<< Home > << Weekend Homilies
Weekend Homilies
A listing of recent homilies delivered at my parish.
Una lista de homilías recientes entregadas en mi parroquia.
To Subscribe, copy the url below to your favorite podcatcher...
copy the url to your podcast reader  
December 2019 Episodes:
  • Pub Date: Dec 29, 2019
  • 12-29-2019 - Feast of the Holy Family
  • Listen:
  • Today is the Feast of the Holy Family. What makes a family holy? Obviously, in the case of this feast, it is the presence of Jesus and his Mother, Mary. Now, have you heard the one small joke? Since Jesus and Mary were without sin, anything that went wrong in the Holy Family had to be the fault of St. Joseph. I told you, it was a small joke, and not a very good one.
    But let’s go back to the question: what makes a family holy? Do you have to have someone like Saint Therese of Lisieux as part of your family? Both of her parents were canonized, at the same time. They are not the first couple to be canonized, but they are the first couple to be canonized together. Their names were Louis and Marie Martin.
    What makes a family holy? Or maybe, the better question is: who has the biggest influence on making a family holy? If a child in the family has a strong faith experience, such as a summer Bible camp, less than 4% of the families will catch an interest in the faith because of the child. If the mother has a strong faith experience, 17% of those families will catch an interest in the faith. But, if the dad has the strong faith experience, 93% of the families will catch an interest in the faith. This is one of those one-liners that help make an even better case: “moms make the home; dads build the family.”
    That is why a father has a strong influence on the family. That is also why Satan wants to attack dads. He does that in all kinds of ways in our modern culture. It has even become a phrase in our modern society: “deadbeat-dads”. Now, I am not saying that men are the ones who are responsible for all the problems. But without a strong faith in the man of the house, the ability of the family to stay together is diminished. What is sorely needed in our society, and in the church, is a rejuvenation of what it means to be a Man of God.
    The war on families, in my estimation, rests in the way men have been attacked for being men. This is not about “toxic masculinity” as has been talked about in so many circles of our society. However, it is true that a good image of what a good Christian man should be has been distorted by our society in such a way that it is hard for men to truly be Men of God.
    There have been numerous attempts at trying to help men to restore their own sense of purpose in being a Man of God. I think we need more work in this area. Unfortunately, I am not sure I have any instant solutions. It took time to destroy the family, to destroy the leadership of the father. It will take time to rebuild it.
    Maybe you think I am overstating the problem. But, look around, not here in the church, but in our society. What are the ideals that are being held up for men to follow? Are they really Christian in their origin?
    Now, I am not trying to canonize my father, but he was an example to me of what I am suggesting has been lost. I could probably take examples from anyone from what we have often referred to as “the greatest generation”. They were, and are, men of faith because of what they went through and because of the way they were taught.
    One story about my dad. It was the first time I saw my dad cry. It was at the funeral home the night before we buried my grandfather. My dad gathered my two brothers and I, I am the oldest and I was only eight, to talk to us. He knelt down in front of us and said “boys, if I can be half the father to you that my dad was to me, I will consider myself a success.” I could give you many other examples from the memories of my dad. But I don’t think there are any that better portray what I am trying to talk about.
    What makes a family holy? Okay, I have another story about my dad. I don’t know what prompted him to say this, but I remember it very clearly: “You may end up hating my guts, but by God, you are going to respect your mother!” Obviously, St. Joseph would never have to have said this to Jesus, but my dad to me? Maybe he did.
    But, what dad was saying was that his love for his wife was more important than our love for him. And he was going to see to it that she received everything that was her due as the mother in the family, even if there was a risk that we would turn against him.
    Apply:
    So, my brothers in Christ, are your families part of that 93%? It is never too late to start working to make your families holy. Do you need help to reset your values in line with Christ? My suggestion for the first place to look is “crossingthegoal.com”. They have been producing videos for 7 seasons on EWTN.
    I would also like to mention St. Joseph Covenant Keepers, which emphasizes eight commitments on the part of men to be truly men of God: 1) following St. Joseph - the loving leader and head of the Holy Family, 2) loving your wives all of your lives, 3) affirming Christ’s Lordship over your family, 4) turning your hearts toward your children, 5) educating your children in the discipline and instruction of the Lord, 6) protecting your family, 7) providing for your family, and 8) building your marriage and family on the rock, which is the church.
    During this Christmas season, we are reminded by the world around us of how much the family is needed. We remember the Christ child; we remember the trials and tribulations that Mary and Joseph went through; we remember our own stories and experiences of faith. But the world around us does not see this as something of value.
    What a waste. If people would turn to the Holy Family, they would see the strength and determination necessary to follow God. Again, do you, my brothers in Christ, see that, for the sake of your family, this relies mostly on you? Will you take up the challenge? It does not matter if you are not yet married, newly married, have had your children move out, or are now a grandfather, or even a great-grandfather. The challenge to be a true Man of God will help you lead your family to holiness.
    As we are just before the beginning of a New Year, will you make that your New Year’s resolution: to become a true Man of God? That really is your job. Remember: “moms make the home; dads build the family.”
  • Pub Date: Dec 29, 2019
  • 12-29-2019 - Fiesta de la Sagrada Familia
  • Listen:
  • Hoy es la fiesta de la Sagrada Familia. ¿Qué hace que una familia santo? Obviamente, en el caso de esta fiesta, es la presencia de Jesús y de su madre, María. Ahora, usted ha oído una pequeña broma? Desde que Jesús y María eran sin pecado, nada de lo que salió mal en la Sagrada Familia tuvo que ser culpa de San José. Le dije, era una pequeña broma, y no muy buenas.
    Pero volvamos a la pregunta: ¿qué hace santa a una familia? ¿Tienes que tener a alguien como Santa Therese de Lisieux como parte de tu familia? Sus padres fueron canonizados, al mismo tiempo. No son la primera pareja canonizada, pero son la primera pareja en ser canonizadas juntas. Sus nombres eran Louis y Marie Martin.
    ¿Qué hace que una familia santo? O, quizás, la mejor pregunta es: ¿quién tiene la mayor influencia sobre la realización de una familia santo? Si un niño en la familia tiene una fuerte experiencia de fe, como un Campamento Bíblico de Verano, menos del 4% de las familias van a tomar un interés en la fe por el niño. Si la madre tiene una fuerte experiencia de fe, 17% de esas familias va a captar un interés por la fe. Pero, si el papá tiene la fuerte experiencia de fe, el 93% de las familias van a tomar un interés en la fe. Este es uno de esos de una-sola-línea que ayudan a hacer un caso aún mejor: "Las madres hacen el hogar; los padres construyen la familia".
    Esa es la razón por la que un padre tiene una fuerte influencia sobre la familia. Esa es también la razón por la cual Satanás quiere atacar a los papás. Él hace que en todo tipo de maneras en nuestra cultura moderna. Incluso se ha convertido en una frase en nuestra sociedad moderna: "deadbeat-dads" o padres vagabundos. Ahora, no estoy diciendo que los hombres son quienes son responsables de todos los problemas. Pero sin una sólida fe en el hombre de la casa, de la capacidad de la familia para permanecer juntos es disminuida. Lo que es urgentemente necesaria en nuestra sociedad y en la iglesia, es un rejuvenecimiento de lo que significa ser un hombre de Dios.
    La guerra en las familias, en mi opinión, reside en la forma en que los hombres han sido atacados por ser hombres. No se trata de "Tóxicos masculinidad" como se ha hablado en muchos círculos de nuestra sociedad. Sin embargo, es cierto que una buena imagen de lo que es un buen hombre cristiano debe ser ha sido distorsionado por nuestra sociedad, de tal manera que es difícil para los hombres, para ser verdaderamente hombres de Dios.
    Ha habido numerosos intentos de intentar ayudar a los hombres a recuperar su propio sentido de propósito en ser un hombre de Dios. Creo que debemos trabajar más en esta área. Lamentablemente, no estoy seguro de tener cualquier instante soluciones. Se tomó el tiempo para destruir a la familia, para destruir el liderazgo del padre. Se tomará tiempo para reconstruirla.
    Tal vez usted piensa que estoy exagerando el problema. Pero, mire a su alrededor, no aquí en la iglesia, pero en nuestra sociedad. ¿Cuáles son los ideales que llevan a los hombres a seguir? ¿Son realmente Cristiano en su origen?
    Ahora, no estoy tratando de canonizar a mi padre, pero fue para mí un ejemplo de lo que estoy sugiriendo se ha perdido. Probablemente podría tomar ejemplos de cualquiera de lo que hemos conocido a menudo como "la mayor generación". Eran, y son, hombres de fe, porque de lo que pasó y porque de la forma en que se enseña.
