us past that by the gift of baptism (unless we are in mortal sin). But what we need to fear is falling into sin. If we live allowing mortal sin to be part of our lives, we are saying to Jesus that we do not care about our baptism and the gifts that came with that. Si vivimos permitiendo que el pecado mortal sea parte de nuestras vidas, le estamos diciendo a Jesús que no nos importa nuestro bautismo y los dones que vinieron con eso.
    Entonces, ¿qué es el pecado mortal? Se necesitan tres partes para hacer un pecado mortal en nuestras vidas: primero, tiene que ser pecado grave; segundo, tenemos que saber que es pecado grave; tercero, tenemos que elegir libremente hacerlo de todos modos. Esta tercera parte es, en mi opinión, la más crítica. Nuestro libre albedrío tiene que estar involucrado. Y, en última instancia, Dios es el único capaz de juzgar si nuestra libre voluntad está realmente involucrada en tomar la decisión de pecar o hacer el bien.
    Podemos mirar acciones e identificar algunas cosas como el pecado serio, basado en lo que Dios ha revelado a nosotros. Y tenemos que responder en consecuencia. A saber, evitando pecado y haciendo bien. Pero, no creo que sea sabio para nosotros confiar en nuestro propio juicio sobre lo que es un pecado mortal en nuestras vidas y lo que no es. Por eso Dios nos dio el regalo del Sacramento de Reconciliación.
    El Sacramento de la reconciliación es la manera en que Dios nos juzga con su misericordia. Permítanme repetir que: el Sacramento de la reconciliación es la manera en que Dios nos juzga con su misericordia. Pero si nos negamos a perseguir su misericordia aquí en la tierra, corremos el serio riesgo de no recibir su salvación, y de encontrarnos condenados por nuestra falta de voluntad de depender de su misericordia.
    Este juicio de Dios es la parte más seria de nuestra fe. Demasiadas personas en nuestro mundo hoy en día hacen la luz del hecho de que nosotros afirmamos que nuestro Dios es un Dios de misericordia. Que su misericordia perdonará a todos. Pero...
    Él es también un Dios que juzga, y juzga justamente. Si no perseguimos su misericordia en los caminos que él nos ha concedido aquí en la tierra, ¿qué nos hace pensar que lo entenderemos cuando llegue el momento de estar ante el juez eterno? ¿Realmente quieres enfrentar la posibilidad de la condenación eterna?
    Aplicar: Escriba cómo puede aplicar el mensaje a partir de hoy.
    Así que es realmente muy simple en cuanto a lo que debemos hacer. Debemos tener un corazón lleno. Ahora, ¿qué significa eso? UN corazón lleno significa un número de cosas: un deseo por el amor de Dios; un reconocimiento de nuestra propia necesidad personal de su misericordia; un amor por el Sacramento de la Reconciliación (¿Hmm? ¿Cuánto tiempo ha sido para usted?); un odio por todas las cosas que son pecaminosas; y un celo por difundir la palabra del Evangelio y traer a la gente a Cristo.
    Si usted no ha aprendido su propia necesidad de las misericordias de Dios, y no ha tenido una experiencia que da vida de sus misericordias a través del Sacramento de la reconciliación, ¿cómo puede usted esperar traer a otros a Cristo? Sí, es tan personal. ¿Conoces su misericordia? ¿Has sido curado de las heridas del pecado? ... ¿Puedes mostrarme tus cicatrices?
    Orar/alabar: Orar el versículo; Hazlo tuyo; habla con Jesús. En cuanto a su gracia y ayudar a salir de su palabra. Descansa en su presencia y recibe su gracia.
    Señor Jesús, nos curen. Cada día necesitamos tus misericordias. Hay momentos en que ni siquiera conocemos nuestra necesidad. Sin embargo, siempre estás ahí con tu gentil gracia. Informen a nuestros corazones de nuestra necesidad de su misericordia. Ayúdanos a aguardar ansiosamente tu salvación. No sólo el juicio y la salvación al final de nuestras vidas, sino que cada día de nuestras vidas nos recuerdan que nos ofrecen salvación, misericordia, renovación y vida eterna. Renovar nuestra esperanza, nuestra confianza en que usted es nuestro Salvador amoroso. Ayúdanos, por fin, a compartir nuestra confianza con el mundo que nos rodea. Amén.
sort
Subscribe & Follow


Google Reader or Homepage
Add to My Yahoo!
Keyword Search