<< Home > << Weekend Homilies
Weekend Homilies
A listing of recent homilies delivered at my parish.
Una lista de homilías recientes entregadas en mi parroquia.
To Subscribe, copy the url below to your favorite podcatcher...
copy the url to your podcast reader  
  • Pub Date: Oct 28, 2018
  • 10-28-2018 - 30o Domingo en Tiempo Ordinario
  • Listen:
  • La Lectura:
    Marcos 10:46-52
    Escribir: [Anote el (los) versículo (s) clave.]
    (vs. 48 & 51) «¡Hijo de David, ten compasión de mí!» … « Maestro, que pueda ver.»
    Reflejar: [Reflexiona sobre la regla (principal o idea), y graba lo que Dios habla a tu mente y corazón.]
    Hay varias maneras en que este evangelio podría ser “visto.” La primera forma es la forma en que parece estar escrito, y es la forma normal de verlo. Que este hombre ciego entendía que Jesús podía sanarlo. Es totalmente posible que él haya escuchado las historias de lo que Jesús había hecho en y alrededor de Galilea. Y que esperaba que ocurriera un milagro. Esa parece ser la forma en que se escribe la historia del Evangelio. Y NO ESTOY tratando de descartar esa opinión. Jesús era – y es – un obrero milagroso.
    Sin embargo, vamos a verlo desde un modo ligeramente diferente. No cambia nada de lo que nos dice la historia bíblica. Excepto que Jesús tiene una sorpresa para el hombre. Míralo de esta manera: este hombre ciego está sentado en el lado de la carretera, pidiendo dinero. Oye a una multitud pasar. Él pregunta de qué se trata la multitud, y se le dice que es Jesús de Nazaret. Tal vez ha oído que es un rabino. Así que empieza a mendigar por dinero, EN VOZ ALTA.
    Y Jesús lo llama y le pregunta: "¿Qué quieres que haga por ti?" Ahora, aquí es donde la diferencia entra. Este tipo estaba esperando una donación, y puede haber pensado que iba a conseguir una gran donación porque Jesús estaba haciendo una gran escena de todo esto. Esa parece ser la forma en que algunos de los rabinos actuaron en esos días. Así que cuando Jesús pregunta: "¿Qué quieres que haga por ti?" Su respuesta es: "bueno, quiero ver, pero voy a tomar lo que usted me puede dar!"
    Sí, es una respuesta sarcástica. Pero Jesús ni siquiera le permite llegar a esa respuesta. El tipo dice "quiero ver". Y Jesús lo corta "ve, tu fe te ha salvado". Y al igual que él ve, él cree, y él sigue.
    Aplicar: [Escriba cómo puede aplicar el mensaje a partir de hoy.]
    ¿Qué venimos a Jesús esperando ver? ¿Qué creemos que hará por nosotros, por ti? ¿Estás dispuesto a hacerle la pregunta más importante, la necesidad más importante que tienes en este momento? Quizá parte de ti piense que lo que quieres pedir es demasiado trivial para él. Tal vez usted piensa que es demasiado grande para él. Tal vez usted piensa que él no elegiría molestar con usted, ya sea porque eres tan pequeño, o porque eres "un pecador". Pero Jesús está diciéndonos a cada uno de nosotros: "¡ Venid aquí!"
    ¿Estamos dispuestos a caminar hacia Jesús, con un corazón expectante? ¿Tenemos la fe suficiente para esperar milagros? Me temo que pedimos tan poco porque esperamos tan poco. Es hora de cambiar eso. Servimos al poderoso rey del universo. No somos sólo sus siervos, somos sus hijos amados.
    ¿Qué haría usted se atreve a pedir a Dios?
    (Pausa)
    Sin embargo, como explicación de por qué las oraciones no son contestadas inmediatamente, San Agustín escribió esto: (citando a San Pablo) “‘De esta manera, el poder brilla más perfectamente en la debilidad.’ Estas palabras están escritas para evitar que tengamos una opinión demasiado grande de nosotros mismos si nuestra oración es concedida,... [por otro lado,] si nuestra oración no es concedida, cuando pedimos algo que nos traería mayor aflicción, o nos arruine completamente a través de la influencia corrupta de la prosperidad [, Dios no puede responder como queramos]. En estos casos no sabemos lo que es correcto pedir en oración”.
    Pero debemos venir con fe expectante. Y con la oración que Jesús tenía en el jardín: "padre, no mi voluntad, sino tu voluntad."

    Orar/alabar: [Reza el versículo; Hazlo tuyo; habla con Jesús. Pide su gracia y ayuda a resolver su palabra. Descansa en su presencia y recibe su gracia.]
    Señor Jesús, queremos ver. Señor Jesús, queremos caminar. Señor Jesús, queremos que el cáncer se haya ido. Señor Jesús, queremos que nuestros corazones sanen. Señor Jesús, queremos que las familias sean sanadas. Señor Jesús, quiero que la disciplina pierda peso. Señor Jesús, queremos que tu gloria sea revelada. Usted sabe lo que es mejor para cada uno de nosotros; y cómo lo que haces por nosotros será mejor servir a tu Reino aquí en la tierra. Enséñanos por tu espíritu lo que debemos pedir con una fe expectante, confiando en que responderás a nuestras oraciones. Danos la audacia que necesitamos para preguntar "maestro, que pueda ver..." Quiero una respuesta a mi oración.
    Ayúdanos a servirte con devoción. Ayúdanos también a alcanzar la expectativa gozosa porque deseas sanarnos. Llévate lo que nos impedirá pedir tu toque curativo. Señor, estamos necesitados. Pero tu graciosa misericordia anhela satisfacer nuestras necesidades. Ayúdanos a pedir con las manos abiertas, y recibirás con los corazones abiertos y agradecidos lo que anhelas en nuestras vidas.
sort
Subscribe & Follow


Google Reader or Homepage
Add to My Yahoo!
Keyword Search