    Una historia acerca de mi papá. Era la primera vez que veía a mi padre llorar. Fue en el funeral de la casa la noche anterior hemos enterrado a mi abuelo. Mi papá se reunieron mis dos hermanos y yo, yo soy el más antiguo y yo sólo tenía ocho, a hablar con nosotros. Él se arrodilló delante de nosotros y nos dijo "Chicos, si puedo ser la mitad del padre, para que mi papá era para mí, me considero un éxito." Yo podría dar muchos otros ejemplos de los recuerdos de mi papá. Pero creo que no hay ninguna que mejor retratan lo que estoy tratando de hablar.
    ¿Qué hace que una familia santo? Bueno, tengo otra historia acerca de mi papá. No sé lo que le motivó a decir esto, pero lo recuerdo muy claramente: "Usted puede terminar odiando a mis entrañas, pero por Dios, vas a respetar a tu madre!" Obviamente, San José nunca tendría que haber dicho a Jesús, pero mi papá a mí? Tal vez lo hizo.
    Pero, ¿qué papá estaba diciendo era que su amor por su esposa era más importante que nuestro amor por él. Y él iba a ver a él que ella recibió todo lo que le es debido como la madre en la familia, incluso si existe el riesgo de que se vuelva contra él.
    Aplicar:
    Por lo tanto, mis hermanos en Cristo, son sus familias parte de ese 93%? Nunca es demasiado tarde para empezar a trabajar para hacer de vuestras familias santas. ¿Necesitas ayuda para restablecer sus valores en línea con Cristo? Mi sugerencia para el primer lugar para buscar es "crossingthegoal.com". Ellos han estado produciendo videos para 7 temporadas en EWTN.
    También me gustaría mencionar a San José los guardianes del Pacto, el cual enfatiza ocho compromisos de parte de los hombres para ser verdaderamente hombres de Dios: 1) Siguiendo a San José -la amorosa líder y cabeza de la Sagrada Familia, 2) amar a sus esposas todas sus vidas, 3) afirmar el señorío de Cristo sobre su familia, 4) girando su corazón hacia sus hijos, 5) educar a sus hijos en la disciplina e instrucción del Señor, 6) protegiendo a su familia, 7) proveer a su familia, y 8) construir su matrimonio y familia en la roca, que es la iglesia.
    Durante esta época navideña, el mundo que nos rodea nos recuerda lo mucho que se necesita en la familia. Recordamos al niño Cristo; recordamos las pruebas y tribulaciones por las que maría y José pasaron; recordamos nuestras propias historias y experiencias de fe. Pero el mundo que nos rodea no ve esto como algo de valor.
    Qué desperdicio. Si la gente se convertiría a la Sagrada Familia, que iban a ver la fuerza y la determinación necesarias para seguir a Dios. Nuevamente, no a vosotros, mis hermanos en Cristo, vemos que, por el bien de su familia, este se basa principalmente en usted? Va a asumir el reto? No importa si aún no están casados, recién casados, han tenido sus hijos mudarse, o son ahora un abuelo, o incluso un bisabuelo. El desafío de ser un verdadero hombre de Dios le ayudará a llevar a su familia a la santidad.
    Como estamos justo antes del comienzo de un nuevo año, podrás hacer que tu resolución de Año Nuevo: para convertirse en un verdadero hombre de Dios? Que realmente es su trabajo. Recuerden: “Las madres hacen el hogar; los padres construyen la familia".
  • Pub Date: Dec 25, 2019
  • 12-25-2019 - Christmas
  • Listen:
  • I heard a Christmas story a few years ago that I would like to repeat for you. It is the story of a man who did not believe in Jesus. He lived in the country with his wife and kids. He did not stop them from believing, but he himself did not believe. But his wife never gave up on him.
    One Christmas Eve, his wife tried to get him to come to church with them one more time. As usual, he said no. But he helped her get the children ready for church. They drove off through the snowstorm, and he settled down in his chair in front of the nice big warm fire to read a book. As he was reading he heard something hit the big window: thwap. He turned to look but did not see anything. So he went back to reading. Then he heard it again: thwap, thwap.
    So he got up to look at the window but he could not see anything because it was dark and snowing. He turned from the window to return to his chair when he heard it again: thwap. This time he stood at the window, and eventually saw it again: thwap, thwap. It was birds trying to get through the window into the warmth and the light.
    The birds were lying stunned in the snow, and each bird would get up and try to return to the window. So he put on his sweater and went to open the barn and turn on the lights. He thought that the birds would go toward the barn instead of the window. So he went back inside and started to read. Thwap, thwap.
    This time, he went outside and tried to shoo the birds into the barn. But they were afraid of him and tried to get away. One bird, a snow white dove, flew at the window so hard that it broke its neck. He knew the bird had died when it hit the window. But he picked it up and said to himself “if only I could become a bird! I could lead them into the barn!”
    Just then, he heard the bells of the church ringing the start of Mass. He fell to his knees in the snow and started crying. Then, still with only a heavy sweater, he started running toward the church which was two miles away.
    When he got to the church, he threw open the doors, and stumbled into the church for the first time in his life. Everyone in the church turned to look, his wife ran to meet him as he lay on the floor. The priest came down to see if he needed help. The man just opened his hands and looked at the white dove, then looked at his wife and the priest and said “now I understand.”
    Then, a Christmas miracle happened. The dove came back to life and flew into the rafters of the church. The man stood up and told his story. Then the priest continued with the Mass. But after the Mass, when everyone was gone, the priest tried to find the white dove. But it was nowhere to be found. The Holy Spirit had visited this man, and this church on a Christmas Eve. Do you understand?
  • Pub Date: Dec 25, 2019
  • 12-25-2019 - Navidad
  • Listen:
  • Escuché una historia de Navidad hace unos años que me gustaría repetir por ti. Es la historia de un hombre que no creía en Jesús. Vivía en el campo con su esposa e hijos. No les impidió creer, pero él mismo no creía. Pero su esposa nunca se rindió.
    Una Víspera de Navidad, su esposa trató de que viniera a la iglesia con ellos una vez más. Como siempre, dijo que no. Pero él la ayudó a preparar a los niños para la iglesia. Se fueron a través de la tormenta de nieve, y se estableció en su silla frente al gran fuego caliente para leer un libro. Mientras leía oyó algo que golpeó la gran ventana: thwap. Se volvió a mirar, pero no vio nada. Así que volvió a leer. Luego lo oyó de nuevo: thwap, thwap.
    Así que se levantó para mirar a la ventana, pero no podía ver nada porque estaba oscuro y nevando. Se volvió de la ventana para volver a su silla cuando lo escuchó de nuevo: thwap. Esta vez se paró en la ventana, y finalmente lo vio de nuevo: thwap, thwap. Eran pájaros tratando de atravesar la ventana hacia el calor y la luz.
    Los veía aturdido en la nieve, y cada pájaro se levantaba e intentaba regresar a la ventana. Así que se puso el suéter y fue a abrir el granero y encender las luces. Pensó que los pájaros irían hacia el granero en lugar de la ventana. Así que volvió adentro y empezó a leer. thwap, thwap.
    Esta vez, salió y trató de meter a los pájaros en el granero. Pero le tenían miedo y trataron de escapar. Un pájaro, una paloma blanca como la nieve, voló en la ventana tan fuerte que se rompió el cuello. Sabía que el pájaro había muerto cuando chocó contra la ventana. Pero lo recogió y se dijo a sí mismo "si sólo pudiera convertirme en un pájaro! Yo podría llevarlos al granero!
    Justo entonces, oyó las campanas de la iglesia sonando al inicio de la misa, le cayó de rodillas en la nieve y comenzó a llorar. Entonces, aún con sólo una pesada suéter, comenzó a correr hacia la iglesia que estaba a dos millas de distancia.
    Cuando llegó a la iglesia, abrió las puertas y tropezó con la iglesia por primera vez en su vida. Todos en la iglesia se volvieron a mirar, su esposa corrió a su encuentro mientras ya estaba en el suelo. El sacerdote bajó a ver si necesitaba ayuda. El hombre abrió las manos y miró a la paloma blanca, luego miró a su esposa y al sacerdote y dijo "ahora lo entiendo".
    Entonces, ocurrió un milagro navideño. La paloma volvió a la vida y voló hacia las vigas de la iglesia. El hombre se puso de pie y contó su historia. Entonces el sacerdote continuó con la Misa. Pero después de la misa, cuando todos se habían ido, el sacerdote trató de encontrar la paloma blanca. Pero no se encontraba en ninguna parte. El Espíritu Santo había visitado a este hombre, y a esta iglesia en una Nochebuena. ¿Entiende?
  • Pub Date: Dec 22, 2019
  • 12-22-2019 - 4th Sunday of Advent
  • Listen:
  • Reading:
    Matthew 1:18-24
    Write:
    … When Joseph awoke, he did as the angel of the Lord had commanded him and took his wife into his home. (verse 24)
    Reflect:
    I found a very dense quote attributed to Pope Benedict: “To trust God does not mean to see everything clearly according to our criteria, it does not mean to carry out what we have planned; to trust God means to empty ourselves of ourselves and to deny ourselves, because only one who accepts losing himself for God can be ‘just’ as St. Joseph, that is, can conform his own will to God’s and thus be fulfilled.”
    What is the will of God? Or, a better question is: how broad is the will of God? And why do I ask such a question? There are two types – at least – of God’s will. There is his perfect will. There is his permissive will. Now, in fairness I have to say that there are some people who argue that this is nonsense. There are those who argue in favor of this. I… agree with the latter. Let’s describe God’s perfect will first.
    Because God is all knowing, omniscient, he knows the exact right thing for any of us to do in any given moment. And he knows that there is only one perfectly correct thing to do. Jesus always lived in that perfect will of God. He did so because he is God! Everything that Jesus did was done in line with God’s perfect will. Everything has a purpose that Jesus did and said, and it was all in conformity with that perfect will. But Jesus is the only one who lived completely in that perfect will of God.
    Now, don’t get excited. Remember, I mentioned there is the permissive will of God. This is an all-knowing and loving God looking at our lives and seeing that there are any number of paths that we could take in our lives that do not cause us, or lead us, into sin. Mary, the Mother of Jesus, always lived in either the perfect or the permissive will of God. She was not necessarily protected from failing to live in the perfect will of God. But she was protected from sin, which meant she always lived AT LEAST in the permissive will of God. What should she fix for dinner? It didn’t make any difference, unless she was going to cook a ham! Uh, you know, Jews could not eat pork. We are called to live the same way, but we don’t always do that – and when we fall out of God’s perfect AND permissive wills, that is called sin.
    Why am I focusing on all this? It goes back to the quote attributed to Pope Benedict. “…only one who accepts losing himself for God can be ‘just’ as St. Joseph, that is, can conform his own will to God’s and thus be fulfilled.” We need to conform our will to God’s. That is the only way we can live a fulfilled life. We will always be lacking something if we fail to live in God’s will, perfect or permissive. Think about it for a moment: does God care whether you have a turkey or ham for Christmas? Am I being a little silly? Yes. Is God concerned with those simple things? Yes, and no.
    He, of course, knows what is best for us. I think the hardest part of the spiritual life is learning to listen to the Holy Spirit speak to us words that reveal the will of God. I have heard there are some people who are so attuned to listening for the voice of God that they even seem to know whether they should turn left or right as they are walking down the street. I think I have had moments like that, but I do not live in that level of holiness. But I also do not think this level of holiness belongs only to someone like… St. Teresa of Calcutta! It is something for all of us.
    But, it seems St. Joseph knew how to live in that kind of listening. It seems that is all he does. There is not a spoken word from St. Joseph in the Gospels. Did you know that? Not one word does he speak. There is only hidden listening, and acting on what he hears God wants. Quoting from the same article I found the quote from Pope Benedict: “With the eyes of faith, Joseph could see clearly. He believed in the plan announced by the angel. His silence was a profession of faith before the very Word-made-Flesh.”
    Apply:
    I think our modern world is too attached to noise. We cannot seem to stay in silence very long. But:
    It is out of the silence of St. Joseph that we hear the shout of God and his divine will.
    It is out of the silent protection of St. Joseph that we see the hand of God guiding and protecting us through the work of his own Son.
    It is out of the silent suffering of St. Joseph that we learn to yield to the will of God.
    So I return to Pope Benedict’s remarks. “To trust God does not mean to see everything clearly according to OUR criteria, it does not mean to carry out what WE have planned; to trust God means to empty ourselves of ourselves and to deny ourselves…”
    St. Joseph probably had very different plans for his life with his wife. Exactly what those were, we have no way of knowing. We cannot know because St. Joseph pushed those things aside to trust God; to empty himself, even of his own voice, to be a servant of God. He is called the Patron of the Universal Church. As he protected the Holy Family, he intercedes now for the “Whole” Family of God.
    In his silence he gives us the example of a man who is searching for the will of God. He found it there on that Christmas night as he gazed at the face of the baby Jesus, God Incarnate, the Son of David, the Prince of Peace, the Lord of Lords, the King of Kings. And here… Is Joseph… The Silent Protector… The foster father of the Savior of the world. What does he teach you about seeking and following the will of God?
    Pray/Praise:
    I need some help from some people to carry around this Nativity scene that Pope Francis fell in love with this year. I want all of you to see this before I begin this prayer.
    As I said, this Nativity scene is one that Pope Francis fell in love with this year. As I close this homily today as I have been doing for a while now, I want to use this old prayer of intercession for the protection and prayers of St. Joseph. You may even have heard it or something like it:
    St. Joseph, whose protection is so great, so strong, so prompt before the throne of God, I place in you all my interests and desires.
    St. Joseph, assist me by your powerful intercession and obtain for me from your Divine Son all spiritual blessings through Jesus Christ, our Lord; so that having engaged here below your heavenly power, I may offer my thanksgiving and homage to the most loving of Fathers.
    St. Joseph, I never weary contemplating you and Jesus asleep in your arms. I dare not approach while he rests near your heart. Hold Him in my name and kiss his forehead for me, and ask him to return the kiss when I draw my dying breath. St. Joseph, patron of departing souls, pray for us. Amen.
    Finally, the image that was carried around is entitled “Let Mommy Rest.”
  • Pub Date: Dec 22, 2019
  • 12-22-2019 - 4o Domingo de Adviento
  • Listen:
  • Lectura:
    Mateo 1:18-24
    Escribir:
    … Cuando José despertó de aquel sueño, hizo lo que le había mandado el ángel del Señor y recibió a su esposa.
    Reflexionar:
    He encontrado un muy denso cita atribuida al Papa Benedicto: "confiar en Dios no significa ver claramente todo según nuestros criterios, no significa llevar a cabo lo que hemos planificado; a confiar en Dios significa vaciamos de nosotros mismos y negarnos a nosotros mismos, porque sólo quien acepta perder a sí mismo por Dios puede ser 'justo' como San José, es decir, puede conformar su propia voluntad a la de Dios y, por tanto, ser cumplido".
    ¿Cuál es la voluntad de Dios? O bien, una mejor pregunta es: ¿Cuán amplia es la voluntad de Dios? ¿ Y por qué hago esa pregunta? Hay dos tipos -al menos- de la voluntad de Dios. Allí está su perfecta voluntad. Allí está su permisivo. Ahora, en justicia, he de decir que hay algunas personas que afirman que esto es absurdo. Hay quienes argumentan en favor de este. Yo… De acuerdo con este último. Vamos a describir Dios es perfecto en primer lugar.
    Porque Dios sabe todo, omnisciente, él sabe exactamente la cosa derecha para cualquiera de nosotros en cualquier momento dado. Y él sabe que no sólo es perfectamente correcto que hay que hacer. Jesús vivió siempre en que la perfecta voluntad de Dios. Hizo eso porque Él es Dios! Todo lo que hizo Jesús fue hecho en línea con Dios es perfecto. Todo tiene un propósito que Jesús hizo y dijo, y todo estaba en conformidad con esa perfecta voluntad. Pero Jesús es el único que vivía completamente en que la perfecta voluntad de Dios.
    Ahora, no te emociones. Recuerde, he mencionado existe la permisiva voluntad de Dios. Esto es el conocer y amar a Dios, mirando nuestra vida y viendo que hay cualquier número de caminos que podemos tomar en nuestras vidas que no nos causan o nos conducen al pecado. María, la Madre de Jesús, vivió siempre en el perfecto o el permisivo a la voluntad de Dios. Ella no era necesariamente protegido de no vivir en la perfecta voluntad de Dios. Pero ella fue protegido del pecado, lo que significaba que vivió siempre AL MENOS en la permisiva voluntad de Dios. ¿Qué debe corregir para la cena? No hace ninguna diferencia, salvo que ella iba a cocinar un jamón! Uh, ya sabes, los judíos no podían comer carne de cerdo. Estamos llamados a vivir de la misma manera, pero nosotros no siempre hacen eso - y cuando nos apartamos de Dios es perfecto y permisivas voluntades, que se llama pecado.
    Porqué estoy centrado en todo esto? Se remonta a la cita atribuida al Papa Benedicto. "…Único que acepta perder a sí mismo por Dios puede ser 'justo' como San José, es decir, puede conformar su propia voluntad a la de Dios y, por tanto, ser cumplido." necesitamos a conformar nuestra voluntad a la de Dios. Esa es la única forma en que podemos vivir una vida realizada. Siempre nos quedará la falta algo si no podemos vivir en la voluntad de Dios, perfecta o permisiva. Piénselo por un momento: ¿Dios cuidado si tienes un pavo o jamón para Navidad? Estoy siendo un poco tonto? Sí. ¿Es Dios que se ocupa de esas cosas sencillas? Sí y no.
    Él, por supuesto, sabe lo que es mejor para nosotros. Creo que la parte más difícil de la vida espiritual es aprender a escuchar al Espíritu Santo nos hablan palabras que revelan la voluntad de Dios. He oído que hay algunas personas que están tan en sintonía con la escucha de la voz de Dios que ni siquiera parecen saber si deben girar a la izquierda o a la derecha como están caminando en la calle. Creo que he tenido momentos como ese, pero yo no vivo en ese nivel de santidad. ¡Pero además no creo este nivel de santidad pertenece sólo a alguien como… Santa Teresa de Calcuta! Es algo para todos nosotros.
    Pero, parece que San José supo vivir en ese tipo de escucha. Parece que es todo lo que él hace. No hay una palabra de San José en los Evangelios. ¿Sabías eso? Ni una palabra habla. No sólo se oculta escuchar y actuar sobre lo que él oye que Dios quiere. Citando el mismo artículo que encontré la cita del Papa Benedicto XVI: "Con los ojos de la Fe, José pudo ver claramente. Él creyó en el plan anunciado por el ángel. Su silencio era una profesión de fe ante la ‘Palabra-hecha-carne’".
    Aplicar:
    Creo que nuestro mundo moderno es demasiado apegada al ruido. Parece que no podemos permanecer en silencio muy largo. Pero:
    Es el silencio de San José que escuchamos el grito de Dios y su divina voluntad.
    Es fuera de la silenciosa la protección de San José, que vemos la mano de Dios guiando y nos protegen a través de la obra de su propio Hijo.
    Es el sufrimiento silencioso de San José que aprendemos a ceder ante la voluntad de Dios.
    Así que me volver al Papa Benedicto observaciones. "Confiar en Dios no significa ver claramente todo según nuestros criterios, no significa llevar a cabo lo que hemos planificado; a confiar en Dios significa vaciamos de nosotros mismos y negarnos a nosotros mismos…"
    San José tuvo probablemente muy diferentes planes para su vida con su esposa. Exactamente lo que eran, no tenemos ninguna manera de saber. No podemos saber porque San José empujado esas cosas aparte de confiar en Dios; para vaciar a sí mismo, incluso de su propia voz, a ser un siervo de Dios. Él es llamado el patrono de la Iglesia Universal. Como protegió a la Sagrada Familia, intercede ahora para la “toda” Familia de Dios.
    En su silencio nos da el ejemplo de un hombre que está buscando la voluntad de Dios. Lo encontró allí, en aquella noche de Navidad como él miraba el rostro del niño Jesús, Dios encarnado, el Hijo de David, el Príncipe de la paz, el Señor de señores, el Rey de reyes. Y aquí… Es Joseph… El silencio Protector… padre adoptivo del salvador del mundo. ¿Qué es lo que te enseñan acerca de buscar y seguir la voluntad de Dios?
    ruegue/alabanza:
    Necesito ayuda de algunas personas para llevar por esta escena de la Natividad de la que el Papa Francisco se enamoró este año. Quiero que todos ustedes vean esto antes de comenzar esta oración.
    Como dije, esta escena de la Natividad es una de la que el Papa Francisco se enamoró este año. Al cerrar esta homilía hoy como lo he estado haciendo por un tiempo, quiero utilizar esta vieja oración de intercesión para la protección y las oraciones de San José. Es posible que incluso lo hayas oído o algo así:
    San José, cuya protección es tan grande, tan fuerte, tan pronto ante el trono de Dios, pongo en todos mis intereses y deseos.
    San José, me ayude con su poderosa intercesión y obtener para mí de su Hijo divino todas las bendiciones espirituales en Cristo Jesús, nuestro Señor; así que haber participado aquí debajo de su divino poder, yo podría ofrecer mi gratitud y homenaje al más amoroso de los padres.
    San José, nunca me he cansado, contemplando a Jesús dormido en tus brazos. No me atrevo a enfoque mientras que él descansa cerca de su corazón. Celebrar en él mi nombre y besar su frente a mí, y le pido que devuelva el beso cuando llamo mi suspiro de moribundo. San José, patrono de la partida de las almas, ruega por nosotros. Amén.
    Finalmente, la imagen que se llevó se titula "Deja que mamá descanse".
  • Pub Date: Dec 15, 2019
  • 12-15-19 3r Domingo de Adviento
  • Listen:
  • Lectura:
    Salmo 146:3-4
    Escribir:
    No pongan ustedes la confianza en los nobles, en un ser humano, incapaz de salvar; exhala su aliento, retorna a su barro, ese mismo día se acaban sus planes.
    Reflexionar:
    ¿Quiénes son las personas más peligrosas en los reinos de este mundo... según el mundo? Son los que siguen la llamada a la santidad que Dios ha emitido. ¿Quiénes son las personas más peligrosas en los reinos de este mundo... según Dios? Aquellos que sienten que tienen la capacidad, el conocimiento, el derecho no sólo a controlar sus propias vidas, sino a controlar la vida de los demás por ellos.
    La primera pareja de versículos del Salmo ciento cuarenta y cinco, nuestro Salmo responsorial para este fin de semana, son: "No confíes en los príncipes, en los hijos de Adán impotentes para salvar. Que, respirando su último, regresa a la tierra; ese día toda su planificación no llega a nada. Jesús, sin embargo, es el Nuevo Adán, y sólo él es capaz de resolver los peligros de este mundo. Pero los resuelve de una manera que es tan sorprendente en nuestros días, como lo fue en el suyo.
    Hay un reto QUE TODAS las lecturas nos traigan este fin de semana. Isaías está escribiendo sobre la vida en un desierto que se convierte en un jardín rico. Esto nunca ha sucedido en Israel. He estado en ese desierto del que Isaías estaba hablando. Es MUY duro. Isaías está diciendo que el pueblo de Dios es ahora como el desierto! Debe haber una conversión de corazones para que fluya y renueve el florecimiento de la gracia y la misericordia de Dios, no sólo el desierto de los corazones de las personas, sino toda la sociedad, e incluso, milagrosamente, el mundo mismo.
    Santiago habla del granjero esperando las cosechas. Estamos esperando que los frutos del Espíritu Santo sean derramados en nosotros, animando nuestra fe, haciéndonos fecundos por el reino de Dios. La línea final de la lectura de Santiago este fin de semana habla de las dificultades y la paciencia, él está haciendo referencia a la vida de los profetas, y diciendo que tenemos que esperar exactamente la misma vida. Hay quienes no lo hacen, y nunca entenderán la llamada a la santidad que Dios pone en cuenta. Su dureza del corazón lo prohíbe.
    Y, cuando miramos el Evangelio, nos damos cuenta de que es posible terminar con un corazón endurecido incluso para alguien que ha estado en llamas por Dios. Ese tipo de endurecimiento del corazón viene a través de la desesperación. Y eso es algo que Juan el Bautista pudo haber comenzado a sentir mientras estaba en prisión. Así que sabía a quién recurrir... Su primo, Jesús. Sabía que Jesús tenía la respuesta para mantenerlo alejado de un corazón endurecido y de la desesperación.
    Pero no creo que fuera sólo esa sensación de desesperación lo que tocaba a Juan el Bautista. Les dijo a sus discípulos que vieran a Jesús. Creo que los envió a ver a Jesús para convencerlos de que debían comenzar a seguirlo, porque el tiempo de Juan estaba llegando a su fin. En realidad, probablemente ELLOS corría más riesgo de desesperación que Juan que estaba a punto de ser decapitado.
    Aplicar:
    Estamos ahora en la tercera semana de Adviento. Se llama Gaudete Domingo. Esa es una palabra latina que significa alabanza a Dios. Las selecciones del Salmo que tenemos este fin de semana nos llaman a ese elogio. La expectativa de transformación de la que habla Isaías también nos llama a la alabanza.
    La lectura de Santiago es un poco diferente, y nos llama a la paciencia mientras esperamos el tiempo para dar alabanza a Dios. Finalmente, el Evangelio nos da una imagen inmediata de que Jesús abra esta milagrosa floración en el desierto del que Isaías habla.
    Hoy, se convierte en nuestra responsabilidad vivir en esa ESPERANZA que destruye la desesperación. Es nuestra responsabilidad vivir con una FE expectante que atrae a las personas a buscar esta nueva vida donde los ciegos verán; el cojo caminará; leprosos, y todos los enfermos serán curados; los sordos oirán; y finalmente los muertos serán criados. Es nuestra responsabilidad AMAR tanto a Dios que este amor bloque de nosotros en el corazón y en la vida de los demás.
    Esperanza... Fe... Amor... Estas son las cosas que Dios da para que este nuevo florecimiento pueda suceder en la tierra y para que las profecías de antaño se cumplan de tal manera que el pueblo de Dios se regocije verdaderamente.
    Pero los que no son el pueblo de Dios se lamentarán de angustia porque no han mirado a Dios que está con nosotros, Emanuel - Jesús, el Cristo, el Otro una y futuro Rey.
    ruegue/alabanza:
    Jesús, mientras continuamos a lo largo de este tiempo de Adviento, nos abre a un florecimiento del desierto de nuestros corazones. Danos el regocijo que este domingo requiere. E incluso ir más lejos Señor. Es hora de que el mundo que nos rodea despierte del sueño del desierto y vea tu gloria.
    Preparen los corazones para que escuchen y reciban lo que necesitan para ser sanados. Y al comenzar nuestros preparativos finales para la temporada de Navidad, llénanos de una expectativa de su venida entre nosotros tanto como el niño pequeño como como el rey triunfante. Amén.
  • Pub Date: Dec 15, 2019
  • 12-15-2019 - 3rd Sunday of Advent
  • Listen:
  • Reading:
    Psalm 146:3-4
    Write:
    Put no trust in princes, in children of Adam powerless to save. Who breathing his last, returns to the earth; that day all his planning comes to nothing.
    Reflect:
    Who are the most dangerous people in the kingdoms of this world… according to the world? It is those who follow the call to holiness that God has issued. Who are most dangerous people in the kingdoms of this world… according to God? Those especially who feel they have the ability, the knowledge, the right to not only control their own lives, but to control the lives of others for them.
    The opening couple of verses of Psalm one hundred forty-six (five), our Responsorial Psalm for this weekend, are: “Put no trust in princes, in children of Adam powerless to save. Who, breathing his last, returns to the earth; that day all his planning comes to nothing.” Jesus, however, is the New Adam, and only he is capable of solving the dangers of this world. But he solves them in a way that is as surprising in our day, as it was in his.
    There is a challenge ALL the readings bring to us this weekend. Isaiah is writing about life in a desert that is made into a rich garden. This has never happened in Israel. I have been in that desert that Isaiah was talking about. It is VERY harsh. Isaiah is saying that the people of God are now like the desert! There needs to be a conversion of hearts so that the flowering of God’s grace and mercy may flow and renew – not only the desert of people’s hearts, but all of society, and even, miraculously, the world itself.
    St. James talks about the farmer waiting for the crops. We are waiting for the fruits of the Holy Spirit to be poured out in us, enlivening our faith, making us fruitful for the sake of the kingdom of God. The closing line of James’ reading this weekend talks about hardship and patience, he is making reference to the life of the prophets, and saying that we have to expect the exact same life. There are those who do not, and will not ever understand the call to holiness that God issues. Their hardness of heart prohibits that.
    And, when we look at the gospel, we realize that it is possible to end up with a hardened heart even for someone who has been on fire for God. That kind of hardening of heart comes through despair. And that is something that John the Baptist may have begun to feel while he was in prison. So he knew who to turn to… His cousin, Jesus. He knew Jesus had the answer to keep him from a hardened heart and despair.
    But I don’t think it was just this sense of despair that was touching John the Baptist. He told his disciples to see Jesus. I think he sent them to see Jesus to convince them that they should begin following him, because John’s time was coming to an end. In reality, THEY were probably at more of a risk of despair than John was who was about to be beheaded.
    Apply:
    We are now in the third week of Advent. It is called Gaudete Sunday. That is a Latin word that means praise of God. The selections from the Psalm we have this weekend call us to that praise. The expectation of transformation that Isaiah talks about also calls us to praise.
    The reading from James is a little different, and calls us to patience as we await the time for giving praise to God. Finally, the gospel gives us an immediate image of Jesus breaking open this miraculous flowering in the desert that Isaiah speaks of.
    Today, it becomes our responsibility to live in that HOPE that destroys despair. It is our responsibility to live with an expectant FAITH that draws people to seek this new life where the blind will see; the lame will walk; lepers, and all the sick will be cured; the deaf will hear; and finally the dead will be raised. It is our responsibility to LOVE God so much that this love pours out of us into the hearts and lives of others.
    Hope… Faith… Love… These are the things that God gives so that this new flowering may happen on the earth and that the prophecies of old will be fulfilled in such a way that God’s people will truly rejoice.
    But those who are not God’s people will wail in anguish because they have failed to look to God who is with us, Emanuel - Jesus, the Christ, the once and future King.
    Pray/Praise:
    Jesus, as we continue throughout this season of Advent, open us to a flowering of in the desert of our own hearts. Give us the rejoicing that this Sunday calls for. And even go farther Lord. It is time for the world around us to wake from the sleep of the desert and to see your glory.
    Prepare hearts that they may listen and receive what they need to be healed. And as we begin our final preparations for the season of Christmas, fill us with an expectation of your coming among us both as the little child and as the triumphant king. Amen.
  • Pub Date: Dec 12, 2019
  • 12-12-2019 - Fiesta de la Virgen de Guadalupe
  • Listen:
  • Quería mantener la homilía muy simple para este día de fiesta, pero como yo estaba orando con las lecturas que tenemos, me di cuenta de que realmente necesitan centrarse en esta primera lectura. No hay manera de hacer esta primera lectura simple.
    Juan se da una visión del cielo en el que ve la más sagrada de lo que existía en el mundo de la fe judía. Él ve algo que ha permanecido oculto durante siglos. Él ve algo que, para los judíos y para el culto en el templo en Jerusalén, es la pieza más importante que faltaba en su fe. Él ve el Arca del Pacto.
    En el siguiente versículo, él dice que él ve… una dama. Bien, aquí es donde la cosa se complica! La dama es María. Ella es el Arca del Pacto, el Nuevo Pacto. Por eso nuestra lectura de hoy fluye de ver lo que estaba perdido para ver qué se ha guardado y llevado al cielo por la Asunción de María.
    Ahora, esta es también una historia de la plenitud de nuestra historia de salvación, que es la razón por la que ella está embarazada, mientras que Juan está viendo algo después del tiempo de Jesús de la muerte y la resurrección. Por Dios, todo el tiempo está comprimido en un único… evento. Es por eso que Nuestra Señora de Guadalupe podría aparecer a Juan Diego como una mujer embarazada.
    Además, el simbolismo del libro del Apocalipsis se refleja en la imagen que vio Juan Diego: la luna, las estrellas, de hecho – toda la creación de alguna manera misteriosa se representa como una deferencia al humilde advenimiento de esta Princesa, que ya es la Reina.
    Estoy deliberadamente cambiar referencias entre la imagen que el Apóstol Juan vio en el libro del Apocalipsis y la imagen que Juan Diego vio en el Tepeyac. Esta es la razón por la que me dijo que yo no podía mantener esta muy simple en la homilía de este día de fiesta.
    La visión que recibió Juan Diego ocurrió casi al mismo tiempo que cuando ocurrió la revolución protestante en Europa. ¡Pero es interesante que haya más gente convertida en las Américas por la imagen de Nuestra Señora de Guadalupe que los que dejaron la fe en Europa a causa de la revolución protestante!
    Permítanme simplemente terminar citando las últimas palabras de nuestra lectura de Juan el apóstol: “Ha sonado la hora de la victoria de nuestro Dios, de su dominio y de su reinado, y del poder de su Mesías.”
    Yo añadiría que no es solamente la autoridad de Dios ungió a Jesús, pero el poder y la autoridad concedida a su madre, quien honramos como Nuestra Señora de Guadalupe, que también es la Reina del cielo y de la tierra.
    Pero, no he terminado del todo. Quiero hacer referencia a las últimas palabras del Evangelio: “mi espíritu se llena de júbilo en Dios, mi Salvador”. Pero pensé que María fue concebida sin pecado. Eso es lo que celebramos en la fiesta de la Inmaculada Concepción que fue a principios de esta semana.
    ¿Por qué ella necesita un Salvador? O una pregunta mejor, cómo es salvado? Aquí hay una gran y simple analogía: María y somos salvos por la sangre de Jesús. Para María, la sangre de Jesús actuó como una vacuna. Pero para nosotros, que actúa como un antibiótico. Protegía a María del pecado, completamente. Él nos sana del pecado.
    María nos muestra el resultado de esta gracia salvadora de Jesús. Esta gracia nos hace reflejar la gloria de Dios. Estamos llamados a comenzar a hacerlo… ahora. Si vamos a ser reflexiones de Jesús y a la Virgen de Guadalupe, necesitamos vivir en el poder curativo de la sangre de Jesús.
    Entonces, podemos decir con María “mi espíritu se llena de júbilo en Dios, mi Salvador”. Amén.
    +++++
    Ahora, una cosa más. Prometo, esta es la última! Hoy tenemos dos personas con nosotros que van a ser confirmadas. Creo que es un gran día para que esto ocurra. Para recibir la llenura del Espíritu Santo como conmemoración de la Virgen de Guadalupe, ya que María se llama a veces la Esposa del Espíritu Santo, es la adecuada. Juan Diego, llenos del Espíritu Santo y el amor a la Virgen llevó su mensaje y cambió la vida de millones de personas.
    Estarán recibiendo la misma plenitud del Espíritu hoy. Sólo tengo un par de preguntas para ustedes: ¿Están ustedes dispuestos a hacer las maravillas que Dios ha planeado para ti? ¿Están dispuestos a hacerle disponible para cambiar el mundo para Cristo y su Madre? Rezo a Dios que ustedes. Rezo para que todos nosotros. Nuestro mundo de hoy sin duda puede utilizar más santos como Juan Diego.
    Ahora, como es necesario para que el Sacramento de la Confirmación, necesito preguntarle a renovar sus promesas bautismales:
    ¿Renuncian ustedes a Satanás? Sí, renuncio.
    ¿Renuncian a todas sus obras? Sí, renuncio.
    ¿Renuncian a todas sus seducciones? Sí, renuncio.
    ¿Creen en Dios Padre todopoderoso, creador del cielo y de la tierra? Sí, creo.
    ¿Creen en Jesucristo, su único Hijo, Señor nuestro, que nació de María Virgen, padeció, fue sepultado, resucitó, de entre los muertos y está sentado a la derecha del Padre? Sí, creo.
    ¿Creen en el Espíritu Santo, en la santa Iglesia católica, en la comunión de los santos, en el perdón de los pecados, en la resurrección de los muertos y en la vida eterna? Sí, creo.
    Ésta es nuestra fe. Ésta es la fe de Iglesia, que nos gloriamos de profesar, en Jesucristo, nuestro Señor.
    ____, ser sellados con el don del Espíritu Santo. Amén. La paz sea con usted. Y con tu espíritu.
    +++++
    Levantada en cuerpo y alma a la gloria, María brilla como "un gran signo" de nuestro futuro eterno como la Iglesia. Su aparición en Tepeyac ganó nuestro continente por Cristo. Pero seguimos siendo peregrinos al llevar nuestras oraciones, con ella, a Dios nuestro Padre.
    Para la Iglesia, que esperaremos con ansias la resurrección prometida por Cristo, oremos al Señor.
    Para los líderes mundiales, que mantendrán la paz y evitarán una guerra de destrucción total, oremos al Señor.
    Para la devoción a María, para que los cristianos encuentren la unidad alrededor de la humilde sierva exaltada a la gloria, oremos al Señor.
    Para nuestras familias, que la Virgen de Guadalupe puede consagrados en cada hogar, oremos al Señor.
    Para nuestro recién confirmado, ya que hacen sus preparaciones finales para su boda, que pueden estar llenos del Espíritu Santo y ser testigos fuertes de la fe, oremos al Señor.
    Que las oraciones que tengamos en nuestro corazón estén unidas a las de la Virgen de Guadalupe y a todos los santos que están ante el trono del Cordero, oremos al Señor.
    Señor del cielo y de la tierra, nuestras oraciones vienen ante ustedes, con la ayuda de la Virgen de Guadalupe, el primer creyente en compartir la gloria de su Hijo triunfante, que vive y reina por los siglos de los siglos.
  • Pub Date: Dec 08, 2019
  • 12-08-2019 - 2o Domingo de Adviento
  • Listen:
  • Lectura:
    Mateo 28:20
    Juan 14:23
    Escribir:
    Dos dichos diferentes de Jesús este fin de semana que no son de nuestras lecturas.
    De Mateo: "... he aquí, estoy con ustedes siempre, hasta el final de la era.
    Y de Juan: "Quien me ame guardará mi palabra, y mi Padre lo amará, y nosotros iremos a él y haremos nuestra morada con él."
    Reflexionar:
    Quiero centrarme en estos dos versículos porque quiero volver a un tema del que he hablado en años pasados: ¿cuál es el propósito del Adviento? La respuesta a eso es que la iglesia está tratando de hacernos ver las venidas de Cristo. La primera parte del Adviento nos tiene esperando con ansias el tiempo del regreso de Cristo al final de los tiempos. Ese es el punto clave en las lecturas y oraciones en las dos primeras semanas de Adviento.
    A medida que entramos en la tercera y cuarta semana, comenzamos a reflexionar más sobre la venida de Jesús cuando era un bebé en Navidad. Ambos son parte de esta temporada.
    Recordamos que él vino, recordamos su promesa de regresar.
    Lo que me ha llevado a volver a este tema es algo que leí san Bernardo esta semana. Dijo que hay TRES venidas de Jesús. El primero ya sucedió cuando Jesús vino, vivió, murió y resucitó de Entre los muertos para el perdón de nuestros pecados. San Bernardo dice que la segunda venida de Jesús ocurre cada vez que recibimos la Comunión. Jesús viene a nosotros de una manera única que es tanto física como espiritual. Para San Bernardo, la tercera venida de Jesús es su venida final al final de los tiempos.
    Ahora, una parte de mí quiere no estar de acuerdo con San Bernardo, pero entiendo lo que está diciendo. Jesús viene a nosotros de una manera única cada vez que recibimos la Comunión. Pero en lugar de ser una venida separada y distinta de Cristo, creo que es una continuación de su primera venida. Mira los versículos que cité al comienzo de la homilía de hoy: "Estoy con ustedes siempre hasta el fin de los tiempos" apoya que la Comunión sea una continuación de Su Primera Venida. Sin embargo, en apoyo de San Bernardo, Jesús dice "vamos a venir a él y hacer nuestra morada con él", haciendo que suene algo diferente.
    ¿Hay alguna diferencia? No estoy seguro de que lo haga, ya que gran parte de la tradición habla sólo de las dos venidas de Jesús. Pero la venida de Jesús en la Eucaristía es la expresión más poderosa de Su Presencia para nosotros a la que podemos aferrarnos.
    Jesús estableció la Eucaristía la noche antes de morir diciendo claramente "este es mi cuerpo... esta es mi sangre." ¡Comemos a Jesús! No puedo exagerar esto, especialmente a la luz de los informes que algunos, si no la mayoría, los católicos no entienden o creen esto. ¡Comemos… a… Jesús!
    Se entregó a nosotros en la última cena, la noche antes de morir. Para mí, eso dice que la Eucaristía es una continuación de la Primera Venida de Jesús, cuando vino en la carne y dijo que nos daría su carne para comer y su sangre para beber, que está fuera del sexto capítulo de Juan.
    O si es una segunda y distinta venida de Cristo, deberíamos tener dentro de nosotros un anhelo de esta venida de Cristo dentro de nosotros. Debemos tener un anhelo de conocer Su Presencia en nuestras almas.
    En otro punto, Su promesa era que estaría con nosotros hasta el final de la era. Eso no significa que cuando llegue "el fin de la era" ya no estará con nosotros. Significa que nunca nos abandonará. Si pedimos Su presencia, siempre estará allí con nosotros.
    Aplicar:
    Ahora, en este tiempo de Adviento, debemos asumir el grito de la iglesia que aparece como uno de los últimos versos de la Biblia. Se trata del libro del Apocalipsis: "Ven, Señor Jesús!", "Ven, llena los corazones de tus fieles. Enciende en ellos el fuego de tu amor. Envía tu Espíritu, y vamos a ser re-creado, y se procederá a renovar la faz de la tierra!".
    Esta oración que viene de Pentecostés resonó en la iglesia primitiva. Resuena también hoy, pidiendo no sólo la conversión de los corazones, sino una renovación de la conciencia de la presencia de Jesús para nosotros. Él viene a nosotros en la humildad, como lo hizo cuando llegó en Navidad. Él viene en humildad ahora en la forma, el sabor y la apariencia del pan y del vino que él MILAGROSAMENTE los cambios en su Cuerpo y Sangre.
    Esta es la promesa que hizo al final de el evangelio de san Mateo: "Yo estaré con vosotros siempre hasta el fin de los tiempos." Estas son las últimas palabras del Evangelio! ¿Cuánto apreciamos esta presencia de Jesús?
    Sé que hay algunos de ustedes que, debido a sus circunstancias en la vida, no pueden recibir el Cuerpo y la Sangre de Jesús en este momento. Pero vuestra fidelidad para entrar en Su presencia en esta iglesia revela vuestro anhelo por esa presencia en vuestra vida.
    Cuando entras en esta iglesia, o cualquier iglesia católica, ¿tiene la sensación de su presencia? Él entra, él espera, él anhela nuestra presencia, ya que estamos recibiendo de él o su adoración. Él viene… Él espera… Él anhela…
    Si nos amamos, Él vendrá a nosotros, junto con el Padre y el Espíritu Santo. Aquí, en este Adviento, estamos llamados a una estación de penitencia, pero una penitencia, que está llena de alegría y anticipación del regreso de la triunfante Rey. Es por ello que aún se canta el Aleluya antes del Evangelio ahora. Durante la Cuaresma no se canta el aleluya, porque ESA estación de penitencia está destinado a recordarnos lo que el pecado, nuestro pecado, costo de Dios: la muerte de Jesús en la cruz.
    Ahora, nos regocijamos, así como nos arrepentimos de nuestros pecados, porque Dios está con nosotros. Ya sea que lo veamos como lo hizo San Bernardo, que en la Eucaristía vemos una segunda venida separada de Jesús, o si es una continuación de su Primera Venida, y una declaración de que está con nosotros y siempre lo ha sido, no importa.
    Lo que importa es nuestro regocijo de que está con nosotros, guiándonos, por Causa de Su amor, al momento en que lo veremos cara a cara en Su venida final con todos los ángeles del cielo. Una última cosa: ¿recuerdas lo que Emmanuel significa? Dios con nosotros.
    Tengan un Bendito y santo Adviento, lleno del deseo de la Presencia tanto del Rey Triunfante, como del Cristo Hijo de la Navidad. Amén.
  • Pub Date: Dec 08, 2019
  • 12-08-2019 - 2nd Sunday of Advent
  • Listen:
  • Reading:
    Mathew 28:20
    John 14:23
    Write:
    Two different sayings of Jesus this weekend that are not from our readings.
    From Matthew: “…behold, I am with you always, until the end of the age.”
    And from John: “Whoever loves me will keep my word, and my Father will love him, and we will come to him and make our dwelling with him.”
    Reflect:
    I want to focus on these two verses because I want to return to a topic I’ve spoken on in years past: what is the purpose of Advent? The answer to that is that the church is trying to get us to look the comings of Christ. The first part of Advent has us looking forward to the time of Christ’s return at the end of time. That is the key point in the readings and prayers in the first two weeks of Advent.
    As we go into the third and fourth weeks, we begin to reflect more about the coming of Jesus as a baby at Christmas. Both are part of this season.
    We remember that He came, we remember his promise to come again.
    What has prompted me to return to this topic is something I read by St. Bernard this week. He said that there are THREE comings of Jesus. The first already happened when Jesus came, lived, died, and rose from The dead for the forgiveness of our sins. St. Bernard says that the second coming of Jesus happens every time we receive Communion. Jesus comes to us in a unique way that is both physical and spiritual. For St. Bernard, the third coming of Jesus is his final coming at the end of time.
    Now, part of me wants to disagree with St. Bernard, but I understand what he’s saying. Jesus does come to us in a unique way every time we receive Communion. But rather than it being a separate, distinct coming of Christ, I think it is a continuation of his first coming. Look at the verses that I quoted at the start of today’s homily: “I am with you always until the end of time” supports Communion being a continuation of His First Coming. However, in support of St. Bernard, Jesus says “we will come to him and make our dwelling with him”, making it sound like it is something different.
    Does it make a difference? I am not sure it does, since much of tradition speaks of only the two comings of Jesus. But the coming of Jesus in the Eucharist is the most powerful expression of His Presence to us that we can hold onto.
    Jesus established the Eucharist on the night before He died saying clearly “this is my body… this is my blood.” We eat Jesus! I cannot overemphasize this, especially in light of the reports that some, if not most, Catholics don’t understand or believe this! We… eat… Jesus!
    He gave himself to us at the Last Supper, on the night before He died. To me, that says that the Eucharist is a continuation of Jesus’ First Coming, when He came in the flesh and said He would give us his flesh to eat and his blood to drink, that is out of the sixth chapter of John.
    Or if it is a second and distinct coming of Christ, we should have within us a yearning for this coming of Christ within us. We should have a yearning to know His Presence in our souls.
    On another point, His promise was that He would be with us until the end of the age. That does not mean that when “the end of the age” comes that He will no longer be with us. It means that He will never abandon us. If we ask for His Presence He will always be there with us.
    Apply:
    Now, in this season of Advent, we need to take up the cry of the church that appears as one of the last lines of the Bible. It comes from the book of Revelation: “Come, Lord Jesus!” “Come, fill the hearts of your faithful. Enkindle in them the fire of your love. Send forth your Spirit, and we shall be re-created, and you shall renew the face of the earth!”
    This prayer that comes from Pentecost rang out in the early church. It rings out today as well, calling for not just the conversion of hearts, but a renewal of the understanding of Jesus’ Presence to us. He comes to us in humility, as He did when He came at Christmas. He comes in humility now in the form, the taste, and the look of bread and wine that He MIRACULOUSLY changes into his own Body and Blood.
    This is the promise that He made at the end of Matthew’s gospel: “I will be with you always, until The end of The age.” These are the last words of that gospel! How much do we cherish this Presence of Jesus?
    I know there are some of you who, because of your circumstances in life, cannot receive the Body and Blood of Jesus right now. But your faithfulness to come into His Presence in this church reveals your longing for that Presence in in your life.
    When you walk into this church, or any Catholic Church, do you sense His Presence? He comes, He waits, He longs for our presence, whether we are receiving him or adoring him. He comes… He waits… He longs…
    If we love him, He will come to us, along with the Father, and the Holy Spirit. Here, in this Advent, we are called to a season of penance, but a penance that is filled with joy and anticipation of the return of the Triumphant King. That is why we still sing alleluia before the Gospels now. During Lent, we don’t sing alleluia, because THAT season of penance is meant to remind us of what sin, our sin, cost God: Jesus’ death on the cross.
    Now, we rejoice, even as we are repentant of our sins, because God is with us. Whether we see it as St. Bernard did, that in The Eucharist we see a separate, second coming of Jesus, or if it is a continuation of his First Coming, and a declaration that He is with us and always has been, doesn’t matter.
    What matters is our rejoicing that He is with us, leading us, because of His love, to the time when we will see Him face-to-face at His Final Coming with all the angels of heaven. One last thing: do you remember what Emmanuel means? God with us.
    Have a blessed and holy Advent, filled with the desire for the Presence both of the Triumphant King, and the Christ Child of Christmas. Amen.
  • Pub Date: Dec 01, 2019
  • 12-01-2019 - 1st Sunday of Advent
  • Listen:
  • Reading:
    Ephesians 6:13-17
    Write:
    “Therefore, put on the armor of God, that you may be able to resist on the evil day and, having done everything, to hold your ground. So stand fast with your loins girded in truth, clothed with righteousness as a breastplate, and your feet shod in readiness for the gospel of peace. In all circumstances, hold faith as a shield, to quench all [the] flaming arrows of the evil one. And take the helmet of salvation and the sword of the Spirit, which is the word of God.”
    Reflect:
    In our second reading from Romans today, St. Paul tells us to put on the armor of light. Well, that is a shorthand for the entire armor of God that he mentions very clearly in Ephesians which I just quoted.
    There are a number of points to make regarding this “armor of God.” First, not a bit of it is intended for your back. This is important for two different reasons. First, and most importantly, we are supposed to always be moving forward toward the holiness of God, and fighting through the temptations of the devil that try to hold us back.
    Second, if we are stuck in a spiritually defensive battle, we should be able to rely on our brothers and sisters in Christ to have our backs, to be able to stand with us as we fight the fight, spiritually, that God puts before us. That is one of the primary points of the Sacrament of Confession. I and my brother priests have your backs, spiritually.
    Second, God has intended us to be armed and ready to do battle, spiritual battle, for the sake of our souls, and those around us, especially in our families. This part of our walk with Jesus is not an option.
    I would point out to you another important thing: while Isaiah talks about turning swords into plowshares, there is another prophet, Joel, in the Old Testament, who tells us we need to be ready to turn our plowshares into swords. We hear the report from Isaiah far more often than we hear from Joel. But it would be a mistake not to recognize that there are times when we need to take up the battle for the sake of souls.
    Apply:
    What does all this mean? I think, to start, it is important to look at each of the items of armor that St. Paul tells us about. Let’s take a quick look at each of them.
    Our loins are to be girded in truth. For those of you who don’t know, that means what are often called our “private parts”. We are to cover the most intimate part of our body with truth! Truth is meant to be closest to us.
    Our breastplate, our chest, to protect our heart, we are to be clothed with righteousness. Being closest to our heart, I think, means that righteousness is the most important virtue in the eyes of God! Stop to think about that for just a moment. (Pause.)
    To cover our feet, we are to be ready to share the gospel of peace. This means we need to be ready to go wherever, however, whenever to share the gospel with those who need to know that Jesus is the King of Kings, Lord of lords, and Prince of Peace.
    We are to hold our faith as a shield in front of us. In those days, the shield was the most important defensive weapon that soldier carried. It was also an offensive weapon. It was his life. So faith in Jesus is our life. Faith is what will dispel temptation, or as Paul put it the flaming arrows of the evil one.
    Next he talks about the helmet of salvation. Again, this is a protective piece of armor. We are meant to know that salvation is ours in Jesus Christ. Do you see the connection: helmet – head – know? The helmet of salvation: we are meant to KNOW that it is ours.
    And lastly, we are to take up the sword of the Spirit, which is the word of God! We are to have ready in our hands, ready to use, ready to interject the message of the gospel which comes to us through the word of God. This is how the Spirit works in us.
    This is the armor of God. Here on this first weekend of the new year, yes the start of the new church year, we are reminded to put on the armor of light. We are reminded that it is not a weapon of physical war. We are reminded from the gospel that we need to be constantly on the watch. One will be taken, one will be left.
    And, as a side note, the one who is taken is not a follower of God. How do I know that? Jesus said to compare this “one will be taken” to Noah. Noah and his family were the only ones left! They were following God. So the ones who were taken are not followers of God.
    Unless we are armed with salvation and faith, the gospel of peace, righteousness, and truth, we will not stand before God. We will not be ready for when the Lord comes.
    I once saw a child dressed in this kind of armor on Halloween. While it was cute, I hope his parents understood what they were presenting to him, and that they took it seriously for themselves.
    Pray/Praise:
    Lord Jesus, we are in a spiritual battle. Each one of us faces temptations every day. It is only with your help, your armor, that we have the ability to stand against the fiery arrows of the enemy.
    Help us to stand ready for the sake of the witness to the gospel. Not only do we ask that you dress us in this armor; but that you equip us with your wisdom and knowledge. These battles are not battles that we can afford to lose. They are battles for souls, our own and others.
    Help us to defend the Church. Help us to defend your people. And, when we get wounded spiritually, help us to find someone who can bring us your healing touch. Give us the valor in this season to seek out the help we need. That we may be courageous and strong in the ways of your holiness. Amen.
  • Pub Date: Dec 01, 2019
  • 12-01-2019 - 1r Domingo de Adviento
  • Listen:
  • Lectura:
    Efesios 6:13-17
    Escribir:
    “Por eso, tomen las armas de Dios, para que puedan resistir en el día funesto, y manténganse firmes después de haber vencido todo. Pónganse en pie, ceñida su cintura con la verdad y revestidos de la justicia como coraza, calzados los pies con el celo por el Evangelio de la paz, embrazando siempre el escudo de la fe, para que puedan apagar con él todos los encendidos dardos del maligno. Tomen, también, el yelmo de la salvación y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios.”
    Reflexionar:
    En nuestra segunda lectura de romanos de hoy, San Pablo nos dice que nos pongamos la armadura de la luz. Bueno, esa es una abreviatura para toda la armadura de Dios que menciona muy claramente en Efesios que acabo de citar.
    Hay una serie de puntos que hacer con respecto a esta "armadura de Dios". En primer lugar, ni un poco de esto está destinado a su espalda. Esto es importante por dos razones diferentes. Primero, y lo más importante, se supone que siempre debemos avanzar hacia la santidad de Dios, y luchar a través de las tentaciones del diablo que tratan de retenernos..
    Segundo, si estamos atrapados en una batalla espiritualmente defensiva, debemos ser capaces de confiar en nuestros hermanos y hermanas en Cristo para tener nuestras espaldas, para poder estar con nosotros mientras luchamos, espiritualmente, que Dios pone ante nosotros. Ese es uno de los puntos principales del Sacramento de la Confesión. Yo y mis hermanos sacerdotes tenemos tus espaldas, espiritualmente.
    Segundo, Dios ha querido que estemos armados y listos para hacer la batalla, la batalla espiritual, por el bien de nuestras almas, y los que nos rodean, especialmente en nuestra familia. Esta parte de nuestro caminar con Jesús no es una opción.
    Me gustaría señalar a usted otra cosa importante: mientras que Isaías habla de transformar las espadas en arados, hay otro profeta, Joel, en el Antiguo Testamento, que nos dice que debemos estar preparados para convertir nuestros arados en espadas. Escuchamos el informe de Isaías mucho más a menudo que escuchamos de Joel. Pero sería un error no reconocer que hay momentos en que necesitamos tomar parte en la batalla por el bien de las almas.
    Aplicar:
    ¿Qué significa todo esto? Creo que, para empezar, es importante mirar cada uno de los objetos de armadura de los que nos habla San Pablo. Echemos un vistazo rápido a cada uno de ellos.
    Nuestros lomos se ciñó a la verdad. Para aquellos de ustedes que no saben, que significa lo que a menudo se denominan nuestro " partes privadas". Vamos a cubrir en lo más íntimo de nuestro cuerpo con la verdad! La verdad está destinado a ser más cercano a nosotros.
    Nuestra pectoral, nuestro pecho, para proteger nuestro corazón, debemos estar vestidos con rectitud. ¡Estar más cerca de nuestro corazón, creo, significa que la rectitud es la virtud más importante a los ojos de Dios! Deja de pensar en eso por un momento. (Pausa.)
    Para cubrir nuestros pies, debemos estar listos para compartir el evangelio de paz. Esto significa que debemos estar listos para ir a donde sea, sin embargo, cuando sea para compartir el Evangelio con aquellos que necesitan saber que Jesús es el Rey de Reyes, Señor de señores y Príncipe de Paz.
    Debemos mantener nuestra fe como escudo frente a nosotros. En aquellos días, el escudo era el arma defensiva más importante que llevaba el soldado. También era un arma ofensiva. Era su vida. Así que la fe en Jesús es nuestra vida. La fe es lo que disipará la tentación, o como Pablo la puso las flechas ardientes del maligno.
    Luego habla del casco de salvación. Una vez más, esta es una pieza protectora de armadura. Estamos destinados a saber que la salvación es nuestra en Jesucristo. ¿Ves la conexión: casco – cabeza – sabes? El casco de la salvación: estamos destinados A SABER que es nuestro.
    Y por último, debemos tomar la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios! Debemos tener listos en nuestras manos, listos para usar, listos para interponer el mensaje del Evangelio que nos llega a través de la palabra de Dios. Así es como el Espíritu obra en nosotros.
    Esta es la armadura de Dios. Aquí en este primer fin de semana del año nuevo, sí el comienzo del nuevo año de la iglesia, se nos recuerda que debemos ponernos la armadura de la luz. Se nos recuerda que no es un arma de guerra física. Se nos recuerda del Evangelio que debemos estar constantemente en guardia. Uno será tomado, uno será dejado.
    Y, como nota, el que es tomado no es un seguidor de Dios. ¿Cómo lo sé? Jesús dijo que comparara este "uno será llevado" a Noé. ¡Noé y su familia fueron los únicos que quedaron! Estaban siguiendo a Dios. Así que los que fueron tomados no son seguidores de Dios.
    A menos que estemos armados con salvación y fe, el evangelio de paz, rectitud y verdad, no estaremos ante Dios. No estaremos listos para cuando venga el Señor.
    Una vez vi a un niño vestido con este tipo de armadura en Halloween. Aunque era lindo, espero que sus padres entendieran lo que le estaban presentando, y que se lo tomaran en serio por sí mismos.
    ruegue/alabanza:
    Señor Jesús, estamos en una batalla espiritual. Cada uno de nosotros se enfrenta a tentaciones todos los días. Es sólo con su ayuda, su armadura, que tenemos la capacidad de enfrentarnos a las flechas ardientes del enemigo.
    Ayúdenos a permanecer listos por el bien del testimonio del Evangelio. No sólo pedimos que nos vista con esta armadura; pero que nos equipas con tu sabiduría y conocimiento. Estas batallas no son batallas que podemos permitirnos perder. Son batallas por las almas, las nuestras y otras.
    Ayúdanos a defender la Iglesia. Ayúdanos a defender a su pueblo. Y, cuando conseguimos heridos espiritualmente, nos ayude a encontrar a alguien que nos pueden traer su toque sanador. Danos la valentía en esta temporada para buscar la ayuda que necesitamos. Que podamos ser valientes y fuertes en los caminos de la santidad. Amén.
sort
Subscribe & Follow


Google Reader or Homepage
Add to My Yahoo!
Keyword Search